Generalidades

Choque significa que su cuerpo y sus funciones están dejando de funcionar. El cuerpo entra en choque cuando no puede hacer llegar suficiente sangre a los órganos vitales, como el corazón o el cerebro. Esto puede deberse a una enfermedad repentina, una lesión o sangrado. A veces, incluso una lesión leve puede provocar choque.

El choque es una afección potencialmente mortal. Si una persona tiene señales de choque, llame al 911 o a otros servicios de emergencia y comience el tratamiento en el hogar de inmediato.

Los adultos y los niños de más edad suelen tener varios síntomas de choque, que incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentirse muy mareados o aturdidos, como si se fueran a desmayar.
  • Sentirse muy débiles o tener problemas para estar de pie.
  • Estar menos alerta o no poder pensar con claridad. Es posible que se sientan confusos, inquietos, temerosos o que no puedan responder preguntas.

Los bebés y los niños pequeños también suelen tener varios síntomas de choque, que incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Tener mucho sueño o dificultad para despertarse.
  • No responder cuando se les toca o se les habla.
  • Respirar mucho más rápido de lo normal.
  • Actuar como si estuvieran confusos. Es posible que el niño no sepa dónde está.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento oportuno en el hogar puede salvarle la vida a la persona.

  • Llame al 911 o a otros servicios de emergencia.
  • Recueste a la persona. Si hay una lesión en la cabeza, el cuello o el pecho, haga que mantenga horizontales las piernas. De lo contrario, eleve las piernas de la persona al menos 12 pulgadas (30 cm).
  • Si la persona vomita, gírela hacia un lado para permitir que los líquidos drenen de la boca. Si piensa que la persona podría tener una lesión de cuello o de espalda, gírele suavemente la cabeza, el cuello, los hombros y el cuerpo como si fueran una unidad (como hacer girar un tronco).
  • Detenga cualquier sangrado (vea cómo detener un sangrado intenso) y coloque una tablilla (férula) en cualquier hueso fracturado (vea entablillamiento).
  • Mantenga a la persona abrigada, sin que sienta calor. Coloque una manta debajo de la persona y cúbrala con una sábana o una manta, según el clima. Si la persona está en un lugar caliente, intente mantenerla fresca.
  • Tómele el pulso en caso de que el personal médico al teléfono necesite saber cuán rápido o lento es. Vea cómo tomar el pulso. Si el estado de la persona cambia, mida el pulso nuevamente.
  • Intente mantener a la persona calmada.

Información relacionada

Créditos

Revisado23 septiembre, 2018

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar