Lactancia

Saltar la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la lactancia?

La lactancia o amamantamiento consiste en alimentar a un bebé con la leche de los senos (mamas) de la madre. Usted puede alimentar a su bebé directamente de su seno. También puede extraer la leche de los senos, y ponerla en un biberón para alimentar a su bebé. Los médicos recomiendan amamantar durante 1 año o más. Pero el bebé se beneficia de cualquier período de amamantamiento que usted pueda darle.

La leche materna es el único alimento que necesitan la mayoría de los bebés hasta aproximadamente los 6 meses de edad. No necesita darle a su bebé comida, agua ni jugo. Pregúntele a su médico cuándo puede comenzar a darle alimentos sólidos a su bebé. Usted amamantará gradualmente con menor frecuencia a medida que su bebé comience a comer otros alimentos. Pero siga amamantándolo por todo el tiempo que usted y su hijo lo deseen. Su bebé sigue recibiendo beneficios de salud de la leche materna después del primer año.

El amamantamiento reduce en su hijo el riesgo de síndrome de muerte infantil súbita (SIDS, por sus siglas en inglés).nota 2 La leche materna también puede ayudar a proteger a su hijo de algunos problemas de salud, como infecciones, obesidad y diabetes.nota 2

Amamantar tiene beneficios para usted también. Si usted amamanta, es posible que se recupere más pronto del embarazo, trabajo de parto y parto. También puede reducir el riesgo de ciertos problemas de salud, como el cáncer de seno.nota 3

¿Pueden amamantar todas las mujeres?

Casi todas las madres de recién nacidos pueden amamantar. Incluso si tiene un problema de salud, como diabetes, o si la han operado de los senos, probablemente todavía pueda amamantar. Pero algunas mujeres no deberían amamantar, como aquellas que están infectadas por el VIH o tienen tuberculosis activa.

El amamantamiento es una habilidad que se adquiere: usted mejorará con la práctica. Sea paciente consigo misma y con su bebé. Si tiene problemas, los médicos, enfermeras y consultores en lactancia pueden ayudar. De igual modo pueden hacerlo amigos, familiares y grupos de apoyo.

¿Cómo planea el amamantamiento?

Planee con anticipación, antes de que nazca su bebé. Aprenda todo lo que pueda acerca del amamantamiento. Esto le facilitará el amamantamiento.

  • A principios de su embarazo, hable con su médico o partera sobre el amamantamiento.
  • Aprenda los conceptos básicos del amamantamiento antes de que nazca su bebé. El personal en hospitales y centros de maternidad puede ayudarle a encontrar un especialista en lactancia. O bien, puede tomar una clase de amamantamiento.
  • Planee con anticipación los momentos en los que necesitará ayuda después de que nazca su bebé. Muchas mujeres consiguen ayuda de amigos y familiares, o se unen a un grupo de apoyo para hablar con otras madres lactantes.
  • Compre equipos de amamantamiento, tales como almohadillas para los senos, crema para los pezones, almohadas adicionales y sostenes para amamantar. Averigüe también sobre extractores de leche.

¿Cómo se amamanta?

En cada alimentación, usted pasa por estos pasos básicos:

  • Prepárese para la alimentación. Manténgase calmada y relajada, y trate de no distraerse. Tenga agua o jugo a mano para tomar usted. Y tenga dos o tres almohadas para ayudar a sostener a su bebé mientras está alimentándose.
  • Encuentre una posición para amamantar que sea cómoda para usted y su bebé, tales como la de cuna cruzada o el agarre de fútbol americano. Asegúrese de que la cabeza del bebé y el pecho estén alineados en recta y orientados hacia su pecho. Es mejor cambiar el seno con el que empieza cada vez.
  • Consiga que el bebé se prenda apropiadamente. La boca de su bebé debe estar abierta, como en un bostezo, por lo que puede que tenga que tocar delicadamente el centro del labio inferior de su bebé. Cuando la boca de su bebé esté abierta, lleve el bebé rápidamente al pezón y la areola (el círculo oscuro alrededor de su pezón).
  • Brinde una alimentación completa. Deje a su bebé decidir por cuánto tiempo tomar el pecho. Asegúrese de hacer eructar a su bebé después de tomar de cada seno.

Hable con su médico de inmediato si está teniendo problemas y no está segura de qué hacer. No tenga miedo de llamar aunque no sepa con claridad qué es lo que le causa molestias. Su médico está acostumbrado a que le llamen los padres de recién nacidos. Le puede ayudar a averiguar si hay un problema y, si es así, a solucionarlo.

¿Con qué frecuencia necesita alimentar a su bebé?

Alimente a su bebé toda vez que este tenga hambre. Las primeras 2 semanas, su bebé tomará el pecho cada 1 o 3 horas. Esto a menudo equivale a alrededor de 8 a 12 veces en un período de 24 horas. Este régimen puede fatigarla mucho. Pero sepa que su bebé pronto comenzará a comer más en cada sesión, y usted no tendrá que amamantar tan a menudo.

