Lactancia materna: Planificación anticipada

Saltar la barra de navegación

Introducción

Puntos clave:

  • La base para la lactancia materna se establece en las primeras semanas después del parto.
  • La planificación anticipada de la lactancia puede ayudar a crear una buena rutina de amamantamiento.
  • Es posible que ocurran problemas menores durante la lactancia. Pero con planificación, conocimiento y apoyo adecuados, usted puede superar estos retos y seguir amamantando.

Regrese al tema:

Cómo planificar con anticipación

Amamantar es una destreza que se aprende y se vuelve más fácil con el tiempo. Es más probable que usted logre amamantar a largo plazo si planea con anticipación, aprende las técnicas básicas, y sabe dónde conseguir ayuda y apoyo.

Haga planes durante el embarazo

Planifique la lactancia con anticipación, mientras está embarazada. Hacer esto antes de dar a luz le da tiempo para pensar en la organización diaria del amamantamiento antes de estar demasiado ocupada con el cuidado de su recién nacido.

  • Hable con su médico al principio de su cuidado prenatal acerca de sus planes para amamantar. Antes de cada visita, anote sus preguntas o inquietudes sobre la lactancia. El embarazo es el tiempo para hablar con su médico sobre sus planes para amamantar tanto a un niño mayor como a un recién nacido.
  • Haga arreglos para asistir a una clase de lactancia y posiblemente unirse a un grupo de apoyo a la lactancia. Estos los ofrecen enfermeras, enfermeras parteras o asesoras en lactancia en muchos hospitales y centros de maternidad. Las clases y los grupos de apoyo pueden ayudarle a anticipar y a manejar las dificultades de la lactancia, si surgieran.
  • Hable con sus amigos y familiares acerca de su decisión. Hable de lo importante que es su apoyo en sus esfuerzos.
  • Verifique las políticas de lactancia del hospital y de los centros de partos que esté considerando. Es mucho más fácil amamantar cuando usted está en un entorno de apoyo, como, por ejemplo, en una instalación que cuenta con una asesora en lactancia, que anima a mantener al bebé en el cuarto con usted (alojamiento conjunto) y que tiene una política de no complementar la dieta de su bebé a menos que sea médicamente necesario.
  • Compre artículos de lactancia, como almohadillas mamarias, almohadas adicionales y sostenes de lactancia. Averigüe en el hospital si tienen sacaleches a los que usted pueda acceder después de que nazca su bebé. Y piense en qué tipo de sacaleches usaría usted.
  • Planee recibir ayuda con los quehaceres, cambios de pañal y otros deberes durante las primeras semanas después de que nazca su bebé. Conseguir ayuda puede permitirle concentrarse en cuidar y alimentar a su recién nacido.

Aprenda los fundamentos de la lactancia materna

Tome una clase de lactancia durante el embarazo. Estas clases suelen ofrecerse en su hospital o su centro de parto locales.

Esté lista para comenzar a amamantar pronto después de dar a luz. Generalmente, un bebé está muy alerta durante el primer par de horas después del nacimiento. Este es el mejor momento para comenzar a amamantar. Una enfermera u otro médico le ayudará a lograr una prendida (o enganche) adecuada y a comenzar a amamantar.

Después de este tiempo de estar despierto y alerta, su bebé estará somnoliento y menos propenso a comer en forma regular durante las siguientes varias horas. Asegúrese de tratar de amamantar a su bebé con una frecuencia de 1 a 3 horas (aunque deba despertarlo). Por lo general, un miembro del personal del hospital pasará a verla en forma rutinaria. Si está disponible, una asesora en lactancia puede ayudarle a aprender otras sugerencias y posiciones para el amamantamiento.

Le conviene planificar amamantar a su bebé según este lo pida en vez de fijar horarios estrictos. Aprenda a reconocer las señales de hambre de su bebé. Estas incluyen succionarse la mano o girar la cabeza hacia su pecho. Durante las primeras 2 semanas, esté preparada para amamantar a intervalos de 1 a 3 horas, o alrededor de 8 a 12 veces en un período de 24 horas. Los primeros días, tal vez tenga que despertar a su bebé para alimentarlo. Más frecuencia en las sesiones de amamantamiento estimula a los senos a producir más leche.

Cuidarse a sí misma también le ayudará a establecer su provisión de leche. Coma bien y descanse cuando pueda hacerlo. Además, evite darle el biberón con su leche a su bebé hasta que la lactancia y su producción de leche estén bien establecidas (generalmente después de aproximadamente un mes).

Sepa cuándo conseguir ayuda

Si surge un problema menor que no se resuelve rápidamente, pida asistencia de inmediato a algún especialista en lactancia, como una asesora en lactancia u otro médico con capacitación en lactancia. Responder rápidamente a los problemas menores de la lactancia ayuda a resolverlos y aumenta sus probabilidades de lograr una lactancia exitosa a largo plazo. Si es posible, coordine para que un especialista la visite en el hogar o haga planes para visitar el consultorio del especialista.

Tenga una lista de recursos disponibles a quien llamar, como:

  • Su médico.
  • Una asesora en lactancia.
  • Amigos y familiares que tengan experiencia en lactancia y que la apoyen.
  • Grupos de apoyo a la lactancia.

Información relacionada

Créditos

Revisado: 29 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica:
Sarah Marshall MD - Medicina familiar
Adam Husney MD - Medicina familiar
Kathleen Romito MD - Medicina familiar
Kirtly Jones MD - Obstetricia y ginecología