• English

Desprendimiento prematuro de placenta

Generalidades del tema

¿Qué es el desprendimiento prematuro de placenta?

El desprendimiento prematuro de placenta es un problema durante el embarazo en el que la placenta se separa de la pared del útero en forma muy temprana. La placenta es un órgano redondo y plano que se forma durante el embarazo. Le proporciona al bebé alimento y oxígeno de la madre.

  • Durante un embarazo normal, la placenta se mantiene firmemente adherida a la pared interna del útero hasta que el bebé haya nacido.
  • Con el desprendimiento prematuro de placenta, la placenta se separa (se desprende) de la pared del útero demasiado temprano, antes del nacimiento del bebé.

El desprendimiento prematuro de placenta puede ser muy perjudicial. En raras ocasiones, puede causar la muerte.

  • El bebé puede nacer demasiado temprano (prematuro) o con bajo peso.
  • La madre puede perder mucha sangre.

El desprendimiento prematuro de placenta suele suceder en el tercer trimestre. Pero puede suceder en cualquier momento después de la semana 20 de embarazo. También se llama desprendimiento placentario o abrupción placentaria.

¿Cuál es la causa del desprendimiento prematuro de placenta?

Los médicos no están seguros de qué lo causa, pero algunas cosas pueden aumentar su riesgo. Estas cosas se llaman factores de riesgo. Los factores de riesgo comunes para el desprendimiento prematuro de placenta incluyen:

  • Presión arterial alta (140/90 o más). Este es el mayor factor de riesgo para el desprendimiento prematuro de placenta, ya sea que la presión arterial alta sea un problema a largo plazo o sea causada por el embarazo (preeclampsia).
  • Haber tenido un desprendimiento prematuro de la placenta en el pasado.
  • Fumar durante el embarazo.

Los factores de riesgo menos comunes incluyen:

  • Consumir cocaína.
  • Tener una cicatriz de una cirugía anterior o un fibroma uterino donde la placenta se ha adherido a la pared del útero.
  • Tener una lesión en el útero. Esto podría suceder a causa de un accidente automovilístico, una caída o maltrato físico.
  • Ruptura prematura de las membranas por 24 horas o más, especialmente cuando hay una infección en el útero.

¿Cuáles son los síntomas?

Si usted tiene un desprendimiento prematuro de placenta, podría notar una o más señales de advertencia. Llame a su médico de inmediato si está embarazada y:

  • Tiene sangrado vaginal leve o moderado.
  • Tiene dolor o molestias en el útero. También es posible que lo sienta duro o rígido.
  • Tiene señales de trabajo de parto prematuro. Estas señales incluyen contracciones regulares y molestias o dolores en la parte baja de la espalda o en el abdomen.
  • Nota que su bebé se mueve menos de lo habitual.

No se puede decir realmente cuál es la gravedad del desprendimiento prematuro de placenta por la cantidad de sangrado vaginal. A veces, la sangre queda atrapada entre la placenta y la pared del útero. De modo que podría ser un problema grave aun si hay solamente un poco de sangrado.

Llame al 911 o a servicios de emergencia de inmediato si usted tiene:

  • Dolor repentino o intenso en el abdomen.
  • Sangrado vaginal intenso, como un chorro de sangre o la expulsión de un coágulo..
  • Cualquier síntoma de choque ("shock"). Estos incluyen sentirse aturdida o como si usted estuviera por desmayarse. Sentirse confusa, inquieta o débil. Tener revoltura estomacal o vómito. Y tener respiración rápida y superficial.

En raras ocasiones, los síntomas de choque son las únicas señales de un problema grave.

¿Como se diagnostica el desprendimiento prematuro de placenta?

El problema puede ser difícil de diagnosticar. Su médico le preguntará acerca de sus síntomas y le hará un examen físico. Las pruebas que le realicen pueden incluir:

  • Una cardiotocografía. Esto se hace para evaluar la condición de su bebé y verificar si hay contracciones en el útero.
  • Una ecografía. Esta prueba puede detectar aproximadamente la mitad de las abrupciones placentarias.
  • Un análisis de sangre para ver si tiene anemia. Usted puede volverse anémica a causa de una pérdida de sangre intensa.

Si se sospecha un desprendimiento prematuro de la placenta, es probable que deba ser hospitalizada hasta que su médico averigüe lo grave que es.

