Dificultad para respirar grave en niños

Saltar la barra de navegación

Un niño que tiene dificultad para respirar grave:

  • No puede comer ni hablar porque está respirando con dificultad.
  • Tiene los orificios nasales agrandados. Además, el abdomen del niño se mueve hacia adentro y hacia afuera con cada respiración.
  • Parece agotarse.
  • Parece muy somnoliento o confundido.

Llame al 911 o a los servicios de emergencia si estas señales están presentes.