Planifique para momentos en que tenga que estar separada de su bebé. Use un sacaleches para juntar leche por adelantado. Usted puede guardar la leche en el refrigerador o el congelador para momentos en que alguien más cuide a su bebé. Los especialistas suelen recomendar esperar aproximadamente un mes hasta que el amamantamiento esté yendo bien antes de ofrecer un biberón.

¿Debe usted limitar lo que come y bebe?

Todo lo que usted le dé a su organismo puede transmitirse a su bebé a través de la leche materna. Si está amamantando, no tome drogas. Antes de tomar cualquier tipo de medicamento, hierba o vitamina, pregúntele a su médico si es seguro.

Si está amamantando, limite el alcohol. No existen muchos estudios de investigación sobre la cantidad exacta que puede hacerle daño a un bebé. No beber alcohol es la opción más segura para su bebé. Si opta por beber un trago de vez en cuando, solo beba un trago y limite las ocasiones en que lo hace. Espere para amamantar al menos 2 horas después de haber bebido un trago para reducir la cantidad de alcohol que el bebé pudiera recibir a través de la leche.nota 1

Asegúrese de consumir comidas y refrigerios sanos y equilibrados, para obtener la suficiente cantidad de vitaminas y minerales que necesita mientras amamanta. Debe comer más calorías y es posible que deba seguir tomando sus vitaminas prenatales.

Si usted tiene preguntas sobre qué comer y qué evitar, hable con su médico o partera.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Beneficios de la lactancia

Amamantar es una forma natural de alimentar a su bebé. Los beneficia tanto a usted como a su bebé. Pero usted es quien decide si va a amamantar.

Beneficios para el bebé

La leche materna le proporciona a su bebé vitaminas y minerales para un crecimiento y un desarrollo óptimos. También tiene las proteínas, grasas y otras sustancias necesarias para el crecimiento.

La lactancia brinda beneficios en salud para su bebé, como:

En comparación, la leche de fórmula no ayuda a proteger a un bebé de infecciones ni de otros problemas de salud.

Beneficios para la madre

Poco después del nacimiento de su bebé, amamantar ayuda al cuerpo a recuperarse de la tensión del embarazo, del trabajo de parto y del parto. El amamantamiento también estimula al cuerpo a liberar oxitocina, que ayuda al útero a contraerse, a sangrar menos y a regresar más rápidamente a su tamaño anterior al embarazo.

Amamantar también reduce su riesgo de tener ciertos problemas de salud, como cáncer de seno o diabetes más adelante.nota 6

Es probable que observe que bajar de peso es más fácil cuando se amamanta. Pero los índices de adelgazamiento después del parto varían según cada mujer.

Alimentar a su bebé con leche materna es práctico, porque usted tiene una fuente de alimento que está lista en todo momento. No tiene que hacer nada para prepararse.

Es su decisión

Amamantar es una elección personal. Cómo alimenta a su bebé es su decisión. Sus pensamientos y sentimientos acerca de ello son una parte importante de la decisión.

Cómo planificar para amamantar

Con una planificación, preparación y apoyo adecuados, la mayoría de las mujeres pueden amamantar con éxito.

En sus visitas prenatales, hable con su médico o partera acerca de sus planes para amamantar. Pueden ayudar a guiarla en la planificación y a empezar a amamantar después de que nazca el bebé. También pueden remitirla a un asesor en lactancia.

Cómo amamantar

Para amamantar adecuadamente y prevenir problemas, tendrá que aprender las técnicas de amamantamiento. Le conviene prepararse antes de cada de sesión de alimentación y encontrar una posición que sea cómoda para usted y su bebé. Hacer esto la ayudará a hacer que su bebé se prenda, de modo que pueda alimentarlo completamente cada vez. Si tiene problemas para amamantar, consiga ayuda de familiares, amigos, su médico o un asesor en lactancia.

Prepárese para una sesión de amamantamiento

Estar preparada para una sesión de amamantamiento la ayudará a relajarse. Y estar relajada ayudará a su reflejo de salida de leche, el cual se presenta justo antes o poco después de que el bebé empieza a mamar. Es útil usar una blusa o camisa holgada que pueda levantarse fácilmente. Si quiere más privacidad, use una manta liviana sobre el hombro y el pecho para taparse los senos y cubrir a su bebé.

Es probable que tenga que amamantar en presencia de otras personas, incluso personas desconocidas, cuando esté alimentando a su bebé cuando lo pide. En muchos estados y en edificios públicos federales, su derecho a amamantar en público está protegido por ley.

