Dietas especiales para la epilepsia

Saltar la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

Cuando el cuerpo quema (metaboliza) la grasa, crea sustancias llamadas cetonas. La dieta cetógena intenta obligar al cuerpo a usar más grasa para obtener energía en lugar de azúcar (glucosa) al aumentar la grasa y restringir los carbohidratos. La dieta cetógena se puede usar para prevenir las convulsiones en un adulto o un niño que tiene cualquier tipo de epilepsia. Todavía no está claro cómo o por qué la dieta cetógena previene o reduce las convulsiones.

Una versión de la dieta cetógena proporciona 4 gramos de grasa por cada 1 gramo de proteínas y carbohidratos combinados. Las personas que siguen una dieta cetógena tienen que comer principalmente alimentos grasos, como mantequilla, crema (nata) y mantequilla de cacahuate (maní). Los alimentos como el pan, la pasta, las frutas y las verduras tienen que limitarse mucho. Y las calorías totales de la persona también tienen que limitarse. En cada comida, los alimentos deben medirse cuidadosamente para que se administren las cantidades correctas de cada alimento. Incluso una ligera desviación de la dieta puede anular su efecto.

Si está considerando la dieta cetógena, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Para que la dieta evite las convulsiones, su hijo tiene que seguirla exactamente. Las cantidades y tipos de alimentos consumidos deben medirse con precisión. Y la preparación de las comidas puede llevar mucho tiempo.
  • La dieta no funciona para algunos niños, sin importar la exactitud con que la sigan.

La dieta cetógena es muy estricta y puede ser difícil de seguir para algunas personas y familias. También se pueden probar otras dietas especiales para la epilepsia que son menos estrictas.

  • La dieta de triglicéridos de cadena media (MCT, por sus siglas en inglés). Las personas que siguen esta dieta toman un suplemento de aceite en lugar de depender de los alimentos para obtener la grasa en su alimentación. Esto puede hacer que la dieta sea más fácil, ya que se necesita menos grasa total de los alimentos y la persona puede comer más proteínas y carbohidratos.
  • La dieta Atkins modificada. La dieta Atkins se conoce como una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos. La dieta Atkins modificada para personas con epilepsia es similar a la dieta cetógena, pero permite un poco más de flexibilidad en las cantidades de proteínas, líquidos y calorías.
  • El índice glucémico bajo. Esta es la dieta especial menos restrictiva para la epilepsia. No limita los líquidos o las proteínas y las personas no tienen que ser tan estrictas con respecto a las calorías o la cantidad de grasa que comen. Las personas que siguen esta dieta aún consumen mucha más grasa que en una dieta típica, pero los carbohidratos no están tan limitados.

Qué esperar después del tratamiento

Una persona generalmente tiene que ayunar el día y la noche anteriores a comenzar la dieta. La dieta se introduce gradualmente a lo largo de varios días, para que el cuerpo pueda acostumbrarse al cambio dramático. La persona puede sentirse cansada y tener poca energía durante los primeros días.

Por lo general, los niños ingresan en un hospital o centro de epilepsia cuando comienzan la dieta. Allí se puede observar al niño, y los padres y cuidadores pueden recibir capacitación sobre cómo seguir la dieta en casa. La dieta cetógena siempre debe seguirse bajo la supervisión de un médico y un dietista.

Cuando surte efecto, la dieta cetógena funciona rápidamente para reducir las convulsiones. Las personas suelen comenzar a tener menos convulsiones en 2 o 3 semanas. En 2 o 3 meses, podrá saber si la dieta está siendo eficaz.

Por qué se hace

La dieta cetógena y otro tipo de dietas a veces pueden usarse para tratar a las personas que tienen convulsiones graves y que no han reaccionado a los medicamentos antiepilépticos.

Eficacia

Después de 6 meses siguiendo una dieta cetógena, entre el 30% y el 60% de los niños tuvieron la mitad de las convulsiones que antes de comenzar la dieta.nota 1

Los datos demuestran que la dieta cetógena funciona tan bien como los medicamentos para controlar las convulsiones en los niños.nota 2 Hay menos datos probatorios para las dietas especiales en adultos con epilepsia, pero una versión modificada de la dieta Atkins podría funcionar tan bien como la dieta cetógena para controlar las convulsiones.nota 2

Riesgos

Las dietas especiales para la epilepsia no se consideran saludables y pueden tener efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios dificultan seguir con la dieta. Los efectos secundarios incluyen:

  • Problemas digestivos, como diarrea, estreñimiento, náuseas, vómitos y acidez estomacal.
  • Colesterol alto (algunas personas podrían tener que tomar medicamentos).
  • Cálculos renales.
  • Bajos niveles de energía.
  • Tasas de crecimiento más lentas en los niños.
  • Deficiencias de vitaminas y minerales que pueden corregirse tomando suplementos.

Toda persona que siga esta dieta necesita una estrecha supervisión por parte de un médico y un dietista.

Para pensar

La dieta cetógena es muy estricta y puede ser difícil de seguir para algunas personas y familias.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Lee PR, Kossoff EH (2011). Dietary treatments for epilepsy: Management guidelines for the general practitioner. Epilepsy and Behavior, 21(2): 115–121. DOI: 10.1016/j.yebeh.2011.03.008. Accessed May 19, 2016.
  2. Levy RG, et al. (2012). Ketogenic diet and other dietary treatments for epilepsy. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).

Créditos

Revisado: 28 marzo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica:
John Pope MD - Pediatría
Kathleen Romito MD - Medicina familiar
E. Gregory Thompson MD - Medicina interna
Martin J. Gabica MD - Medicina familiar
Steven C. Schachter MD - Neurología