La terapia psicodinámica se concentra en sacar a la luz o entender el pasado de una persona para comprender mejor las acciones y la conducta actuales. Esta técnica supone que los problemas con la conducta están causados por conflictos internos de los que la persona no tiene conciencia.

La terapia psicodinámica supone que todos tienen una mente inconsciente (el subconsciente) y que los sentimientos contenidos en la mente inconsciente a veces son demasiado penosos de enfrentar. De modo que las personas ocultan inconscientemente o no reconocen estos sentimientos dolorosos (negación) como medio de protección. Esta terapia apunta a identificar las defensas usadas inconscientemente para protegerse de las heridas pasadas. Después de que se han identificado las heridas y las defensas, la persona debería sentir menos dolor emocional y puede aprender a usar mejores mecanismos para sobrellevar adversidades.

El tratamiento dura desde varias semanas a varios años. Esto depende de lo graves que sean las cuestiones pasadas. La terapia psicodinámica puede ser útil para tratar la depresión y otras afecciones determinadas, especialmente aquellas que comprenden problemas de relaciones.