Una infección por el virus sincicial respiratorio, a menudo llamado RSV por sus siglas en inglés, es una infección común de la infancia que puede causar goteo nasal, tos y respiración sibilante. La mayoría de las personas se recuperan del RSV con cuidados en el hogar.

En algunas personas, especialmente los niños pequeños, el RSV puede terminar en neumonía u otro problema respiratorio llamado bronquiolitis y requerir oxígeno y atención en un hospital.