Los retrasos en el desarrollo se presentan cuando un niño no demuestra capacidades y habilidades que comúnmente tienen otros niños del mismo grupo de edad. Es posible que los retrasos se den en las capacidades físicas (habilidades motoras gruesas o finas), el lenguaje o el desarrollo de las habilidades personales o sociales.

A los niños a los que se les diagnostican retrasos en el desarrollo se los inscribe en terapias para ayudarlos a adquirir las habilidades en las que están atrasados o que les faltan.