COVID‑19 y embarazo: lo que debe saber

mujer embarazada leyendo contenido en una tableta

Si está embarazada o tiene un recién nacido, es posible que se sienta abrumada por preguntas y ansiedad acerca de cómo el brote mundial de COVID-19 y el coronavirus podrían afectarles a usted y a su bebé. Es posible que se est haciendo las siguientes preguntas: ¿tengo un riesgo mayor por estar embarazada?, ¿es seguro ir a las citas?, ¿mi pareja puede acompañarme en la sala de parto? 

Para que esté siempre informada y preparada, hicimos un resumen de los cambios que implementamos en la atención pre- y posnatal, así como de la información que tenemos sobre los efectos de la COVID-19 en el embarazo y en el cuidado del recién nacido. Como siempre, su salud y seguridad son nuestra máxima prioridad. Estamos a su disposición para ayudarla y cuidarla durante estos tiempos difíciles.

  

  

  

Cambios en la atención pre‑ y posnatal

  

Por su seguridad y para minimizar la propagación del coronavirus, estamos reduciendo la cantidad de citas en persona que se realizan en nuestros hospitales y consultorios médicos. Esto significa que algunas de sus citas prenatales podrían reemplazarse por visitas virtuales, en las que se comunicará con su proveedor por teléfono o video.

Estas son algunas de las modificaciones implementadas:

  • El proveedor le informará cuándo debe acercarse para realizar una visita en persona y cuándo es mejor hacerla de manera virtual. Es importante que respete las indicaciones cuando se solicita una consulta en persona.
  • Las citas de atención grupales se reemplazaron por visitas individuales o grupales virtuales. 
  • El proveedor puede solicitarle que tome medidas de seguimiento adicionales en su casa, como monitorear su peso y presión arterial.
  • El profesional también le informará ante qué síntomas debe acercarse a un centro de inmediato.

Las citas prenatales son una parte importante de la atención durante el embarazo, por lo que seguiremos brindándolas de manera segura mientras enfrentamos esta crisis.

Dentro de los 7 días anteriores a la cita, el equipo de atención se comunicará con usted para informarle si debe ir en persona o si se realizará una visita virtual por teléfono o video. La decisión se tomará según la etapa del embarazo y su estado de salud. Si se recomienda una visita virtual, pero usted quiere acercarse por un motivo de salud, no hay problema, la veremos en persona. 

Para ofrecerle la atención más segura posible durante el brote de COVID-19, cerramos temporalmente algunos centros de atención o limitamos los servicios en persona que prestamos en ellos. Con esta estrategia, garantizamos que el personal, el equipo médico y los suministros estén donde más se los necesita y, además, limitamos la exposición de los miembros y el personal al coronavirus. Para saber si su centro de atención ofrece servicios limitados o está cerrado, vaya a kp.org/coronavirus y seleccione su región

Si su consultorio de obstetricia y ginecología habitual está temporalmente cerrado, la llamaremos dentro de los 7 días anteriores a la cita para informarle a qué centro de atención de Kaiser Permanente cercano debe ir. 

También la llamaremos el día anterior a la cita en persona para preguntarle si tiene síntomas de COVID-19. Si su respuesta es afirmativa, tendremos que reprogramar la cita. Además, según los síntomas que tenga, podríamos recomendarle que se haga una prueba.  

No traiga acompañantes a las citas prenatales a menos que tenga una incapacidad física o necesite la ayuda de un cuidador autorizado. Por ahora, no se permiten acompañantes en las citas prenatales.

Cuando vaya a una cita, cumpla las pautas de seguridad para la COVID-19 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (haga clic en “Other Languages” [Otros idiomas] > “Español”). Use una mascarilla o un protector facial de tela sobre su boca y nariz y, siempre que sea posible, mantenga una distancia mínima de 6 pies de las demás personas. 

En algunos centros de atención, las clases de educación prenatal en persona se reemplazaron por clases en línea. De ser así, su proveedor se comunicará con usted para informárselo. Sin embargo, muchas de las clases de educación prenatal en persona se cancelaron hasta nuevo aviso debido al brote de COVID-19. Le pedimos disculpas por los inconvenientes. Le ofrecemos los siguientes recursos de preparación en línea:

Para limitar la propagación de COVID-19, no estamos ofreciendo recorridos en persona en nuestros hospitales y salas de parto. De todas maneras, sí ofrecemos recorridos virtuales en inglés y español. Se puede usar cualquier dispositivo para ver los recorridos virtuales. Para hacer un recorrido virtual, vaya a kp.org/maternity (en inglés), haga clic en “Find a hospital” (Buscar un hospital), seleccione su región y el hospital donde dará a luz y, a continuación, haga clic en “Virtual tour” (Recorrido virtual).  

