Reduzca su riesgo

Foto de una fruta o verdura

Aprenda a prevenir las ETS

Cualquier persona, a cualquier edad, puede contagiarse una enfermedad de transmisión sexual. Las personas vírgenes y las de más de 50 años pueden contraer el VIH u otras ETS. Las píldoras para el control de la natalidad, el Viagra y los medicamentos antiherpéticos no ofrecen protección. Obtenga más información sobre cómo tener sexo más seguro y sobre otras formas de protegerse a usted y a su pareja.

La mejor cura es prevenir

La prevención vale la pena. Si usted tiene una ETS, el riesgo de contraer otra ETS (entre ellas, el VIH) aumenta significativamente.

El número de mujeres infectadas con el VIH está aumentando. Más de un cuarto de todas las infecciones con el VIH nuevas registradas a nivel nacional ocurren en mujeres. La tasa de infección es mayor entre mujeres de origen hispano y afroamericano. Obtenga más información sobre las mujeres y el VIH.

Prevenir es importante, incluso si usted ya es VIH positivo. No solo ayudará a proteger a otras personas del VIH, también protegerá su propia salud. Si no hace lo necesario para prevenirlo, usted podría contraer una cepa del VIH más nociva y resistente a algunos medicamentos para tratarlo, entre ellos, algunos de los que usted toma. Asimismo, puede contraer otra ETS que no sea el VIH. Los pacientes VIH positivos necesitan atención médica constante, incluidos los medicamentos para combatir el VIH (lo que se conoce como “terapia antirretroviral”) para mantenerse sanos y ayudar a prevenir el contagio del VIH a otras personas.

Protéjase y proteja a su pareja

Tenga sexo más seguro. Hable de manera abierta y honesta con su pareja sobre tener sexo más seguro y del riesgo de contraer el VIH. Sea claro acerca de lo que está o no dispuesto a hacer sexualmente. Asimismo, respete lo que su pareja está dispuesto o no a hacer. Juntos decidan lo que sea conveniente para ambos.

Los preservativos de látex, y las barreras vaginales y bucales pueden ayudarle a usted y a su pareja a protegerse del VIH y de muchas otras ETS.* Úselos en cada encuentro sexual. Use lubricantes a base de agua cuando sea necesario y al tener sexo anal.

No combine alcohol, drogas y sexo. El consumo de sustancias que alteran la mente afecta su buen juicio, en especial para comprender los riesgos sexuales.

Si usted tiene hijos, hable con ellos sobre el sexo y las ETS. Las tasas de ETS son altas entre adolescentes y adultos jóvenes. Hablar de sexo puede ser incómodo; pero mientras más temprano encare el tema, mejor preparado estará su hijo para tomar decisiones más seguras en cuanto a las relaciones sexuales.

Si le recetan el medicamento llamado PrEP para ayudar a prevenir que se contagie con el VIH, asegúrese de tomarlo todos los días. Si olvida tomar una dosis, avísele a su médico inmediatamente.

El uso sin riesgos de agujas

Si usted se inyecta drogas intravenosas, no comparta las agujas y utilice agujas limpias siempre que sea posible. Si comparte las agujas, límpielas primero con lejía (cloro) y agua.

Si se hace un tatuaje o una perforación corporal (piercing), verifique que usen una aguja estéril. Si por accidente se pincha con una aguja que puede estar contaminada, hable con su médico para hacerse una prueba del VIH, y de la hepatitis B y la hepatitis C.

Enlaces relacionados

¿Positivo o negativo?Kaiser Permanente no se hace responsable por el contenido o las políticas de los sitios de Internet externos.

¿Cree que puede distinguir quién tiene VIH con solo mirarlo? Juegue a este juego para descubrir por qué es importante tener sexo en forma más segura.

*Los preservativos (condones) pueden ayudar a reducir el riesgo de propagar las verrugas genitales, pero no protegen toda el área genital por el contacto de piel con piel. Existe una vacuna llamada Gardasil, que brinda protección contra la mayoría de los tipos de VPH. Se recomienda su aplicación en hombres y mujeres que tengan entre 11 y 26 años; a la mayoría se la aplican a los 11 ó 12 años.

Revisado en inglés por: Michael A. Horberg, MD, noviembre de 2015
Revisores adicionales de Kaiser Permanente

© 2015 Kaiser Permanente

Atención para el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) en su área

La prueba de VIH salva vidas