Generalidades del tema

Las señales comunes de advertencia del suicidio incluyen:

  • Hacer afirmaciones suicidas.
  • Estar preocupado con la muerte al conversar, escribir o dibujar.
  • Regalar pertenencias.
  • Distanciarse de amigos y familiares.
  • Tener comportamiento agresivo u hostil.

Es extremadamente importante que usted tome en serio todas las amenazas de suicidio y busque tratamiento inmediato para su hijo o adolescente. Si eres un niño o un adolescente y tienes estos sentimientos, habla con tus padres, un amigo adulto o con tu médico inmediatamente para conseguir ayuda.

Otras señales de advertencia pueden incluir:

  • Descuidar el aspecto personal.
  • Escaparse del hogar.
  • Comportamiento arriesgado, como conducir en forma imprudente o ser promiscuo sexualmente.
  • Un cambio en la personalidad (por ejemplo, pasar de ser alegre a ser callado).

Pensamientos suicidas e intentos de suicidio

Ciertos problemas aumentan las probabilidades de pensamientos suicidas en niños y adolescentes. Otros problemas pueden provocar un intento de suicidio.

  • Los problemas que aumentan las probabilidades de pensamientos suicidas incluyen tener:
    • Depresión u otros problemas de salud mental, como trastorno bipolar (enfermedad maníaco-depresiva) o esquizofrenia.
    • Uno de los padres con depresión o problemas de consumo de alcohol o drogas.
    • Un intento de suicidio anterior.
    • Un amigo, compañero, familiar o héroe (como una figura deportiva o un músico) que recientemente haya intentado suicidarse o se haya suicidado.
    • Una vida familiar conflictiva o donde exista el maltrato.
    • Antecedentes de abuso sexual.
    • Antecedentes de ser víctima de intimidación ("bullying").
  • Los problemas que pueden provocar un intento de suicidio en niños y adolescentes incluyen:
    • Posesión o adquisición de armas, pastillas u otros medios para hacerse daño a sí mismo.
    • Problemas de consumo de drogas o alcohol.
    • Presenciar el suicidio de un familiar.
    • Problemas en la escuela, como tener malas notas, comportamiento conflictivo o ausencias frecuentes.
    • Pérdida de uno de los padres o de un familiar cercano debido a la muerte o a un divorcio.
    • Problemas legales o disciplinarios.
    • Estrés causado por cambios físicos relacionados con la pubertad, enfermedad crónica y/o infecciones de transmisión sexual.
    • Distanciarse de otros y no comunicar sus pensamientos.
    • Dudas sobre la orientación sexual.

Depresión

Las señales de depresión, la cual puede conducir a una conducta suicida, incluyen:

  • Sentirse triste, vacío o propenso al llanto casi todos los días.
  • Pérdida de interés en actividades que se disfrutaban en el pasado.
  • Cambios en los hábitos de alimentación y del sueño.
  • Dificultad para pensar y concentrarse.
  • Quejas de aburrimiento constante.
  • Quejas de dolores de cabeza, de estómago o fatiga sin tener problemas físicos.
  • Expresiones de culpa o no permitir que nadie lo elogie o premie.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration o FDA, por sus siglas en inglés) ha emitido una advertencia sobre los medicamentos antidepresivos y el riesgo de suicidio. Hable con su médico acerca de estos posibles efectos secundarios y las señales de advertencia del suicidio.

Tome en serio cualquier mención de suicidio. Si alguien que usted conoce amenaza con suicidarse, consiga ayuda de inmediato. Para saber más, vea Pensamientos o amenazas suicidas.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Créditos

Revisado: 28 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: John Pope, MD, MPH - Pediatría
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
David A. Brent, MD - Psiquiatría Infantil y Adolescente