Uso y seguridad de los opioides

Foto de una fruta o verdure

Los opioides son medicamentos que se utilizan para tratar el dolor de moderado a intenso. Es posible que no eliminen el dolor por completo, pero pueden ayudarle a sentirse más cómodo.

Cómo tomar opioides correctamente

Tomar los medicamentos correctamente, según lo recetó su médico, permite evitar los efectos secundarios y las complicaciones ocasionadas por los opioides.

  • Nunca tome más cantidad de opioides de la que le recetó el médico.
  • No consuma cerveza, vino ni otras bebidas alcohólicas mientras toma opioides.
  • No tome opioides junto con otros medicamentos (recetados, de venta libre, hierbas, etc.) antes de consultar a su médico o farmacéutico.
  • Nunca tome medicamentos que no le hayan recetado, incluidas las drogas ilícitas.
  • No mastique, triture ni disuelva las pastillas, a menos que se lo indique su médico o farmacéutico.
  • No doble, corte ni aplique calor sobre los parches con opioides.

Utilice los opioides de manera segura para protegerse y proteger a los demás.

  • Lea cuidadosamente la información que viene con los medicamentos recetados de opioides.
  • Revise la etiqueta de los medicamentos recetados para asegurarse de que sea el medicamento correcto y la dosis adecuada.
  • No conduzca hasta saber de qué manera lo afectará el medicamento.
  • Sepa cuáles son los signos de la sobremedicación o sobredosis.
  • Nunca comparta ni venda los medicamentos.
  • Guarde los opioides en un cajón, un armario o una caja con llave, para evitar que otras personas los utilicen.
  • Safely throw away unused medications.

Efectos secundarios de los opioides

Los efectos secundarios de los opioides pueden incluir:

Los efectos secundarios adicionales a tener en cuenta cuando se consume opioides a largo plazo son:

  • osteoporosis
  • disminución del deseo y rendimiento sexual debido a niveles de testosterona más bajos
  • mayor sensibilidad al dolor (hiperalgesia)
  • apnea del sueño
  • otras enfermedades crónicas

Cuándo llamar al médico o al 911

Llame a su médico inmediatamente si usted presenta cualquiera de estos signos de sobremedicación:

  • dificultad para despertarse
  • mareos o desmayos
  • somnolencia o quedarse dormido
  • comportamiento afectado por la intoxicación (“actuar como si estuviera ebrio”)
  • ronquidos inusuales o respiración entrecortada mientras duerme

Si usted considera que está sobremedicado, deje de consumir los medicamentos con opioides y llame a su médico de inmediato. Manténgase despierto y camine. No se duerma.

Asegúrese de que sus amigos, familiares y compañeros de trabajo conozcan los signos de alarma de la sobredosis. Deben llamar al 911 inmediatamente si usted presenta cualquiera de las siguientes reacciones:

  • uñas o labios azulados o morados
  • imposibilidad para despertarse
  • balbuceos
  • cuerpo flojo
  • falta de latidos o latidos débiles
  • problemas para respirar

Si considera que su medicamento no reduce el dolor, consulte a su médico. Nunca tome más cantidad de medicamento, o con mayor frecuencia, de la que su médico le recetó.

Opioides de acción corta

Si el dolor no es constante, es posible que el médico le recete opioides de acción corta. Estos medicamentos actúan rápidamente para aliviar el dolor y pueden ayudarle a sentirse mejor por unas horas.

Entre los opioides de acción corta comunes se incluyen:

Opioides de acción prolongada

Estos medicamentos demoran en hacer efecto pero alivian el dolor por más tiempo. Por lo general se toman en forma permanente, en lugar de hacerlo solo cuando lo necesita. Se conocen con el nombre de medicamentos de liberación “extendida”, “controlada” o “prolongada”.

Entre los opioides de acción prolongada se incluyen:

Opioides con acetaminofén

Varios medicamentos con opioides se combinan con el acetaminofén (Tylenol). Siga estas pautas para evitar daños al hígado ocasionados por la sobredosis de acetaminofén:

  • No tome más cantidad de la que le recetaron.
  • No tome opioides junto con otros medicamentos que contengan acetaminofén.
  • No tome más de 1,000 mg por dosis, o más de 4,000 mg, de acetaminofén por día, a menos que así lo indique su médico.
  • Si usted es mayor de 75 años, no tome más de 3,000 mg por día.
  • Si tiene problemas de hígado o si consume más de 1 bebida alcohólica por día, no tome más de 2,000 mg por día.

Algunos síntomas ocasionados por consumo excesivo de acetaminofén son:

  • falta de apetito
  • náuseas
  • vómito
  • dolor o malestar abdominal
  • confusión
  • piel y ojos amarillentos

¿Puedo volverme adicto a los opioides?

La adicción a los opioides es poco frecuente cuando usted toma los medicamentos correctamente. Sin embargo, el riesgo puede aumentar con el uso a largo plazo.

Si usted está preocupado por la adicción, consulte a su médico, enfermera o farmacéutico. Si usted tuvo (o tiene actualmente) problemas con el abuso de sustancias, sea sincero con su médico. Su dolor aún puede tratarse.

Aunque no sea adicto a los opioides, puede experimentar síntomas de abstinencia si deja de tomar los medicamentos, como por ejemplo:

  • escalofríos y piel de gallina
  • diarrea
  • insomnia (dificultad para dormir)
  • movimientos en las piernas que no puede controlar
  • dolor en los huesos y los músculos
  • excitabilidad
  • vómito

Para dejar de tomar opioides en forma segura, disminuya la dosis lentamente (según lo indique su médico). Consulte a su médico antes de dejar de tomar cualquier medicamento.

Uso de opioides a largo plazo

La terapia de opioides a largo plazo generalmente se receta a personas que:

  • No sienten alivio del dolor con otros tratamientos.
  • Han tenido éxito y han mejorado sus funciones con el uso de opioides a corto plazo.
  • También utilizan tratamientos complementarios, como la fisioterapia o la terapia del comportamiento.

Si usted utiliza opioides por un largo período de tiempo (más de 6 meses), su médico puede ayudarle a crear un plan de terapia con opioides en el que usted:

  • Firma un acuerdo de medicamentos que le ayudará a entender sus responsabilidades cuando vaya a tomar opioides.
  • Establece objetivos de manejo del dolor para el tratamiento.
  • Acepta las expectativas de alivio del dolor con medicamentos.
  • Evalúa regularmente qué tan eficaz es el tratamiento.
  • Identifica algunas cosas que puede hacer en su hogar para aliviar el dolor.

Opioides en adultos mayores

Si usted es mayor de 65 años, es posible que deba usar una dosis más baja del medicamento. Entre los efectos a largo plazo en personas de tercera edad se incluyen: daños en el hígado y los riñones, mayor confusión y riesgo de caídas.

Mujeres embarazadas

Aunque el uso de opioides a largo plazo no parece causar malformaciones congénitas, puede afectar al bebé, tanto mientras usted está embarazada como cuando está amamantando.

Consulte a su médico sobre los riesgos y beneficios.

Fuentes:

Opioids911

Instituto Nacional sobre el Abuso de DrogasKaiser Permanente no se responsabiliza por el contenido o las normas de los sitios de Internet externos o aplicaciones móviles.

National Practice Resource CMI Pain Management Advisory Group © Programa de Atención Médica de Kaiser Permanente CMI National LTOT Practice Resource

Revisado en inglés por: Andrew Bertagnolli, PhD, noviembre de 2015
Revisores adicionales de Kaiser Permanente

© 2015 Kaiser Permanente

Tome medidas