En la mayoría de los casos, la fecha y el tipo de parto (vaginal o por cesárea) no deberán cambiarse. No le inducirán el parto para que ocurra antes ni será necesario que tenga al bebé fuera del hospital. Estamos a disposición para atenderla en el proceso del parto, incluso durante la crisis de COVID-19.

Si tiene dolores de trabajo de parto, se le rompe la fuente o no siente movimientos del bebé, llame al Departamento de Trabajo de Parto y Parto de su centro de atención de Kaiser Permanente o vaya al hospital. 

Cuando llegue al hospital, le preguntarán si tiene síntomas y, posiblemente, le tomen la temperatura. Si tiene tos, fiebre o dificultad para respirar, infórmelo.

Si su estado de salud es bueno y el parto ocurre sin complicaciones, intentaremos que regrese a la seguridad de su hogar lo más rápido posible. Si le realizan una cesárea, tenemos protocolos para lograr una recuperación en menos tiempo y permitirle irse a su casa con mayor rapidez. Regresar a su casa de manera rápida y segura les protege a usted y a su bebé. 

Para evitar la propagación de COVID-19, estamos limitando la cantidad de visitas permitidas durante el nacimiento de su bebé y después de este. Por el momento, se permite que un adulto con buen estado de salud permanezca con usted durante el trabajo de parto, el parto y la hospitalización Lamentablemente, esto significa que ninguna otra persona puede acercarse al hospital para verla.

Para su seguridad y la de otros, su acompañante debe quedarse en la habitación durante todo el tiempo que usted permanezca en el hospital. Las salas de espera no estarán disponibles. Considere traer alimentos y otros elementos para su comodidad (en inglés) o la de su acompañante, ya que esta persona no podrá salir del hospital hasta que usted reciba el alta. 

Si tenía planificado contar con la ayuda de una partera, puede elegirla como compañera de trabajo de parto. Debido a las restricciones de visitas, no podrá tener una partera más un acompañante, familiar o amigo. Solo se permite el ingreso de un acompañante en la sala de parto. Sin embargo, es posible contar con la ayuda adicional virtual de otras personas, como una partera, a través de FaceTime, Zoom, Skype, etc.

Nota: Estas limitaciones pueden cambiar en función de las condiciones de la pandemia actual de COVID-19.

Cuando llegue el momento de ir al hospital para tener a su bebé, el equipo de atención tomará las siguientes precauciones adicionales para protegerles a usted y a su recién nacido:
  • Los pacientes con COVID-19 o que se sospecha que tienen la enfermedad están aislados de los demás pacientes para evitar el contagio.
  • Todos, incluido el equipo de trabajo de parto y parto, seguimos las prácticas de control de infecciones (haga clic en “Español”) para evitar la propagación del virus.
  • Las citas de rutina y los procedimientos opcionales se postergaron para limitar la cantidad de pacientes en el hospital.
  • Las visitas están limitadas en todo el hospital para evitar la exposición al virus.

Sí. En la mayoría de los casos, debe llevar a su bebé a las visitas de bienestar infantil programadas. La Academia Americana de Pediatría recomienda no interrumpir las visitas de bienestar infantil ni la colocación de vacunas para su bebé. Estas visitas infantiles preventivas generalmente ocurren en el siguiente orden después del parto: 2 a 3 días, 2 semanas, 2 meses, 4 meses, 6 meses, 12 meses y 18 meses.

A fin de protegerles a usted y a su hijo, tenemos áreas exclusivas de atención pediátrica para limitar su exposición al virus. Antes de la cita, se le preguntará por teléfono si tiene síntomas de COVID-19. Si usted y su hijo no presentan síntomas, lo más probable es que se programe una visita en persona. Sin embargo, si aparecen síntomas entre el momento de la programación de la cita y la visita, deberá reprogramarla.

Además, debido al brote de COVID-19, solo uno de los padres o un cuidador podrá ir a la visita con el niño.

Es normal que los desafíos que presenta el brote de COVID-19 generen estrés y ansiedad. A fin de ayudarla a controlar sus sentimientos, le presentamos los siguientes recursos digitales para cuidar su salud mental:
  • Recursos de autocuidado en línea (en inglés): encontrará diferentes artículos, consejos y actividades en audios para la ansiedad, el estrés y la crianza de los hijos. 
  • Terapia y asesoramiento (haga clic en “Español”): llame a su proveedor de atención médica si el estrés afecta sus actividades cotidianas durante varios días seguidos.
Las relaciones sanas y un entorno familiar seguro durante el embarazo y después del nacimiento son muy importantes para usted y su bebé. Desafortunadamente, durante períodos estresantes, existen parejas que no reaccionan bien y algunas personas podrían sentirse abrumadas. Si no se siente segura en su casa o se siente amenazada por su pareja, comuníquese con nosotros o llame inmediatamente al 911 para recibir ayuda de emergencia.

