La esclerosis múltiple, a menudo llamada EM, es una enfermedad que destruye gradualmente el recubrimiento que protege las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal. Esto puede causar problemas con el control muscular y la fuerza, la visión, el equilibrio, la sensación y el pensamiento.

La EM no tiene cura, pero los medicamentos pueden ayudar a reducir el número de ataques y hacerlos menos graves.