Consejos para padres

Foto de una fruta o verdura

Ayude a sus hijos a adquirir hábitos saludables

Los niños y los adolescentes obesos tienen muchas más probabilidades de ser adultos obesos. Aproximadamente 1 de cada 3 niños en los Estados Unidos tiene sobrepeso o es obeso. Y 1 de cada 3 niños nacidos a partir del año 2000 tendrá diabetes tipo 2 en algún momento de su vida.

Otros enfrentarán problemas de salud crónicos relacionados con la obesidad, por ejemplo, enfermedades cardíacas, presión arterial elevada, cáncer y asma. Los niños con sobrepeso también corren más riesgos de tener problemas emocionales y sociales.

Es posible que los niños de hoy incluso vivan menos que sus padres.

Siga la regla de 5-2-1-0 a diario:

  • 5 (o más) porciones de frutas y verduras
  • 2 horas (o menos) de tiempo de exposición a la pantalla
  • 1 hora de actividad física
  • 0 bebidas azucaradas

Ayude a sus hijos a mantenerse activos

Ayudar a que sus hijos sean personas físicamente activas puede prevenir el desarrollo de los problemas de peso o evitar que estos empeoren.

  • Haga de la actividad física parte del estilo de vida diario de su familia. Caminen juntos a la escuela, paseen al perro, monten en bicicleta o jueguen a atraparse.
  • Los niños y los adolescentes son personas activas por naturaleza, pero suelen pasar horas frente a la computadora y el televisor. Limite el tiempo que dedica a mirar televisión y a jugar a los videojuegos a menos de 2 horas por día y mantenga el televisor fuera de la habitación de sus hijos. Los expertos recomiendan que los niños menores de 3 años no estén expuestos a la pantalla. 
  • Recuerde que, con el tiempo, incluso un poco de actividad física puede marcar una gran diferencia en el peso y la salud de su hijo.
  • Asegúrese de que su hijo duerma al menos 8-9 horas de noche. Los niños necesitan muchas horas de sueño para mantenerse activos y regular el apetito.

Fomente una alimentación saludable

Dé el ejemplo respecto de los hábitos alimenticios saludables que quiere que sus hijos sigan. Preparar comidas saludables es una buena idea para toda la familia, no solo para los niños y adultos con sobrepeso. Enseñe a sus hijos una nutrición saludable con estos consejos:

  • Manifieste su amor y aceptación sin importar la figura ni la talla de su hijo. No intente darle un trato especial a un niño con sobrepeso. Evite usar palabras como "flaco" y "gordo" o burlarse del peso.
  • Comience el día con un desayuno saludable.
  • Coman juntos en la mesa y apague el televisor mientras comen.
  • Deles agua a los pequeños y sedientos atletas, en lugar de refrescos o bebidas deportivas.
  • Ayude a sus hijos a hacer frente a sus antojos de comida chatarra manteniéndola fuera de su casa y limitando el consumo de comidas rápidas y procesadas.
  • Si está embarazada, planee amamantar a su bebé. Hay estudios que demuestran que los bebés que se amamantan corren menos riesgos de ser obesos más adelante.
  • Nunca utilice los alimentos como forma de recompensa o castigo.

un chico pelando una manzana Usted es responsable de lo que su hijo come, y de dónde y cuándo lo hace. Sin embargo, deje que su hijo decida cuánto comer. Esto permite que los niños sincronicen su propio apetito y aprendan a dejar de comer cuando están llenos.

Un niño no necesita comer tanto como un adulto. Evite la tentación de hacer que sus hijos "dejen el plato limpio" antes de levantarse de la mesa.

¿Qué contiene el plato de su hijo?

  • Después de los 2 años de edad, limite el consumo de grasas saturadas (por ejemplo, leche entera, quesos, helados y  hot dogs) en la dieta de su hijo.
  • Anime a sus hijos a probar alimentos saludables. No se rinda si a su hijo no le gusta una comida en particular. Un niño necesita probar una comida nueva entre 8 y 10 veces antes de que pueda decidir si le gusta.
  • De vez en cuando, está bien darle un gusto a su hijo con comidas rápidas, chips, caramelos y galletas, siempre que no formen parte de la dieta diaria.
  • Si la escuela o la guardería de su hijo no le ofrece almuerzos o refrigerios saludables, prepárele alimentos nutritivos. Dejar que los niños participen en la preparación de sus propios almuerzos les enseña a tomar buenas decisiones con respecto a los alimentos.
  • Evite los refrescos, las bebidas deportivas y energizantes con cafeína, los jugos y las bebidas con azúcar. Choose healthy beverages instead.
  • Tenga siempre frutas y verduras a su disposición para cada una de sus comidas. Intente servir comidas en las que las frutas y las verduras cubran la mitad del plato de su hijo. Busque nuevas formas de agregar frutas y verduras.
  • Ofrezca comidas nutritivas y bocadillos saludables en porciones adecuadas según la edad. Planifique una comida o un refrigerio cada 4 ó 5 horas, pero no con una frecuencia menor a 2 horas.
  • Sepa con qué están alimentando a sus hijos quienes están a su cuidado. Participe en la planificación de un menú saludable, si es posible.

Adolescentes sanos

Los años de la adolescencia pueden causar grandes presiones en la familia. Las cuestiones de peso y de imagen corporal y los cambios naturales que atraviesa su hijo pueden ser difíciles para usted y para  el adolescente.

Tener alimentos saludables en la casa y enseñarle al adolescente a comer bien puede ayudarle a garantizar que también elijan opciones inteligentes cuando se trate de comida al estar lejos de casa.

Relegue al adolescente algunas tareas relacionadas con la planificación de las comidas o deje que él o ella decida sobre las actividades familiares que pueden poner a todos en movimiento.

Inicie conversaciones que contengan consejos para una alimentación saludable para adolescentes y adultos jóvenes.

Para los niños

¡Prepárate para jugar! Descubre nuestros juegos que enseñan hábitos alimenticios saludables.

Revisado en inglés por: Adam Tsai, MD, Robert Riewerts, MD y Trina Histon, PhD, marzo de 2016
Revisores adicionales de Kaiser Permanente

©2016 Kaiser Permanente

Juntos, comemos mejor

Productos frescos y sabores interesantes

Herramientas para una buena alimentación