Para prepararse, también puede hacer cosas como:

  • Asegurarse de que la habitación esté silenciosa y cálida. Mantenga la habitación con poca iluminación. La luz brillante les dificulta abrir los ojos a los recién nacidos.
  • Tener cerca algo para beber. La mayoría de las mujeres tienen sed cuando amamantan. Beba lo suficiente como para satisfacer la sed.
  • Usar una o más almohadas para sostener sus brazos y al bebé. Apoye la espalda contra una almohada, y use un banquillo para mantener los pies elevados. Esto los ayudará a usted y a su bebé a estar más cómodos mientras lo amamanta.
  • Asegurarse de que su bebé esté alerta. Esto ayudará a que su bebé se prenda. Es posible que tenga que despertar a su bebé.

Encuentre una posición

Amamantar en una posición adecuada ayudará a su bebé a prenderse y a mamar correctamente. Hay varias posiciones de amamantamiento, como la posición de cuna, la posición de fútbol americano o rugby y la posición acostada de lado.

A medida que comienza a amamantar, pruebe distintas posiciones hasta encontrar las que les resulten más cómodas a usted y a su bebé. Por ejemplo, use la posición de cuna cruzada en una sesión de amamantamiento y la posición de fútbol americano en la siguiente. Amamantar en diferentes posiciones puede reducir el dolor en los pezones. Además, comience cada sesión nueva con el seno opuesto al que usó al comienzo de la última sesión de amamantamiento. Esta rutina ayuda a que cada seno se vacíe completamente.

Para obtener más ayuda sobre cómo encontrar la mejor posición, vea el tema Posiciones para amamantar.

Haga que el bebé se prenda

Una prendida correcta ayuda a prevenir problemas como dolor en los pezones, obstrucción de los conductos galactóforos, infecciones en los senos y un deficiente aumento de peso del bebé. Una prendida incorrecta es dolorosa y frustrante. Hace que algunas mujeres dejen de amamantar.

Los pasos a seguir para hacer que su bebé se prenda son aproximadamente los mismos para todas las posiciones de lactancia. La prendida en la posición de cuna cruzada es una técnica fácil con la cual se puede empezar.

  • Asegúrese de que la cabeza y el cuerpo del bebé estén alineados en forma recta, sin que giren hacia un lado ni que se inclinen hacia arriba o hacia abajo mientras mama. Para esta posición, usted y su bebé deben estar abdomen contra abdomen. La nariz del bebé debe estar justo enfrente de su pezón.
  • Sostenga el seno y estréchelo formando una "U" con la mano, con el pulgar en el lado externo del seno y los dedos en el lado interno. También puede formar una "C" con la mano, con todos los dedos debajo del pezón y el pulgar arriba de este. Pruebe las distintas posiciones de la mano para obtener la mejor prendida, cualquiera que sea la posición que utilice para amamantar. El otro brazo debe estar detrás de la espalda de su bebé, con la mano apoyando la base de su cabeza. Ubique sus dedos y pulgar para que apunten hacia los oídos de su bebé.
  • Puede tocar el labio inferior del bebé con su pezón para hacer que su bebé abra su boca. Espere hasta que su bebé abra bien la boca, como un bostezo grande. Luego, asegúrese de atraer a su bebé rápidamente a su seno, en vez de su seno al bebé. A medida que acerca a su bebé al seno, use la otra mano para sostener el seno y guiarlo dentro de la boca del bebé.
  • Tanto el pezón como una gran parte de la zona más oscura alrededor del pezón (areola) deben estar en la boca del bebé. Los labios del bebé deben estar abiertos hacia afuera, no doblados hacia adentro (invertidos).
  • Verifique que haya un patrón regular al succionar y tragar mientras el bebé se está alimentando. Si no puede ver ni escuchar un patrón al tragar, observe las orejas del bebé, que se moverán levemente cuando el bebé traga. Si le parece que su seno obstruye la nariz del bebé, acerque el cuerpo de su bebé hacia el suyo. Esto ayudará a que la cabeza del bebé se incline ligeramente hacia atrás, para que únicamente el borde de una fosa nasal esté despejado para respirar.
  • Cuando su bebé está prendido, generalmente puede sacar su mano de abajo de su seno y colocarla debajo de su bebé para acunarlo. Ahora relájese y amamante a su bebé.

Si necesita separar al bebé del seno (por ejemplo, para cambiarlo de posición), tendrá que romper la prendida del bebé al pezón. Para romper la prendida de su bebé, póngale un dedo en la comisura de la boca. Esto romperá suavemente el sello. Luego puede comenzar otra vez. Si no rompe la prendida antes de separar al bebé del seno, podría empezar a tener dolor o se le podrían formar grietas o moretones en los pezones.

Proporcione una alimentación completa

Deje que su bebé mame hasta que se sienta satisfecho.

  • Ofrézcale el otro seno cuando el primer seno se sienta vacío y su bebé succione más lentamente, se separe o pierda interés. Generalmente, su bebé continuará mamando pero por menos tiempo que del primer seno.
  • Para hacer eructar a su bebé, dele a su bebé una palmadita suave en la espalda para ayudarle a que deje salir cualquier aire que haya tragado. Después de que el bebé eructe, ofrézcale el pecho otra vez. A veces, el bebé querrá seguir mamando después de eructar.
  • Si su bebé se queda dormido antes de terminar de mamar, es posible que tenga que estimularlo para que termine de mamar. Después de un tiempo, usted aprenderá los hábitos de su bebé y sabrá si necesita que lo despierten o si ha mamado el tiempo suficiente.

