Rotura de la bolsa de las aguas

Saltar la barra de navegación

Cuando usted está embarazada, un saco lleno de líquido llamado saco amniótico rodea y protege al feto. Cuando se forma un agujero o se desgarra el saco, se llama rotura de la bolsa de las aguas (o también rotura de membranas). La mayoría de las mujeres describen esto como "romper la fuente" o "romper aguas".

La bolsa de las aguas puede romperse sola. Esto se llama rotura espontánea de la bolsa de las aguas. Sucede la mayoría de las veces después de que ha empezado el trabajo de parto activo.

A veces, el médico o la comadrona (partera) puede romper el saco amniótico para iniciar o acelerar el trabajo de parto. Esto se llama rotura artificial de la bolsa de las aguas.

Las contracciones pueden volverse más fuertes después de romper aguas.

Es posible que sienta salir un chorro grande de líquido después de romper aguas. El útero continúa produciendo líquido amniótico hasta el nacimiento del bebé. Por lo tanto, usted puede seguir sintiendo algo de derrame, especialmente justo después de una contracción fuerte (contracción de los músculos del útero).

Rotura espontánea de la bolsa de las aguas

A veces, es difícil saber si ha roto aguas. A medida que se aproxima su fecha estimada de parto, el útero ejerce más presión sobre la vejiga. Una contracción de Braxton Hicks o un estornudo fuertes pueden hacer que se escape algo de orina. Usted podría confundir esto con la rotura de la bolsa de las aguas.

Si está acostada cuando rompe aguas, es más probable que note un chorro de líquido. Si rompe aguas cuando está de pie, es más probable que solo note un goteo. Esto se debe a que la cabeza del bebé es empujada contra el cuello uterino y actúa como un corcho cuando está de pie.

Si cree que ha roto aguas:

  • Llame a su médico. Tal vez quiera evaluarla en cuanto rompa aguas.
  • No se coloque nada en la vagina. No tenga relaciones sexuales ni se enjuague la vagina con líquido (lavado vaginal).

También puede ir al hospital o al centro de maternidad. Los profesionales de la salud allí evaluarán la secreción para determinar si es líquido amniótico.

El líquido amniótico normalmente varía de un color blanco turbio a amarillo ámbar. Dígale a su profesional de la salud si el líquido que le sale:

  • Es oscuro o verdoso. Puede haber meconio (de la primera evacuación del bebé) en el líquido.
  • Tiene olor desagradable. Esto puede ser señal de una infección en el útero.
  • Tiene sangre. Es normal que haya pequeñas vetas de sangre. Pero si todo el líquido tiene sangre, podría ser señal de un problema con la placenta.

Rotura artificial de la bolsa de las aguas para inducir el trabajo de parto

Para iniciar (inducir) o acelerar el trabajo de parto, es posible que su médico le rompa el saco amniótico. Esto solo debería hacerse después de que el cuello uterino haya empezado a abrirse (dilatarse) y la cabeza del bebé haya descendido bien (encajado) en la pelvis. Si la bolsa de las aguas se rompe demasiado pronto, el cordón umbilical podría deslizarse alrededor de la cabeza del bebé o por debajo de ella. (Esto se conoce como prolapso de cordón). Si el cordón queda apretado entre la cabeza del bebé y los huesos pélvicos, el suministro de sangre al bebé podría disminuir o interrumpirse.

Para romperle el saco amniótico, su médico le introduce un gancho de plástico estéril en la vagina. Puede parecerse a una aguja de ganchillo larga, o podría ser un gancho más pequeño adherido al dedo de un guante estéril. El gancho se usa para tirar suavemente del saco amniótico hasta que el saco se rompe. Esto no suele ser doloroso. Podría sentir que le sale un gran chorro de líquido. El útero continúa produciendo líquido amniótico hasta el nacimiento del bebé. Por ello puede continuar sintiendo algo de derrame, especialmente justo después de una contracción fuerte.

Revisado: 29 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva