Generalidades del tema

Muchas mujeres trabajan o estudian (o hacen ambas cosas) mientras están embarazadas. Esto puede mantenerla activa y ocupada.

Si las cosas que hace en el trabajo o los estudios en su mayoría consisten en estar sentada, y no hay problemas con su embarazo, es probable que pueda seguir haciéndolas hasta la fecha probable del parto. Generalmente, las mujeres con embarazos sin complicaciones pueden seguir trabajando hasta que inician el trabajo de parto. Pero las mujeres que tienen trabajos que requieren largos períodos de estar de pie o levantar objetos reiteradamente, o que a menudo tienen fatiga relacionada con el trabajo, pueden correr un riesgo más alto de crecimiento fetal deficiente, preeclampsia y trabajo de parto prematuro.nota 1, nota 2

Si tiene que estar de pie por períodos de más de 3 horas seguidas o tiene que caminar mucho o estar muy activa en su trabajo o sus estudios, hable con su médico. Averigüe por cuánto tiempo el médico opina que usted puede seguir haciendo esa actividad. Es posible que el médico simplemente le diga que preste atención a cómo se siente y que evite cansarse demasiado. Hay precauciones que puede tomar para ayudar a que tenga un embarazo saludable.

Precauciones

  • Manténgase alejada de personas que están enfermas.
  • Evite estar en contacto con sustancias nocivas. Los ejemplos incluyen sustancias químicas peligrosas, emanaciones y rayos X.
  • Evite levantar objetos pesados, pararse en escaleras manuales y usar o permanecer cerca de maquinaria que vibra.

Reducir la cantidad de trabajo o dejar de trabajar

Es posible que su médico quiera que limite su trabajo o que deje de trabajar en algún momento de su embarazo si tiene:

  • Un cuello uterino corto o dilatado antes de la semana 36 de embarazo. (Estos son factores de riesgo de trabajo de parto prematuro).
  • Una deformidad uterina que pudiera poner en peligro el embarazo. Un ejemplo es un útero bicorne.
  • Presión arterial alta o señales de preeclampsia.
  • Señales de que el bebé está creciendo más despacio de lo esperado.
  • Mellizos o más bebés (embarazo múltiple).
  • Antecedentes de parto prematuro.
  • Demasiado líquido amniótico. Esto se llama polihidramnios. Puede causar ruptura prematura de las membranas antes de término (pPROM, por sus siglas en inglés).
  • Un problema con la placenta, como placenta previa o desprendimiento prematuro de placenta.
  • Una enfermedad crónica u otra complicación del embarazo que no está respondiendo bien al tratamiento.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Academy of Pediatrics, American College of Obstetricians and Gynecologists (2007). Antepartum care. In Guidelines for Perinatal Care, 6th ed., pp. 83–137. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  2. Cunningham FG, et al. (2010). Prenatal care. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 189–214. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Revisado29 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: Sarah A. Marshall, MD - Medicina familiar
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva