Instrucciones de cuidado

Si su bebé tiene más de 4 meses de edad y se está despertando para alimentarse más de dos veces por la noche, puede ser tiempo para un cambio. Usted puede ayudar a su bebé –y ayudarse a sí misma– a dormir mejor y por más tiempo. El objetivo es ayudar a su bebé a que aprenda a calmarse para que no sea usted la única fuente de consuelo para su bebé en las noches.

Durante la fase de recién nacido, su bebé necesita comer con una frecuencia de 1 a 3 horas. Alimentar a su bebé cuando lo pide, le deja poco tiempo para dormir entre las comidas nocturnas, pero esto solo dura unas pocas semanas. Es probable que su bebé empiece a alimentarse con menor frecuencia por la noche que durante el día.

Después de los 2 meses de edad, los bebés adoptan un horario de alimentación regular. Un bebé que es amamantado se alimenta a intervalos de 3 a 5 horas. Un bebé que toma leche de fórmula se alimentará con menor frecuencia, debido a que esta tarda más en digerirse que la leche materna. Así que para los 4 meses, su bebé podría ser capaz de pasar 5 o más horas entre comidas durante la noche.

Añadir cereal a un biberón no hará que un bebé duerma toda la noche. Los bebés no necesitan alimentos sólidos hasta que tienen aproximadamente 6 meses de edad. Algunos bebés pueden estar listos para comer alimentos sólidos a los 4 o 5 meses. Pregúntele a su médico cuándo puede comenzar a darle alimentos sólidos a su bebé.

La atención de seguimiento es una parte clave del tratamiento y la seguridad de su hijo. Asegúrese de hacer y acudir a todas las citas, y llame a su médico si su hijo está teniendo problemas. También es una buena idea saber los resultados de los exámenes de su hijo y mantener una lista de los medicamentos que toma.

¿Cómo puede cuidar a su hijo en el hogar?

Cómo ayudar a su bebé a que duerma mejor

  • Establezca un horario regular para siestas y para la hora de acostarse. Su bebé se adaptará a los horarios de las siestas a ciertas horas del día. Ponga a su bebé a dormir la siesta tan pronto como lo vea somnoliento. Es posible que se frote los ojos cuando tenga sueño. Si su bebé está demasiado cansado, puede costarle trabajo dormirse. Si su bebé no duerme una siesta, trate de mantenerlo despierto hasta la hora de la siguiente siesta.
  • Por la noche, establezca una rutina tranquilizadora. Bañe a su bebé, cántele canciones de cuna, léale un libro o cuéntele un cuento. Estas actividades pueden relajar a su bebé. También le indican que es hora de irse a dormir. No haga que se excite su bebé con juegos activos justo antes de irse a dormir.
  • Ponga a su bebé a dormir en una habitación tranquila y oscura. Mantenga la habitación ligeramente fresca para que su bebé no se acalore.
  • No acune a su bebé para dormirlo. Su bebé aprenderá que usted necesita ayudarlo a dormir. Acune a su bebé, pero póngalo a dormir mientras esté amodorrado, pero no dormido.
  • Hable con su médico acerca de si debe dejar que su bebé llore hasta dormirse. Puede probar a dejar a su bebé llorar por 5 minutos cuando lo ponga en su cama y después entrar a su cuarto. Dele palmaditas a su bebé y dígale palabras reconfortantes, pero no lo cargue. Es conveniente aumentar poco a poco el lapso de tiempo entre visitas al cuarto de su bebé hasta que se duerma. Esto puede ayudar a su bebé a que se duerma sin usted.
  • Durante el segundo semestre del primer año, es de esperar que cosas como un estirón de crecimiento, un cambio en la rutina o la dentición puedan modificar los hábitos de dormir de su bebé. Para ayudar a su bebé a dormir lo mejor posible, trate de que siga su rutina habitual de siestas y de hora para dormir por la noche.
  • Recuerde poner a su bebé a dormir de espaldas. Esto reduce el riesgo del síndrome de muerte infantil súbita (SIDS, por sus siglas en inglés).

Hacer que su bebé se vuelva a dormir

  • Si su bebé llora por la noche, no lo cargue de inmediato. Algunos bebés lloran mientras duermen y después dejan de hacerlo sin despertar. También es posible que su bebé despierte y se vuelva a dormir él solo. Si su bebé llora más de 1 o 2 minutos, confórtelo brevemente con palabras tranquilizadoras y caricias. No prenda la luz ni cargue a su bebé.
  • Si su bebé no se calma, verifique si tiene hambre o necesita cambio de pañal. Alimente o cambie a su bebé silenciosamente. Mantenga la luz tenue. No juegue con su bebé ni le cante. Póngalo otra vez en su cuna después de alimentarlo o cambiarlo.
  • Si su bebé no tiene hambre durante una comida nocturna, cálmelo para que se duerma lo antes posible.
  • Trate de mantener la calma. Los niños pequeños son muy sensibles a la frustración y a la fatiga de los padres. Trate de dormir cuando esté dormido su bebé, incluso durante el día si le es posible, de esa forma tendrá más energía para los momentos en que su bebé está inquieto por la noche.
  • Sea constante con su bebé de noche a noche. Si cambia su plan de cómo manejar el llanto nocturno, asegúrese de estar de acuerdo usted y su pareja antes de acostarse.

¿Cuándo debe pedir ayuda?

Preste especial atención a los cambios en la salud de su hijo y asegúrese de comunicarse con su médico si:

  • Su bebé está inquieto y no come bien o no actúa de la forma en que usted piensa que debería.
  • Los hábitos de dormir o de alimentación de su bebé cambian repentinamente.
  • Piensa que su bebé está enfermo.
  • Tiene preguntas sobre las comidas nocturnas.

¿Dónde puede encontrar más información en inglés?

Vaya a https://www.healthwise.net/patientEd

Escriba M350 en la celda de búsqueda para aprender más acerca de "Problemas del sueño y las comidas nocturnas de su hijo: Instrucciones de cuidado".