El desprendimiento prematuro de placenta es cuando la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé. Suele ocurrir en el tercer trimestre del embarazo, pero a veces ocurre antes.

Esto puede hacer que el bebé nazca antes de tiempo o que tenga un peso bajo al nacer. Y puede hacer que la madre tenga una hemorragia (sangrado) grave. En casos raros, puede ser mortal para la madre, el bebé o ambos.