10 maneras de cambiar el enfoque para vivir bien

Mujer joven que hace ejercicios de estiramiento en su oficina

Todos enfrentamos desafíos en la vida, pero la manera en que vemos estas experiencias puede cambiar enormemente cómo nos sentimos. Esto se llama “resiliencia”, y puede ser uno de los factores más importantes al determinar cómo superamos una situación muy difícil. Aquí le dejamos 10 maneras de cambiar su perspectiva y pasar de sobrevivir a vivir bien, incluso en las situaciones más desafiantes.

1) Note cómo se siente frente a los desafíos. Preste atención a cómo se siente su cuerpo, qué emociones aparecen y a dónde van sus pensamientos. Por ejemplo, ¿piensa que esa situación difícil continuará en el futuro? ¿No puede dejar de sentir rencor o arrepentimiento? Intente separar sus pensamientos sobre el desafío (“Esto no debería ocurrir”, “Nada va a cambiar”, “Debería resolverlo solo”, etc.) de la experiencia en sí.

2) Note su actitud frente a los contratiempos. A veces, la actitud que tomamos frente a una experiencia difícil se puede reconocer en nuestras palabras: “Esas personas no cambian” o “No soy como esas personas que…”. Intente detectar ese tipo de pensamientos habituales y pregúntese: “¿Es verdad lo que pienso?”. Reconozca que son suposiciones y predicciones, y note si algo cambia cuando abre su mente a otras posibilidades.

3) Retome el control con la práctica de STOP. Cuando sienta que pierde el balance ante una situación desafiante, haga una pausa. Luego, siga estos pasos:

SUSPENDA lo que está haciendo.
TOME aire mediante respiraciones lentas.
OBSERVE lo que ocurre a su alrededor y en su mente.
PROCEDA con intención: decida qué actitud tomará frente al desafío.

4) Incorpore momentos con atención plena en su día para desarrollar la resiliencia.

5) Conéctese con otras personas y acepte ayuda. Aprecie la relación con sus familiares y amigos cercanos, y pídales ayuda si siente que la necesita.

6) Note las barreras mentales. Estas barreras son pensamientos que nos detienen apenas empezamos algo y no nos permiten avanzar. Cuando detecte alguna barrera, haga una pausa… y describa lo que piensa (“De nuevo me imagino lo peor”, etc.). Luego, vuelva a concentrar su mente en la actividad. Por ejemplo, si se siente paralizado por el miedo, reconozca esa situación y después ponga su atención en algo que le ayude a resolverlo, como un primer paso. Por ejemplo: “Voy a empezar por esta pequeña acción hoy para avanzar”.

7) Cultive una imagen positiva de usted mismo. Detecte a su crítico interior al instante, cállelo y concéntrese en sus fortalezas. Use frases como: “No lo hice como lo esperaba, pero me lo agradezco”, “¿Qué es lo mejor que puedo hacer ahora?”.

8) Acepte que el cambio y la incertidumbre son parte de la vida. Un error muy común que debilita nuestro bienestar y nuestra resiliencia es luchar en contra de algo que realmente no podemos controlar. Incluso cuando ocurra algo que le moleste, intente separar la experiencia en sí de la idea de que eso no “debería” haber ocurrido.

9) Resuélvalo paso a paso. En lugar de querer alejarse de la situación y de esperar que el estrés desaparezca, tome una actitud más activa. Pregúntese: “¿Hay algo pequeño que pueda hacer para acercarme a lo que quiero conseguir?”.

10) Cuídese. Identifique las actividades que disfruta y que le relajan, y hágalas. Cuidarse a uno mismo ayuda a que la mente y el cuerpo estén preparados para usar la resiliencia y a que respondan de manera más sana ante las dificultades.

 

 

Esta información está sujeta a derechos de autor y es cortesía de Mindful.org y del Dr. Mark Bertin, pediatra especialista en desarrollo y conducta.

Revisado por los Embajadores Clínicos de Kaiser Permanente. Entre ellos, Mark Dreskin, MD; Sharon Smith, LPC; o David Kane, LCSW. Agosto de 2019.


Logo de Mindful

Esta información no remplaza las indicaciones de un médico.

No todos los tratamientos o servicios mencionados son beneficios cubiertos para los miembros de Kaiser Permanente ni servicios que ofrece Kaiser Permanente. Para obtener una lista de los beneficios cubiertos, consulte su Evidencia de Cobertura (Evidence of Coverage), el Resumen de Descripción del Plan (Summary Plan Description) o cualquier otro documento relacionado con la cobertura. Para conocer los tratamientos recomendados, comuníquese con su proveedor de atención médica.