Para aprender más acerca de las necesidades de alimentación de su bebé, vea Hábitos de alimentación.

Busque apoyo

Las primeras dos semanas de lactancia suelen ser las más difíciles. Es posible que haya otras veces en que necesite ayuda extra. Sepa con quién puede contactarse, como amigas y familiares que hayan amamantado, o un asesor en lactancia. Existen otras opciones de apoyo disponibles en los hospitales o en las clínicas locales, como La Leche League (La Liga de La Leche).

Su salud y su nutrición

Un estilo de vida saludable, incluyendo una alimentación equilibrada, descansar bien y estar activa, es importante cuando amamanta. Puede ayudarla a tener más energía y a reducir el estrés. También puede ayudarla a desarrollar un suministro de leche saludable.

También es importante que sepa lo que debe evitar. Cualquier cosa que usted introduzca en su cuerpo puede pasarse al bebé en la leche materna.

Aliméntese de forma saludable

  • Aliméntese de forma equilibrada para obtener las vitaminas y los minerales que necesita para amamantar. Usted necesitará ingerir calorías adicionales en comparación con la cantidad que ingería cuando no estaba amamantando. Es una buena idea que siga tomando sus vitaminas prenatales mientras amamanta.
  • Evite adelgazar rápidamente. Si quiere tratar de bajar su peso del embarazo, adelgace de a poco para no afectar su leche para amamantar.

Algunas mamás notan que algunos alimentos hacen que sus bebés estén más fastidiosos. Es posible que quiera anotar lo que come y cómo reacciona su bebé.

Si usted tiene necesidades alimentarias especiales, hable con un dietista. Puede ayudarle a planificar comidas saludables.

Encuentre un equilibrio entre la actividad y el descanso

  • Trate de dormir y de descansar lo mejor que pueda. Es probable que no tenga un horario normal en cuanto empiece a amamantar. Pero puede dormir siestas y encontrar tiempo para descansar por breves períodos a lo largo del día, como cuando su bebé duerme.
  • Haga actividad . El ejercicio ayuda a adelgazar, a mejorar su nivel de energía, y puede ayudarla a aliviar el estrés.

Use los medicamentos con prudencia

  • Tenga cuidado al tomar medicamentos . Muchos medicamentos pueden afectar la leche materna. Hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento de venta libre o recetado o hierbas.
  • Esté al día con sus vacunas. Está bien ponerse las vacunas de rutina mientras está amamantando. No dañarán a su bebé.

Sepa qué evitar

  • Evite sustancias tóxicas, como el pescado que puede contener mercurio, el cual puede transmitirse a su bebé a través de la leche materna.
  • Evite las drogas, el alcohol y el tabaco . Cualquier sustancia que consuma mientras amamanta puede transmitirse a su bebé.

Adáptese a los cambios de estilo de vida

  • Comprenda los cambios sexuales . Es posible que pase un tiempo hasta que comiencen de nuevo las relaciones sexuales con su pareja.
  • Use métodos anticonceptivos si desea reducir el riesgo de embarazo. Las mujeres que amamantan todavía pueden quedar embarazadas. Es poco probable que quede embarazada en los primeros 6 meses de lactancia exclusiva (lo que significa que alimenta a su bebé cuando lo pide y no utiliza leche de fórmula, comida ni agua para complementar la alimentación del bebé). Después de que su bebé tenga 6 meses de edad, deberá usar un método anticonceptivo si no desea quedar embarazada, independientemente de que esté o no amamantando exclusivamente.

Lleva tiempo acostumbrarse a tener un nuevo bebé y a amamantarlo. No sea exigente consigo misma. Encuentre maneras de ayudarse a sobrellevar la situación los primeros meses. Aprender más acerca de cómo crecerá y cambiará su bebé también puede ser útil para usted. Para obtener más información, vea el tema Crecimiento y desarrollo en recién nacidos.

Hábitos de alimentación

Conocer los hábitos de lactancia y de cambio de pañales de su bebé es importante, especialmente durante los primeros meses de amamantamiento. Suele haber una regularidad en la frecuencia con que se alimenta y la frecuencia con la que usted tiene que cambiarle el pañal. También puede notar cambios en la duración de cada sesión de alimentación y comenzar a reconocer señales de que su bebé está recibiendo suficiente leche. A medida que su bebé crece, usted puede añadir suplementos y otros alimentos y, finalmente, llegará el tiempo del destete.

Con qué frecuencia y por cuánto tiempo debe amamantar

La recomendación general es que amamante a su bebé cuando lo pida. Esto significa que usted amamanta toda vez que note señales de que su bebé tiene hambre, como cuando se succiona los dedos ansiosamente o gira la cabeza como si buscara comida. Esta estrategia también la ayuda a producir más leche y asegura que el bebé esté bien nutrido.

