Generalidades del tema

El parto y la lactancia pueden afectar su deseo sexual. El agotamiento, el dolor en los senos (mamas), las exigencias de su bebé y la recuperación del parto pueden reducir su interés en la intimidad con su pareja. Pero tal vez se sienta más cómoda teniendo relaciones sexuales después del nacimiento del bebé. La experiencia de cada mujer es diferente.

Usted puede ayudar a restablecer una relación sexual con su pareja anticipando los efectos físicos del amamantamiento.

  • Cuando está excitada sexualmente, puede tener escapes o derrames de los senos. Si esto le parece molesto, tenga toallas a mano o tome otras medidas para prepararse.
  • También puede experimentar sequedad vaginal. Si esto se vuelve un problema, hay lubricantes vaginales para proporcionar humedad. Usted también puede consultar con su médico sobre tomar pastillas anticonceptivas si han pasado algunos meses desde que dio a luz. El tipo que contiene una dosis muy baja de estrógeno puede ser útil.

Algunas mujeres notan que se excitan mientras amamantan. Si bien esta sensación es similar a una respuesta sexual, no está relacionada con el impulso sexual. Es una manera del organismo para preparar el seno para amamantar.

Hable con su pareja sobre sus sentimientos, inquietudes y expectativas. Además, descanse toda vez que le sea posible. Trate de reservar un tiempo para que ustedes dos vuelvan a conectarse emocional y físicamente.

Información relacionada

Créditos

Revisado: 29 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: Sarah A. Marshall, MD - Medicina familiar
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva