Topic Overview

La nicotina es solamente una de las miles de sustancias químicas en el tabaco, pero es el principal componente que afecta el cerebro. Los pulmones absorben inmediatamente la nicotina del humo de los cigarrillos, los cigarros o las pipas. Los tejidos de la boca también absorben la nicotina cuando una persona fuma cigarros o pipas o mastica tabaco.

La nicotina llega al cerebro en segundos y tiene un efecto directo en el organismo por hasta 30 minutos. Cuando una persona consume tabaco en forma regular, los niveles de nicotina se acumulan en el organismo durante el día y persisten durante la noche, exponiendo a la persona a los efectos de la nicotina por 24 horas.

En el organismo, la nicotina actúa al mismo tiempo como estimulante y sedante del sistema nervioso central. La persona siente inmediatamente el efecto estimulante y una sensación placentera. Aumenta el estado de alerta, relaja los músculos, mejora la memoria y la atención y reduce la irritabilidad. El efecto estimulante causa una elevación repentina de la presión arterial, el ritmo respiratorio y el ritmo cardíaco. La estimulación del sistema nervioso central es seguida de depresión y fatiga, lo que hace que la persona desee otro cigarrillo.

La nicotina es una de las sustancias más adictivas. Algunos adolescentes muestran señales tempranas de adicción al cabo de días o semanas de empezar a fumar. El consumo repetido de tabaco provoca una necesidad de cantidades cada vez mayores de nicotina para sentir el mismo efecto (tolerancia). Y el consumo repetido causa síntomas de abstinencia si la persona trata de dejarlo.

Fumar afecta el aspecto de una persona al causar mal aliento, arrugas y manchar de amarillo los dientes y las uñas. El tabaco también conduce a graves problemas de salud, incluyendo:

  • Tos crónica (a largo plazo), falta de aliento y sibilancias.
  • Aumento en el riesgo de enfermedad cardíaca, cáncer de pulmón y de otro tipo, ataque cerebral y enfisema.
  • Aumento en el riesgo entre las mujeres de tener bebés con bajo peso al nacer, lo cual puede resultar en la muerte del bebé. Las mujeres que fuman también corren el riesgo de problemas menstruales, menopausia temprana y osteoporosis.
  • Aumento en el riesgo de problemas de erección entre los hombres.

Señales de uso

  • Olor de cigarrillo en la ropa
  • Paquetes o envoltorios de cigarrillo u otros productos de tabaco en los cestos de basura
  • Necesidad repentina de un adolescente de ir afuera o al baño después de comer
  • Disminución del apetito

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Cancer Society (2010). Child and teen tobacco use. Available online: http://www.cancer.org/Cancer/CancerCauses/TobaccoCancer/ChildandTeenTobaccoUse/index.

Créditos

Revisado26 septiembre, 2018

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: Patrice Burgess MD - Medicina familiar
Adam Husney MD - Medicina familiar
Kathleen Romito MD - Medicina familiar
Michael F. Bierer MD - Medicina interna,