La densidad ósea es una medición de la concentración en el hueso de minerales (principalmente calcio y fosfato) que son vitales para tener huesos fuertes. Una alta densidad ósea significa cantidades superiores al promedio de calcio y fosfatos en los huesos, mientras que una densidad ósea inferior al promedio podría significar que usted tiene baja densidad ósea (a veces llamada osteopenia) u osteoporosis.