Durante las primeras 2 semanas, la alimentación a pedido suele ocurrir cada 1 o 3 horas (alrededor de 8 a 12 tomas de leche en un período de 24 horas). Es posible que tenga que despertar a un bebé dormido para alimentarlo los primeros días después de nacer. Estas sesiones de lactancia suelen ser cortas. A veces, un bebé recién nacido solo toma el pecho por unos minutos de cada pecho o solamente toma de un pecho. Estas sesiones son importantes para aumentar su producción de leche en los primeros días. Deje decidir a su bebé por cuánto tiempo tomar el pecho. Esto le permite a su bebé obtener la leche inicial, que tiene agua y nutrientes necesarios, y la leche final, que tiene más grasa y calorías para saciar el apetito de su bebé. Con el tiempo, las sesiones de alimentación se volverán más largas.

Aproximadamente a los 3 meses de edad, las sesiones de amamantamiento se vuelven menos frecuentes. Su bebé puede tomar más leche de una vez y su provisión de leche aumenta naturalmente a medida que aumentan las necesidades de su bebé.

Las necesidades suelen aumentar durante los estirones de crecimiento. Cuando su bebé tiene un estirón, puede parecer que tiene hambre con más frecuencia. Al alimentar a su bebé cuando este lo pide, la provisión de leche le aumenta. Después de alrededor de 2 a 4 días, le habrá aumentado el suministro de leche en cada sesión de amamantamiento para satisfacer a su bebé por un período más largo. Después del estirón, la cantidad de sesiones de amamantamiento disminuirá gradualmente.

Señales de que su bebé está tomando la suficiente cantidad de leche

Es común preguntarse si su bebé está tomando la suficiente cantidad de leche. La mayoría de los bebés bajan de peso los primeros días después de nacer, pero lo recuperan en una o dos semanas. El aumento de peso es más rápido después de la producción de leche madura, aproximadamente entre 10 y 15 días después de dar a luz a su bebé. Después de que se establece el amamantamiento, su bebé también obtendrá más leche final, que proporciona grasas y calorías adicionales. Fíjese en las señales de que su bebé toma suficiente leche, como tener regularmente pañales sucios y mojados. Si todavía está preocupada, vea Cuándo llamar a un médico.

Si no está segura de si su bebé está tomando suficiente leche, hable con su médico. Puede ayudarla a encontrar el problema, de existir alguno. No complemente con leche de fórmula la alimentación de su bebé alimentado con leche materna, a menos que su médico se lo recomiende. Las sesiones de alimentación adicionales con leche de fórmula pueden interferir en su producción de leche materna y pueden conducir al destete en forma temprana.

Cuándo empezar a agregar suplementos u otros alimentos

La alimentación de su bebé cambiará durante el primer año. Cuando su bebé tenga alrededor de 6 meses de edad, usted puede comenzar a añadir otros alimentos además de la leche materna. Pregúntele a su médico cuándo puede comenzar a darle alimentos sólidos a su bebé. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda amamantar a los bebés por al menos el primer año y darles leche materna solamente durante los primeros 6 meses.nota 7

Generalmente, los médicos recomiendan no complementar la alimentación de un bebé que toma leche materna con leche de fórmula, comida ni agua durante los primeros 6 meses, incluso durante un estirón de crecimiento. Agregar alimentos puede disminuir su producción de leche. Alimentarlo en forma temprana con biberón también puede hacer que sea más difícil para su bebé prenderse al seno.

Si bien los bebés que toman leche materna reciben excelente nutrición, probablemente necesiten ciertos suplementos vitamínicos o nutricionales para mantener o mejorar su salud. Por ejemplo, los bebés que toman leche materna necesitan vitamina D y también podrían requerir suplementos de hierro. Hable con su médico acerca de qué cantidad y qué fuentes de suplementos son adecuadas para su hijo.

Señales de destete

Es mejor para usted y para su bebé continuar amamantándolo durante todo un año. Si sigue amamantando después del año, su bebé continuará beneficiándose. Después del primer año, fíjese en las señales de que su bebé está listo para el destete, como rechazar el amamantamiento o mostrar interés en tomar de una taza. Hable con su médico si tiene preguntas acerca del destete.

Cuando decida destetar a su bebé, recuerde que dejar de amamantar repentinamente puede ser tanto para usted como para su bebé más difícil que una disminución gradual en la frecuencia de las sesiones de amamantamiento.

Para aprender más sobre el destete, vea el tema Destete.

Extracción y almacenamiento

Extraer y almacenar la leche le permite a usted amamantar mientras trabaja o simplemente estar un tiempo separada de su bebé. Es una buena idea tener un plan para cuando necesite extraer leche, seleccionar el sacaleches adecuado para usted y saber cómo almacenar leche en forma segura. Estos consejos servirán para que usted y su bebé se preparen para una lactancia exitosa a largo plazo.