¿Cómo se trata?

El tipo de tratamiento que necesite depende de:

  • Cuán grave es el desprendimiento.
  • Cómo está afectando a su bebé.
  • Cuán cerca está de su fecha probable de parto.

Si usted tiene un desprendimiento de placenta leve y su bebé no está sufriendo, es posible que no tenga que permanecer en el hospital.

  • Usted y su bebé serán examinados con frecuencia durante el resto de su embarazo.
  • Si usted está en trabajo de parto prematuro y está lejos de la fecha del parto, es posible que se le administren medicamentos para detener el trabajo de parto.

Si usted tiene un desprendimiento de placenta de moderado a grave, es probable que tenga que ser hospitalizada para que se pueda observar de cerca la salud de su bebé.

  • En la mayoría de los casos, será necesario dar a luz al bebé rápidamente. Esto significa que es probable que a usted le realicen una cesárea (parto por cesárea).
  • Si ha perdido mucha sangre, es posible que necesite una transfusión.

Si su bebé es prematuro, quizás lo traten en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés). La NICU está dirigida a las necesidades de los bebés prematuros o de los recién nacidos que están enfermos.

¿Se puede prevenir el desprendimiento prematuro de placenta?

No existe ninguna manera asegurada de prevenir el desprendimiento prematuro de placenta, pero hay cosas que usted puede hacer para reducir su riesgo. Su riesgo es mucho mayor de lo normal si ha tenido un desprendimiento prematuro en el pasado, así que los siguientes pasos son muy importantes.

  • Si tiene la presión arterial alta, siga las recomendaciones de tratamiento de su médico.
  • No fume mientras está embarazada.
  • No use drogas ilegales como cocaína o metanfetamina.
  • Hágase controles regulares durante el embarazo.
  • Tome entre 0.4 mg (400 mcg) y 0.8 mg (800 mcg) de ácido fólico todos los días.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)
409 12th Street SW
P.O. Box 70620
Washington, DC  20024-9998
Teléfono: 1-800-673-8444
Teléfono: (202) 638-5577
Correo electrónico: resources@acog.org
Dirección del sitio web: www.acog.org
 

El Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) es una organización sin fines de lucro de profesionales que brindan atención médica a mujeres, incluyendo adolescentes. El Centro de Recursos de ACOG publica manuales y materiales educativos para pacientes. La sección de publicaciones en la web del sitio tiene folletos educativos para pacientes sobre muchos temas de la salud de las mujeres, incluyendo salud reproductiva, lactancia, violencia y dejar de fumar.


March of Dimes
1275 Mamaroneck Avenue
White Plains, NY  10605
Teléfono: (914) 997-4488
Dirección del sitio web: www.marchofdimes.com
 

The March of Dimes tries to improve the health of babies by preventing birth defects, premature birth, and early death. March of Dimes supports research, community services, education, and advocacy to save babies' lives. The organization's website has information on premature birth, birth defects, birth defects testing, pregnancy, and prenatal care.


Referencias

Otras obras consultadas

  • Cunningham FG, et al. (2010). Placenta abruption section of Obstetrical hemorrhage. In William's Obstetrics, 23rd ed., pp. 757–795. New York: McGraw-Hill.
  • Greenburg JA, et al. (2011). Folic acid supplementation andpregnancy: More than just neuraltube defect prevention. Reviews in Obstetrics and Gynecology, 4(2): 52–59.
  • Kay HH (2008). Placenta previa and abruption. In RS Gibbs et al., eds., Danforth's Obstetrics and Gynecology, 10th ed., pp. 387–399. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Miller DA (2010). Placenta previa and abruption placentae. In Management of Common Problems in Obstetrics and Gynecology, 5th ed., pp. 57–61. Chichester: Wiley-Blackwell
  • Scearce J, Uzelac PS (2007). Third-trimester vaginal bleeding. In AH DeCherney et al., eds., Current Diagnosis and Treatment Obstetrics and Gynecology, 10th ed., pp. 328–341. New York: McGraw-Hill.
  • Williams DE, Pridjian G (2011). Obstetrics. In RE Rakel, DP Rakel, eds., Textbook of Family Medicine, 8th ed., pp. 359–401. Philadelphia: Saunders.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Family Medicine
Revisor médico especializado William Gilbert, MD - Maternal and Fetal Medicine
Última revisión 3 abril, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.