La sífilis es una infección que se transmite por medio de las relaciones sexuales. El síntoma más común es una llaga que no duele en los genitales, la zona del recto o la boca. Luego, los síntomas pueden incluir salpullido, caída del cabello y síntomas similares a los de la gripe.

Los síntomas iniciales pueden irse solos, pero la infección sigue allí y puede propagarse si no se la trata. Los antibióticos pueden tratar la sífilis y ayudar a prevenir graves problemas de salud, como problemas del corazón o del cerebro.