Un supositorio es una pequeña cápsula o tableta que contiene medicamentos. Un supositorio se coloca en un conducto corporal, como la vagina o el recto, donde el calor corporal de una persona hace que la cápsula externa o la tableta se disuelva y se libere el medicamento.