  • Planifique con antelación para amamantar en el trabajo . Planificar puede ayudarle a identificar detalles, como dónde puede extraerse leche y con qué frecuencia tendría que hacerlo. La extracción regular de leche asegurará que sus senos produzcan suficiente leche y evitará sentir incomodidad en los senos y que se le congestionen.
  • Seleccione un sacaleches . Hay muchos tipos de sacaleches que puede adquirir. Le conviene pensar en qué tipo es más práctico según la frecuencia con la que necesitará usarlo.
  • Almacene la leche materna correctamente . La leche materna almacenada es lo mejor después de la leche materna fresca. Pero usted tendrá que saber cómo preparar la leche materna en forma segura para el almacenamiento y cuánto tiempo puede guardarla.

Extracción y su provisión de leche

Si usted alimenta a menudo a su bebé con leche que se ha extraído, es posible que su suministro de leche disminuya. Esto es porque su organismo libera menos prolactina que cuando amamanta a su bebé directamente. Para ayudar a mantener su provisión de leche cuando se extrae leche con frecuencia:

  • Amamante a su bebé toda vez que le sea posible. Por ejemplo, si trabaja, amamante a su bebé frecuentemente antes de irse a trabajar por la mañana, por las tardes y todo el fin de semana.
  • Mantenga un horario regular de extracción. No trate de compensar por una sesión que omitió extrayéndose leche por más tiempo en la sesión siguiente. Esto puede conducir a congestión mamaria y a una disminución en la producción de leche.
  • Use un sacaleches eléctrico doble, el cual extrae leche de ambos senos a la vez.
  • Hable con un asesor de lactancia acerca de cómo manejar una disminución en la provisión de leche.

Problemas comunes

Es posible que, a veces, dude acerca de su habilidad para amamantar con éxito. Es común tener preguntas y dificultades en ocasiones. Puede notar que su bebé está teniendo problemas. O es posible que tenga problemas mientras amamanta o problemas con sus senos. Recuerde que la mayoría de las cuestiones relacionadas con la lactancia se resuelven cuando sabe qué esperar y cuenta con el apoyo de otros, incluyendo su médico, partera o asesor en lactancia.

Problemas en bebés

  • Resfriado o gripe. Cuando su bebé tenga una enfermedad menor, como un resfriado o la gripe, siga amamantándolo. La leche materna sigue siendo el mejor alimento.
  • Problemas digestivos. Algunos alimentos pueden afectar la leche materna y contribuir a que tenga gas intestinal u otros problemas digestivos. Si sospecha que el llanto de su bebé empeora después de alimentarlo con leche materna, anote lo que come usted y cómo actúa su bebé, especialmente cuando se producen episodios de llanto. En algunos casos, es posible que un bebé desarrolle una sensibilidad a la leche de vaca. Si sucede esto, la madre debe dejar de incluir leche y productos lácteos en su propia alimentación y hablar con su médico.
  • Regurgitación. Casi todos los bebés regurgitan, especialmente los recién nacidos. La regurgitación, generalmente, no parece causar ninguna molestia al bebé. Pero si su bebé regurgita con más frecuencia, llora, está fastidioso o tiene problemas para comer, es posible que sea un problema llamado reflujo gastroesofágico.

Si tiene otras inquietudes o no está segura de si debería ver al médico de su bebé, vea Cuándo llamar a un médico.

Alimentación de bebés con afecciones médicas

Algunos bebés nacen con problemas que interfieren en su capacidad para mamar de inmediato. Pero muchos de estos bebés pueden alimentarse con leche materna usando técnicas especiales, como alimentación con taza o un dispositivo que se llama sistema suplementario para amamantar. Alimentar a un bebé prematuro o a un bebé con paladar hendido o labio leporino puede ser difícil. Su médico o un asesor en lactancia pueden mostrarle técnicas de alimentación.

Problemas durante la alimentación

  • La prendida. A veces, puede resultarle difícil prenderse a su bebé, pero hay algunas técnicas que pueden facilitarle la prendida.
  • Mordida del pezón. Cuando comiencen a salirle los dientes de leche a su bebé, por lo general entre los 6 y 12 meses de edad, ambos tendrán que hacer algunos ajustes. Es posible que a su bebé le falte apetito por un tiempo, porque le duele la boca. Es posible que los bebés en la etapa de dentición muerdan el seno, sin saber que causa dolor. Por lo general, un firme "no" y una expresión severa son suficientes para controlar este comportamiento. También puede ayudar detener el amamantamiento cuando su bebé ha terminado de mamar activamente y darle elementos de dentición fríos para que mastique.
  • Salida de la leche deficiente. Practique algunas técnicas de relajación, coma adecuadamente y beba abundantes líquidos. Y trate de amamantar en lugares cómodos, tranquilos y conocidos.
  • Excitación durante el amamantamiento. Algunas mujeres notan que se excitan cuando amamantan. Aunque esta sensación es similar a una respuesta sexual, no está relacionada con el impulso sexual. Es la forma en que el cuerpo se prepara para amamantar.

