El agotamiento por calor ocurre cuando usted no puede sudar lo suficiente como para refrescar su cuerpo. Puede desarrollarse cuando usted trabaja o hace ejercicio en un clima caluroso y no bebe suficientes líquidos como para reemplazar el líquido que pierde por sudar mucho. El agotamiento por calor puede ser causado por pérdida de líquido (deshidratación) o pérdida de electrolitos.

Los síntomas de agotamiento por calor incluyen fatiga, debilidad, dolor de cabeza, mareos y náuseas. Además, la piel está pálida, fresca y húmeda.

El agotamiento por calor leve a veces puede causar desmayo. Pero no causa un cambio en el estado de consciencia mental y por lo general se puede tratar en el hogar.

El agotamiento por calor de moderado a grave en ocasiones puede conducir a un golpe de calor, lo cual requiere tratamiento de urgencia.