Los ligamentos son fibras conectivas fuertes y resistentes, similares a una cuerda. Conectan los huesos entre sí, los cartílagos con las articulaciones y brindan soporte a los órganos internos, como los riñones.