Problemas en las mamás

  • Enfermarse. Usted puede seguir amamantando si tiene una enfermedad menor (como la gripe o un resfriado). Trate de descansar lo más que pueda, y beba líquidos. Hable con su médico si tiene alguna pregunta o inquietud sobre amamantar cuando está enferma o si debe tomar medicamentos recetados o de venta libre para sus síntomas.
  • Sentirse deprimida. Los problemas de la lactancia pueden exagerarse si usted tiene depresión posparto. Muchas mujeres tienen algunos sentimientos de depresión las primeras semanas después del parto. Por lo general, esto se conoce como "tristeza posparto" y suele resolverse sola. Pero el organismo de algunas mujeres responde a los niveles hormonales cambiantes después del parto con una depresión duradera que requiere tratamiento. Hable con su médico si su bebé tiene poco más de algunas semanas y usted sigue teniendo problemas para dormir (insomnio) o para concentrarse, o si a menudo se siente triste, atemorizada, ansiosa, sin esperanzas o irritable.

Problemas de los senos

  • Cambios en los senos y en los pezones. Muchas mujeres notan diferencias en cómo se ven y se sienten los pezones cuando amamantan. Los cambios iniciales (como senos más grandes) están relacionados con la preparación del organismo para producir leche. Otros cambios, como un oscurecimiento y un aumento en el tamaño de la areola (el círculo oscuro que rodea el pezón) y pezones más prominentes, a veces, son permanentes. Algunas mujeres pueden tener pezones invertidos y pueden necesitar ayuda de un asesor en lactancia para empezar a amamantar.
  • Pezones sensibles o agrietados . Usted puede ayudar a aliviar el dolor de pezones sensibles o agrietados frotando algunas gotas de leche en el pezón y la areola y dejando que se sequen al aire. También puede probar a aplicarse crema de lanolina pura sobre los pezones.
  • Congestión mamaria. Puede tener dolor en los senos y pezones aplanados, lo que le dificulta a un bebé prenderse para mamar. Masajee los senos suavemente y extraiga algo de leche manualmente o con un sacaleches para ablandar el pezón y la areola antes de amamantar. Esto ayudará a que su bebé se prenda mejor a su seno y abarque la totalidad del pezón y gran parte de la areola. Usar un sostén con soporte y que le quede bien también puede ayudar. Aplicarse compresas frías en los senos de vez en cuando después de amamantar puede reducir la inflamación y el dolor. Para obtener más información, vea el tema Congestión mamaria.
  • Conductos galactóforos obstruidos. La obstrucción de los conductos galactóforos puede causar un bulto doloroso en el seno. Si no se trata la obstrucción de los conductos galactóforos, se puede producir una infección que requerirá una consulta a su médico. Masajee la zona hacia el pezón antes de amamantar y durante la alimentación. Esta simple medida puede ayudar a eliminar el tapón de leche. Además, este es uno de los casos en los que siempre debe alimentar a su bebé primero con el lado afectado. Por lo general, su bebé tiene más fuerza al comienzo de una sesión de amamantamiento. La mayor fuerza de succión ayuda a que el seno se vacíe y a que se destape el conducto.
  • Infecciones mamarias. Estas se tratan con medicamentos de venta bajo receta y tratamiento en el hogar. Las infecciones que a veces se presentan al amamantar incluyen:
    • Una infección por hongos en forma de levadura, que podría afectarlos a usted y a su bebé. A menudo, el bebé tiene manchas blancuzcas en la boca (candidiasis oral) o una dermatitis del pañal y, al mismo tiempo, a usted podrían dolerle mucho los pezones. También es posible que experimente dolores punzantes en el seno, especialmente, cuando empieza a amamantar y entre las sesiones de amamantamiento. Tanto usted como su bebé deben tratarse con medicamentos, como nistatina, por una infección por hongos en forma de levadura.
    • La mastitis, que puede causar fiebre, síntomas similares a los de la gripe y dolor en el seno con una zona inflamada, enrojecida, hinchada y con hoyos. Una infección no tratada podría producir un absceso, que puede causar una masa firme, generalmente dolorosa, en el seno. Es posible que tenga que tomar un antibiótico para tratar la infección. Para obtener más información, vea el tema Mastitis.

La mayoría de las mujeres pueden tomar acetaminofén (como Tylenol) e ibuprofeno (como Advil) mientras amamantan para ayudar a aliviar la molestia de algunos de estos problemas. Pero hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento (recetado o sin receta).