A continuación, incluimos algunas maneras de conseguir ayuda:

  • Llame a la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica para obtener ayuda inmediata. La ayuda está disponible por teléfono en más de 200 idiomas en el 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233) y mediante chat en línea en thehotline.org (haga clic en “En español”).
  • Hable con su médico de Kaiser Permanente acerca de cualquier problema de violencia o en su relación. Por problemas que no sean urgentes o si desea recibir ayuda, puede comunicarse con nosotros las 24 horas del día, los 7 días de la semana para recibir asesoramiento o bien enviar un correo electrónico al consultorio de su proveedor. El equipo de atención la conectará con recursos útiles y la ayudará a crear un plan de seguridad.
  • Consulte el sitio web y la aplicación myPlan (haga clic en “Español”). Desarrollada por Johns Hopkins University School of Nursing y recomendada por proveedores del Family Violence Prevention Program de Kaiser Permanente, la aplicación es una herramienta en línea para ayudar a las personas que sufren maltrato en una relación.
  • Haga clic aquí (haga clic en “Español”) para leer más información sobre violencia de pareja, tipos de maltrato en el hogar, indicios de violencia doméstica, cómo obtener ayuda y más. 

  

Efectos de la COVID‑19 en el embarazo y en el
cuidado del recién nacido

   

Para leer información sobre el coronavirus y la COVID 19, incluidos los síntomas, vaya a kp.org/coronavirus.

La COVID-19 es una enfermedad nueva, por lo que no hay mucha información disponible. Según informes actuales, las mujeres embarazadas tienen la misma probabilidad de contagiarse de COVID-19 que las demás personas.1 Además, también se indica que las mujeres embarazadas que se contagian el virus no tienen síntomas más graves que el público en general.2  

Lo que sí sabemos es que los cambios que ocurren en los cuerpos y los sistemas inmunitarios de las mujeres embarazadas las hacen más propensas a contagiarse infecciones respiratorias virales, como la gripe, con complicaciones más graves.

Si bien aún no tenemos conocimiento de pérdidas de embarazos relacionadas con la COVID-19, sí han ocurrido casos de aborto espontáneo y muerte fetal en algunas mujeres embarazadas que padecían otras infecciones respiratorias virales. La fiebre alta durante el primer trimestre también puede aumentar el riesgo de que se produzcan determinados defectos congénitos.

Hasta ahora, no sabemos si el virus se puede transmitir durante el embarazo o el parto.

Si una madre tiene COVID-19 o síntomas de la enfermedad, podríamos recomendar que permanezcan en habitaciones diferentes o que se mantenga una distancia mínima de 6 pies entre la madre y el bebé.  Un grupo de estudios limitado llegó a las siguientes conclusiones:3  

  • El resultado de la prueba de COVID-19 en bebés nacidos de madres que padecen la enfermedad no fue positivo inmediatamente después del parto.4 
  • El virus no se detectó en muestras de líquido amniótico o leche materna.5  
  • Si bien ocurrieron algunos nacimientos prematuros en mujeres con resultado positivo de COVID-19 durante el embarazo, no se pudo determinar si estos casos estuvieron relacionados con la infección materna.6 

Actualmente, no existe información acerca de los efectos a largo plazo sobre la salud en bebés con COVID-19 o que estuvieron expuestos al virus durante el embarazo.

Generalmente, las pruebas de COVID-19 solo se ponen a disposición cuando son necesarias desde el punto de vista médico o cuando un proveedor las indica. Para leer información sobre la prueba y cuándo debería hacérsela, vaya a kp.org/coronavirus (haga clic en “Español”).   

Debe tomar los mismos recaudos que el público general para evitar una infección por COVID-19. Si desea leer información sobre las medidas que puede tomar para proteger su salud y embarazo, vaya a kp.org/coronavirus.

Puede ir a trabajar siempre y cuando pueda seguir las precauciones de seguridad que recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (haga clic en “Other Languages” [Otros idiomas] > “Español”). Por ejemplo, mantener una distancia de 6 pies de las demás personas, evitar las multitudes y lavarse las manos con frecuencia.

De ser posible, intente trabajar desde su casa o solicite hacerlo en un espacio físico que le permita mantener una distancia de 6 pies de las demás personas. 

Puede enviarle un correo electrónico a su proveedor para solicitarle una constancia de embarazo. Su empleador decidirá si pueden adaptarse a las restricciones necesarias para respetar el distanciamiento físico adecuado. De lo contrario, el empleador puede ofrecerle una licencia por incapacidad temporal. Tenga en cuenta que el proveedor no puede obligar al empleador a ofrecerle trabajar de manera remota ni a concederle una licencia por incapacidad.

En el caso de los trabajos que se consideran servicios esenciales, se les puede solicitar a las empleadas embarazadas que sigan trabajando. Por ejemplo, orden público, atención médica, farmacias, cuerpos de bomberos y residencias de ancianos. 

