Dolor crónico

Foto de una fruta o verdure

Por lo general, el dolor crónico es “invisible”. Quizás usted pueda parecer sano, en especial si no utiliza una silla de ruedas, un bastón ni un aparato ortopédico. Sin embargo, el dolor crónico es real y cuanto antes comience a tratarlo, más rápido podrá recuperar su vida.

¿Qué es el dolor crónico?

El dolor crónico es distinto del dolor agudo.

  • El dolor agudo, como, por ejemplo, el de la distensión de un músculo, de una torcedura de tobillo o de una cortadura profunda, en general, no dura mucho tiempo. Puede surgir debido a una lesión o a una enfermedad y mejora a medida que la herida sana.
  • El dolor crónico no siempre aparece por una causa específica y puede tardar más tiempo en mejorar. Para algunas personas, este tipo de dolor nunca desaparece por completo.

Programe una cita con su médico si el dolor persiste por más de tres meses. Tal vez sea un signo de que padezca un dolor crónico.

Obtenga estrategias rápidas para living better with chronic pain.

¿Cuál es la causa del dolor crónico?

Por lo general, el dolor comienza cuando los nervios envían señales al cerebro para informarle que usted tiene una lesión o una enfermedad. Cuando sufre de dolor crónico, el cuerpo puede sanar, pero el cerebro continuará recibiendo estas señales. Los estudios muestran que, con el paso del tiempo, el cerebro está tan acostumbrado a recibirlas, que no puede desactivarlas.

En algunos casos, el dolor crónico no surge a causa de una lesión o de una enfermedad, sino que se origina por señales de dolor que no funcionan adecuadamente. Esto puede deberse a:

  • nervios dañados
  • dolor sin causa aparente

Conocer la fuente del dolor puede ser clave para tratarlo.

El dolor por cáncer, en general, se trata de una manera distinta al dolor crónico. Entérese de living with cancer.

Cómo lo afecta el dolor

El dolor crónico es mucho más que la manera como el cuerpo se siente. Quizás también experimente síntomas como:

  • depresión y ansiedad
  • problemas para hacer ejercicio o para moverse
  • cambios en el estado de ánimo
  • problemas para desenvolverse con normalidad en el hogar y en el trabajo
  • problemas para conciliar el sueño y cansancio
  • relaciones tensas con la familia y los amigos
  • tensión que deriva en más dolor

Hable con su médico acerca de estos problemas que son muy frecuentes. La depresión y el estrés, en especial, pueden causar más dolor: pida ayuda para romper el ciclo de dolor y depresión.

Care for Pain es un programa personalizado en línea que puede ayudarle a manejar estos síntomas.

Cómo comprender el dolor

El primer paso para manejarlo es, simplemente, saber qué lo desencadena, cuál es la gravedad del dolor y cómo aliviarlo.

Comience a redactar un diario del dolor para monitorear cómo se siente. Registre el dolor cada día o varias veces en un día. Esta es una buena herramienta para utilizar al hablar con su médico sobre el dolor.

Obtenga consejos importantes para hablar con su médico con respecto al dolor crónico.

Revisado en inglés por: Andrew Bertagnolli, PhD, noviembre de 2015
Revisores adicionales de Kaiser Permanente

© 2015 Kaiser Permanente

Tome medidas