Problemas de leche

  • Pérdida de leche. Su reflejo de salida de leche puede estimularse involuntariamente. Esté preparada usando protectores mamarios absorbentes y cámbielos con frecuencia. Puede utilizar protectores mamarios lavables o desechables, pero no debe usar protectores mamarios que tengan reverso plástico.
  • Baja provisión de leche . Amamantar con más frecuencia generalmente ayuda a aumentar la producción de leche dentro de las 48 horas. Usted también puede probar a sacarse leche de ambos senos por entre 10 y 15 minutos cada uno después de que termine de alimentar a su bebé. Debería notar un aumento en la producción de leche después de 2 a 4 días de extracciones adicionales. Otras cosas pueden afectar la producción de leche, pero es raro tener una verdadera deficiencia de leche. Comuníquese con un consultor en lactancia si piensa que su provisión de leche es demasiado baja.
  • Relactación . La relactación significa estimular al organismo para que vuelva a producir leche materna y comenzar a amamantar o tomar medidas para estimular al organismo para que produzca leche cuando no ha estado embarazada recientemente (como para un bebé adoptado).

Si tiene otras inquietudes o no está segura de si debería ver a su médico, vea Cuándo llamar a un médico. Para problemas relacionados con la técnica o la posición, también puede hablar con un asesor en lactancia o consultarlo.

Cuándo llamar a un médico

Llame a su médico ahora mismo si tiene:

  • Mayor dolor en una zona del seno.
  • Mayor enrojecimiento en una zona del seno o vetas rojizas que se extienden fuera de la zona del seno.
  • Secreción de pus de un pezón o de otra zona del seno.
  • Fiebre de 101°F (38.3°C) o más alta.

Llame a su médico hoy mismo si tiene:

  • Problemas en los senos, como pezones agrietados o sangrantes, o ampollas en los pezones, que no se alivian con tratamiento en el hogar.
  • Fiebre de menos de 101°F (38.3°C).
  • Síntomas de depresión posparto, como sentirse triste, llorosa, ansiosa, desesperanzada o irritable con frecuencia. La depresión posparto puede hacer que los problemas de la lactancia parezcan aún peores.
  • Glándulas (ganglios linfáticos) inflamadas en el cuello o en la axila.

Llame a su médico hoy mismo si su bebé:

  • No está alimentándose bien por cualquier motivo o si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:
    • Temperatura rectal de 100.4°F (38°C) o más
    • Inquietud o somnolencia que interfieren en la lactancia
    • Debilidad, desgano o falta de interés en la alimentación
    • Manchas blancuzcas gruesas en la boca y en las mejillas, que son señales de una infección por hongos en forma de levadura (candidiasis oral), o señales de una dermatitis del pañal
  • Muestra señales de alimentación deficiente, como:
    • No alcanzar el peso con el que nació después de 2 semanas u otras señales de aumento de peso insuficiente.
    • No mojar pañales en 6 horas.
    • Evacuar poco o no evacuar a lo largo de un período de 24 horas en las primeras 4 semanas, o las heces son verde oscuro y contienen mucosidad después de los primeros días. Sin embargo, es normal que su bebé evacue menos a partir de las 4 a 8 semanas de edad, aproximadamente. Mientras las heces sigan siendo blandas y su bebé se esté alimentando bien, no debe preocuparse.
    • Tener problemas para prenderse al seno.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Academy of Pediatrics (2012). Policy statement: Breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics, 129(3): e827–e841. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/129/3/e827.full.
  2. Task Force on Sudden Infant Death Syndrome (2016). SIDS and other sleep-related infant deaths: Updated 2016 recommendations for a safe infant sleeping environment. Pediatrics, 138(5): e20162938. DOI: 10.1542/peds.2016-2938. Accessed October 24, 2016.
  3. Victoria CG, et al. (2016). Breastfeeding in the 21st century: Epidemiology, mechanisms, and lifelong effect. Lancet, 387(10017): 475-490. DOI: 10.1016/S0140-6736(15)01024-7. Accessed January 16, 2018.
  4. American Academy of Pediatrics (2009). Breastfeeding. In RE Kleinman, ed., Pediatric Nutrition Handbook, 6th ed., pp. 29–59. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  5. Task Force on Sudden Infant Death Syndrome (2016). SIDS and other sleep-related infant deaths: Updated 2016 recommendations for a safe infant sleeping environment. Pediatrics, 138(5): e20162938. DOI: 10.1542/peds.2016-2938. Accessed October 24, 2016.
  6. Victoria CG, et al. (2016). Breastfeeding in the 21st century: Epidemiology, mechanisms, and lifelong effect. Lancet, 387(10017): 475-490. DOI: 10.1016/S0140-6736(15)01024-7. Accessed January 16, 2018.
  7. American Academy of Pediatrics (2012). Policy statement: Breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics, 129(3): e827–e841. Also available online: http://pediatrics.aappublications.org/content/129/3/e827.full.

Créditos

Revisado: 29 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica:
Sarah Marshall MD - Medicina familiar
John Pope MD - Pediatría
Kathleen Romito MD - Medicina familiar
Adam Husney MD - Medicina familiar
Kirtly Jones MD - Obstetricia y ginecología