Aspectos básicos del estrés

Mujer con una tabla de surf que mira hacia el océano

Reacción de lucha o huida. Esta es una respuesta biológica que los humanos tienen programada como ayuda para enfrentarse a amenazas o desafíos. Cuando usted se encuentra frente a una situación de estrés, sus hormonas se movilizan por el cuerpo para ayudarle a enfrentar la amenaza (lucha) o evitarla (huida).

Es probable que esté familiarizado con distintas maneras en que su cuerpo reacciona ante el estrés: se aceleran el pulso y la respiración, se tensionan los músculos y le sudan las manos. Todas estas reacciones le ayudan a responder ante una posible “amenaza”, incluso aunque simplemente ocurra que su gato le salta encima en medio de la noche para saludarle. Cuando ya no hay amenaza, las hormonas se calman y el cuerpo se relaja.

A veces, el estrés ayuda. Puede motivarle a entregar a tiempo un trabajo importante o a terminar una carrera. Sin embargo, el estrés que perdura por largos períodos puede ser muy dañino para su salud física y mental.

¿Quiénes experimentan estrés?

Usted no puede evitar el estrés por completo. Todas las personas lo experimentan en algún momento. Existen fuentes de estrés comunes, como las exigencias normales del trabajo, la familia, el estudio u otras responsabilidades. También existen acontecimientos más estresantes, como perder el trabajo, separarse de la pareja o tener una enfermedad grave. Las situaciones traumáticas también pueden ocasionar estrés, como un desastre natural o un accidente grave.

¿Cuándo es dañino el estrés?

Sentirse estresado durante largos períodos puede ser muy perjudicial. Si tiene estrés crónico, puede llegar a experimentar:

  • Síntomas físicos, como dolor de estómago, dolor de cabeza o dolor de cuerpo.

  • Síntomas emocionales, como ansiedad, irritabilidad o dificultad para concentrarse.

El estrés puede tener un gran efecto en usted. Puede generarle tensión en los hombros y dolor de cabeza. Puede impedirle dormir de noche, incluso aunque se sienta exhausto. Puede ocasionar que deje de hacer ejercicio o que recurra a mecanismos de adaptación poco saludables, como comer comida chatarra o tomar alcohol.

Con el tiempo, el estrés crónico puede contribuir al desarrollo de problemas de salud graves, como presión arterial alta, enfermedades del corazón, diabetes y condiciones de salud mental.

¿Lee estos síntomas y le resultan conocidos? ¿Identifica algunos de estos signos de estrés como propios? Hay buenas noticias: reconocer que está estresado es el primer paso para poder manejar mejor el estrés. Como segundo paso, incorporar algunas actividades, como ejercicio, atención plena e incluso dormir mejor, puede ayudarle a lidiar con los efectos negativos del estrés.

Afronte el estrés en el momento

Hay cosas que puede hacer para aliviar el estrés en el momento:

  • Respire profundamente varias veces. Parece tonto, pero respirar de manera profunda realmente puede ayudar a reducir el estrés en el momento. ¿Quiere intentarlo? Una estrategia sencilla es exhalar durante el doble de tiempo del que inhala. Por ejemplo, cuente hasta dos segundos cuando inhala y hasta cuatro segundos cuando exhala. Concéntrese en su respiración y respire de manera lenta y constante. Notará rápidamente que su mente y su cuerpo responden.

  • Practique ser amable en su diálogo interno. Cuando uno se siente estresado, parece que hasta los pensamientos se escuchan en voz alta. Si su voz interior le grita “¡No puedo hacer esto!”, intente tener pensamientos positivos y calmos, como “Está bien estar nervioso. Voy a permitirme intentarlo”.

  • Llame a alguien. Probablemente tiene familiares, amigos o colegas en quienes confía para hablar de sus emociones. Desahogarse con alguien puede ayudarle a planear cómo actuar, obtener una nueva perspectiva o, simplemente, liberarse de algo que le hacía mal.

Agregue una actividad antiestrés a su rutina

También puede hacer actividades que le ayudarán a desarrollar resiliencia ante el estrés con el tiempo.

Hacer ejercicio con regularidad puede levantarle el ánimo y ayudar a reducir el estrés. No es necesario que haga una sesión de gimnasia agotadora, simplemente puede salir a caminar un rato con el perro, con su bebé o solo.

Los métodos de relajación, como la atención plena, la meditación, los ejercicios de respiración o el yoga, pueden mejorar su ánimo.

Los pensamientos positivos pueden ayudarle cuando llega el momento de enfrentar una situación difícil. Los errores suceden, y todas las personas tienen días malos. Desarrollar una voz interior positiva puede ayudarle a tener más autocompasión y a poner las cosas en perspectiva.

 

 

Revisado por los Embajadores Clínicos de Kaiser Permanente. Entre ellos, Mark Dreskin, MD; Sharon Smith, LPC; o David Kane, LCSW. Septiembre de 2018. 


Esta información no remplaza las indicaciones de un médico.

No todos los tratamientos o servicios mencionados son beneficios cubiertos para los miembros de Kaiser Permanente ni servicios que ofrece Kaiser Permanente. Para obtener una lista de los beneficios cubiertos, consulte su Evidencia de Cobertura (Evidence of Coverage), el Resumen de Descripción del Plan (Summary Plan Description) o cualquier otro documento relacionado con la cobertura. Para conocer los tratamientos recomendados, comuníquese con su proveedor de atención médica.