El Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (United States Preventive Services Task Force) es la principal fuente de este país de recomendaciones y directrices para pruebas de detección, asesoría psicológica y el uso de medicamentos para la prevención de enfermedades. Se compone de expertos médicos y lo patrocina la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica (AHRQ, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (Department of Health and Human Services).

El grupo de trabajo lleva a cabo periódicamente evaluaciones rigurosas e imparciales de evidencia científica y desarrolla recomendaciones para los servicios clínicos preventivos.