Encuentre su ritmo como padre o madre
 

Mamá que sostiene a su bebé mientras juegan al aire libre

La crianza de los hijos puede hacerle sentir que está entrenando para un maratón y corriendo vuelta tras vuelta sin descanso. Puede hacerle sentir que tiene que seguir a toda velocidad durante todo el día. A pesar de esto, como todo buen corredor, debe aprender a respetar las pausas. Esa es la única manera de recuperarse y recargar energías para el próximo tramo de la carrera.

La crianza de los hijos puede resultar agotadora. Sin embargo, es poco probable que usted pueda ser un padre totalmente dedicado sin tener otras responsabilidades. Hoy en día, la mayoría de los padres debe hacerse cargo de muchas responsabilidades igual de exigentes. Podría parecerle que la única manera de cumplir en tiempo y forma con estas responsabilidades es renunciar al tiempo que dedica para usted; es decir, el tiempo que puede necesitar para recargar energías, volver a concentrarse y encontrar el equilibrio.

Destine tiempo para usted

Incluso cuando cree que encontró un momento de tranquilidad, las cosas pueden cambiar rápidamente. Puede ocurrir que el encuentro de su hijo con amigos termine antes de lo previsto, que se encuentre atrapado en el tránsito o que el último correo electrónico de trabajo que responda le lleve una hora. Cuando uno es padre, la vida se vuelve caótica y desordenada. Quizás ya no haya momentos tranquilos en los que pueda tomarse un descanso. Por eso, es importante que encuentre oportunidades para practicar el cuidado personal donde y cuando pueda.

Le presentamos algunas ideas sobre qué puede hacer para encontrar un momento a solas en medio de la vida familiar:

1. Adapte la situación. Doblar la ropa puede ser una tarea aburrida. ¿Podría destinar tiempo para usted en ese momento? Quizás puede aprovechar para llamar a un amigo por teléfono y ponerse al día (usando auriculares para poder seguir doblando la ropa) o ver videos divertidos en Internet. Encontrar pequeñas maneras de regalarse algo a usted mismo en medio de un día ocupado puede proporcionarle un descanso mental necesario.

2. Dese palabras de ánimo. ¿Necesita motivación emocional? Use su voz interna y háblese a sí mismo como le hablaría a su mejor amigo. Es probable que usted sea mucho más indulgente o alentador respecto de los desafíos o las preocupaciones de sus seres queridos que de las suyas. Ahora trate de usar el mismo tono con usted. Piense en esto cuando necesite:

  • Perdonarse: Me perdí el partido de fútbol de mi hijo, pero, por suerte, habrá otro partido el fin de semana que viene.
  • Aceptar: Estuvo bien decir que no al voluntariado de la escuela, simplemente no puedo ocuparme de eso en este momento.
  • Motivarse: Voy a jugar al tenis una vez a la semana porque me hace feliz y me lo merezco.

3. Tómese un recreo de diez minutos. Como padre, es fácil postergar sus propios pasatiempos o pasiones debido a las exigencias que tiene todos los días. En lugar de proponerse tener tiempo “suficiente” y terminar no teniendo tiempo para nada, ¿qué tal si empieza por proponerse tener “algo” de tiempo? En solo diez minutos, podría mejorar una pequeña parte de su jardín, limpiar la cadena de su motocicleta o leer algunas páginas de un libro.

Si bien es poco tiempo, puede resultarle más fácil dedicarse diez minutos de su día que veinte, treinta o más, y así puede mantenerse conectado con algo que disfruta hacer. Además, puede notar que, al dedicarse diez minutos por día de manera continua, empieza a sentir cambios positivos al cabo de una o dos semanas.

4. Convierta el cuidado personal en un ritual. ¿Puede hacer que el cuidado personal sea un ritual de todos los días? No es necesario que destine mucho tiempo, sino solo unos minutos durante los cuales pueda centrarse en usted.

Esto puede ayudarle a usar momentos predecibles del día en los que sabe que necesitará reorganizarse mentalmente. Si tiene hijos en edad escolar, el momento de despertarlos, vestirlos, darles el desayuno y prepararlos para ir a la escuela puede ser caótico. En cuanto sus hijos se suben al autobús, ¿puede tomarse 10 minutos y hacer de ese rato su ritual de cuidado personal diario? ¿O después de trabajar todo el día? Pruebe meditar o rezar durante cinco minutos antes de volver a su casa y de hacer cualquier otra cosa. Desarrollar un ritual de cuidado personal puede ayudarle a encontrar el equilibrio y a cargar energías para lo que tendrá que hacer después. Además, cuando hay niños en la casa, siempre hay algo para hacer.

Lo más importante de todo esto es que pueda dedicar un momento a centrarse en sus necesidades, aunque, por ahora, sean solo unos minutos. La meta es encontrar algo de calma en medio del caos. Con el tiempo, quizás note que, al igual que un corredor que entrena para una carrera, pequeñas dosis de cuidado personal pueden ayudarle a desarrollar resistencia para el maratón de criar a sus hijos.

 

 

Revisado por los Embajadores Clínicos de Kaiser Permanente. Entre ellos, Mark Dreskin, MD; Sharon Smith, LPC; o David Kane, LCSW. Septiembre de 2018.


Esta información no remplaza las indicaciones de un médico.

No todos los tratamientos o servicios mencionados son beneficios cubiertos para los miembros de Kaiser Permanente ni servicios que ofrece Kaiser Permanente. Para obtener una lista de los beneficios cubiertos, consulte su Evidencia de Cobertura (Evidence of Coverage), el Resumen de Descripción del Plan (Summary Plan Description) o cualquier otro documento relacionado con la cobertura. Para conocer los tratamientos recomendados, comuníquese con su proveedor de atención médica.