La hipoglucemia diabética (también llamada choque insulínico o reacción a la insulina) consiste en tener una cantidad anormalmente baja de azúcar (glucosa) en la sangre en relación con la cantidad de insulina en la sangre.

Una persona diabética puede volverse hipoglucémica si usa demasiada insulina o medicamentos para la diabetes o si se salta comidas.

Los síntomas de la hipoglucemia incluyen dolor de cabeza, hambre, debilidad, sudoración, ansiedad y cambios en la personalidad. Si no se trata, puede causar convulsiones, pérdida del conocimiento, daño cerebral o la muerte.

El tratamiento para la hipoglucemia diabética consiste en comer alimentos que contienen azúcar o recibir una inyección de glucagón, una sustancia que estimula el hígado para que libere glucosa en el torrente sanguíneo.