Los medicamentos para prevenir los coágulos sanguíneos aumentan el tiempo que tarda en formarse un coágulo de sangre. También ayudan a evitar que los coágulos de sangre ya existentes aumenten de tamaño. Pueden usarse para prevenir o tratar determinadas afecciones de los vasos sanguíneos, el corazón o los pulmones.

Entre este grupo de medicamentos se incluyen anticoagulantes y antiplaquetarios.

Los ejemplos de anticoagulantes incluyen:

  • apixabán (Eliquis)
  • dabigatrán (Pradaxa)
  • rivaroxabán (Xarelto)
  • warfarina (Coumadin)

Los ejemplos de antiplaquetarios incluyen:

  • aspirina (Bayer, Bufferin, Ecotrin)
  • clopidogrel (Plavix)
  • prasugrel (Effient)
  • ticagrelor (Brilinta)