El lupus es una enfermedad autoinmunitaria crónica (a largo plazo). Esto significa que el sistema inmunitario ataca los propios tejidos saludables del organismo. El lupus puede causarle problemas en la piel, los riñones, el corazón, los pulmones, los nervios o las células sanguíneas.

Cuando usted tiene síntomas de lupus, experimenta empeoramiento o recaídas. Cuando los síntomas mejoran, usted está en remisión. El lupus no puede curarse, pero con tratamiento en el hogar y medicación se puede ayudar a controlar los síntomas.