Debido al riesgo vigente por la COVID-19, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizan constantemente las recomendaciones sobre viajes para todos los ciudadanos. Le sugerimos que lea y tenga en cuenta estas recomendaciones antes de viajar. Lea las recomendaciones sobre viajes en el contexto del brote de coronavirus de los CDC (en inglés) para conocer la información más actualizada. 

Si bien estará ansiosa por presentar su nueva fuente de alegría a amigos y familiares, es más importante mantener a su bebé seguro y sano. Estas son algunas pautas que debe seguir:

  • Lo mejor es limitar la cantidad de personas que tocan o sostienen a su bebé. En vez de hacer visitas en persona, considere organizar videollamadas o compartir fotos en línea con amigos y familiares.
  • Cuando tenga visitas, pídales que se laven las manos con agua y jabón, que usen desinfectante para manos con frecuencia y que mantengan una distancia mínima de 6 pies.
  • Las personas que tengan tos, un resfriado o fiebre no deben visitar al bebé.
  • Los niños de 14 años o menos no pueden ir a ver al bebé.
  • Sus amigos y familiares pueden pasar a dejarle pañales, bolsas de comestibles y comida preparada para ayudarla. Deben dejar todos los elementos en la puerta de su casa para evitar un contagio. 

Actualmente, no se sabe si las madres con COVID-19 pueden transmitir el virus a través de la leche materna. De acuerdo con los limitados estudios disponibles, no se encontró COVID-19 en la leche materna de mujeres que padecen la enfermedad.7 

Le sugerimos que realice una consulta con su proveedor a fin de decidir si amamantar o no al bebé.

Si tiene COVID-19 o está esperando los resultados de la prueba, ponga mayor cuidado para evitar contagiárselo a su bebé:

  • Lávese las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes de tocar al bebé. 
  • Use una mascarilla mientras amamanta al bebé.
  • Si usa un extractor de leche, lávese las manos antes de tocar cualquier parte de la bomba o del biberón y siga las recomendaciones para limpiar correctamente la bomba después de cada uso.

Aplicar estas importantes precauciones de seguridad le permitirá mantener a su bebé sano y establecer un vínculo durante este momento especial.

Es muy raro que los bebés y los niños se enfermen de gravedad de COVID-19. Pueden tener los síntomas leves habituales de la mayoría de las infecciones respiratorias virales. 

A nivel mundial, incluidas las áreas con varios miles de casos, se informaron pocas muertes de niños o adolescentes. 

Aún se está investigando de qué manera la COVID-19 afecta a bebés y niños. Si tiene preguntas o inquietudes, comuníquese con el pediatra de su hijo.

Lo más importante que puede hacer es aislar a su hijo en su casa y alejarlo de las demás personas. Como la COVID-19 tiene los mismos síntomas que muchos otros virus, incluida la gripe, debe alejar a su hijo de adultos con alto riesgo (aunque no sepa con seguridad si su hijo tiene la enfermedad) hasta que transcurran 72 horas sin que presente síntomas. La medida incluye mantener a su hijo alejado de cualquier persona mayor a 65 años, personas con condiciones médicas crónicas y mujeres embarazadas, de ser posible. 

Cuide a su hijo como si tuviese tos o un resfrío normal. No se recomienda el uso de medicamentos para resfríos y tos en niños menores de 6 años. Si le preocupa la enfermedad de su hijo o si este tiene síntomas moderados, severos o que no desaparecen, llámenos para recibir asistencia. 

  

Ready to get maternity care?

Find a hospital or care provider near you

SHARE

Ayuda para enfrentar al COVID-19

En estos momentos, es especialmente importante que cuide completamente de usted: mente, cuerpo y espíritu. Tenemos muchas herramientas y artículos digitales para ayudar a su salud física y mental.

  • Lea artículos (en inglés) sobre cómo manejar los cambios en el estilo de vida durante la pandemia del COVID-19.

Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID 19): Embarazo y Lactancia”, (haga clic en “Other Languages” [Otros idiomas] > “Español”) Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cdc.gov, fecha de consulta: 10 de abril de 2020.

Coronavirus (COVID 19), Pregnancy, and Breastfeeding: A Message for Patients” (haga clic en “Spanish PDF”) The American College of Obstetricians and Gynecologists, acog.org, fecha de consulta: 10 de abril de 2020.

Adaptado con autorización del material con derechos de autor (haga clic en “Español”) de The Permanente Medical Group, Inc., Northern California.

Practice Advisory: Novel Coronavirus 2019 (COVID-19)”, (en inglés), The American College of Obstetricians and Gynecologists, acog.org, fecha de consulta: 23 de abril de 2020.

5 Ver la nota 1.

6 Ver la nota 4.

7 Ver la nota 1.