La respuesta sexual femenina es la serie de sentimientos y sensaciones físicas que una mujer tiene cuando está excitada sexualmente. Cada mujer tiene su propio patrón de respuesta sexual, el cual probablemente cambie a lo largo de su vida.

En el aspecto afectivo, la respuesta sexual saludable incluye sentimientos de deseo, excitación y, luego, satisfacción. Muchas mujeres no sienten deseo hasta que son estimuladas lo suficiente como para excitarse.

En el aspecto físico, una mujer excitada sexualmente siente:

  • Excitación y meseta. La zona genital se siente "llena" a medida que la sangre llena los vasos sanguíneos en la pelvis, la vulva y el clítoris. La vagina y los labios vaginales se humedecen con un líquido transparente. Los músculos comienzan a contraerse en todo el cuerpo y la respiración se acelera. Esto se intensifica.
  • Clímax. La estimulación del clítoris (y a veces otras zonas sensibles) lleva a un máximo de tensión muscular. Cuando esta se libera repentinamente (orgasmo), siguen contracciones musculares placenteras en la pelvis.
  • Resolución. El cuerpo se relaja.

Para una mujer que ha sufrido maltrato, es común que la respuesta sexual esté mezclada, u obstruida, con miedo, vergüenza, ansiedad, ira o dolor físico.