Inducción y aceleración del trabajo de parto

Saltar a la barra de navegación

Inducción y aceleración del trabajo de partoSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Inducción del trabajo de parto

A medida que el fin del embarazo se acerca, normalmente, el cuello uterino se vuelve más blando (madura) y comienza a abrirse (dilata) y se afina (borra), preparándose para el trabajo de parto y el parto. Cuando el trabajo de parto no comienza naturalmente por sí mismo y el parto vaginal tiene que suceder enseguida, es posible hacer que el trabajo de parto comience artificialmente (inducido).

A pesar de que la inducción del trabajo de parto es una práctica bastante común, los instructores de parto alientan a las mujeres a aprender sobre la misma y sobre los medicamentos para estimular el trabajo de parto estancado (aceleración) para ayudar a las mujeres a decidir lo que es adecuado para ellas.

Cuando el trabajo de parto se induce por razones médicas, suele ser porque es más seguro para usted tener el bebé ahora en vez de arriesgarse a tener más problemas por continuar con el embarazo.

Puede inducirse el trabajo de parto por una de las siguientes razones:

  • Su embarazo ha continuado por 1 o 2 semanas después de la fecha estimada de parto.
  • Usted tiene una afección (como presión arterial alta, desprendimiento prematuro de placenta, infección, enfermedad pulmonar, preeclampsia o diabetes) que puede amenazar su salud o la salud de su bebé si continúa el embarazo.1
  • Se le ha roto la fuente (saco amniótico) pero no han comenzado las contracciones de trabajo de parto activo.
  • Su bebé tiene una afección que necesita tratamiento, y los riesgos del parto vaginal son bajos. No se intentan la inducción y el parto vaginal si el bebé puede sufrir un daño o está en peligro inmediato. En tales casos, suele hacerse un parto por cesárea.

Algunas mujeres piden inducción del parto cuando no hay una razón médica para que se la hagan (inducción electiva). Y, a veces, los médicos inducen el trabajo de parto por motivos no médicos, como, por ejemplo, si usted vive lejos del hospital y es posible que no llegue al hospital si entra en trabajo de parto. En estas situaciones, su médico esperará hasta que usted esté al menos en la semana 39, porque es más seguro para su bebé.

Cuando el trabajo de parto no empieza como se espera o es necesario, se prefiere inducir el trabajo de parto a tener un parto por cesárea. Si no tiene éxito la inducción del parto, tal vez sea posible intentar otra vez. En algunos casos, un parto por cesárea es mejor para la madre y para el bebé, según el estado de salud de ambos.

Modos de inducir el parto

Hay varias maneras de inducir las contracciones del trabajo de parto.

  • Puede usarse medicamento para ablandar el cuello uterino y ayudar a que se afine (borre).
  • Puede usarse medicamento para hacer que el útero se contraiga.
  • Puede usarse una sonda con globo (como una sonda de Foley) para ayudar a que se abra el cuello uterino.
  • Si su cuello uterino está blando y se abre ligeramente, barrer las membranas o romper el saco amniótico (amniotomía) puede comenzar o aumentar las contracciones.
Medicamentos para hacer que madure el cuello uterino e inducir el trabajo de parto
  • El misoprostol (Cytotec) es una pastilla que se toma por boca o se coloca en la vagina (usando una dosis más baja). Es un medicamento que actualmente está aprobado para tratar úlceras. Usarlo para hacer madurar el cuello uterino es una práctica muy aceptada pero no indicada en la etiqueta de este medicamento.
  • Puede darse oxitocina (Pitocin) a través de una vena (por vía intravenosa) en pequeñas cantidades para hacer madurar el cuello uterino. Pero suele darse después de que se ablanda el cuello uterino, para hacer que el útero se contraiga. El trabajo de parto que se induce con oxitocina suele comenzar con más fuerza y progresa más rápidamente que el trabajo de parto que comienza por sí mismo, especialmente en madres primerizas. Si la oxitocina no induce el trabajo de parto o si la frecuencia cardíaca del bebé indica sufrimiento, puede ser necesario un parto por cesárea.
  • Puede insertarse dinoprostona (como Cervidil o Prepidil Gel) como un supositorio dentro de la vagina (vía intravaginal). También puede administrarse como gel que se rocía suavemente dentro de la apertura del cuello uterino (vía intracervical). Cuando el cuello uterino está maduro, el trabajo de parto puede comenzar por sí mismo.

Se considera que el cuello uterino está maduro y listo para el trabajo de parto activo cuando está blando, bien dilatado, y borrado, y cuando el cuello uterino y el bebé están ubicados abajo en la pelvis. Si el cuello uterino no está lo suficientemente maduro, puede continuarse la administración de medicamentos hasta que lo esté.

Sonda con globo para ayudar a inducir el trabajo de parto

Una sonda con globo, como una sonda de Foley, es un tubo estrecho con un globo pequeño en el extremo. El médico la inserta en el cuello uterino e infla el globo. Esto ayuda a que se abra el cuello uterino (dilate). La sonda se deja en el lugar hasta que el cuello uterino se haya abierto lo suficiente como para que el globo se caiga (aproximadamente 3 cm).

Barrido de las membranas para ayudar a inducir el parto

El barrido, o despegamiento, de las membranas amnióticas es una primera medida sencilla que se usa para tratar de iniciar el trabajo de parto. El barrido de las membranas separa la membrana amniótica del útero lo suficientemente como para que el útero comience a producir prostaglandinas. Este tipo de sustancia química ayuda a desencadenar las contracciones y el trabajo de parto. Después que el cuello uterino se abre un poco, este paso puede hacerse fácilmente en el consultorio de su médico o de su enfermera especializada en obstetricia.

El barrido de las membranas funciona en 1 de cada 8 mujeres. Esto significa que comienza el trabajo de parto sin la necesidad de usar oxitocina ni de romper las membranas artificialmente.2 Para barrer las membranas, su médico o enfermera especializada en obstetricia introduce un dedo enguantado a través del cuello uterino. Entonces, "barre" con el dedo alrededor del borde interno de la apertura.

El barrido de las membranas es de bajo riesgo. No aumenta su riesgo de infección. Podría sentirse incómoda a continuación, con contracciones irregulares y algo de sangrado.2

Ruptura artificial de las membranas para inducir el trabajo de parto

Para ayudar a comenzar o a acelerar el trabajo de parto, su médico podría romper su saco amniótico (ruptura de las membranas). Esto debería hacerse solamente después de que su cuello uterino haya comenzado a abrirse (dilatarse) y la cabeza de su bebé haya descendido firmemente (encajada) en su pelvis. Si las membranas se rompen demasiado pronto, hay riesgo de que el cordón umbilical se deslice alrededor o por debajo de la cabeza del bebé (prolapso de cordón umbilical). Si el cordón queda apretado entre la cabeza del bebé y los huesos pélvicos, la irrigación de sangre al bebé podría reducirse o detenerse.

Para romper su saco amniótico (amniotomía), su médico le inserta un dispositivo plástico estéril dentro de la vagina. Este dispositivo puede parecerse a una aguja de crochet larga o puede ser una aguja más pequeña adherida al dedo de un guante estéril. El gancho se usa para tironear suavemente en el saco amniótico hasta que el saco se rompa. Este procedimiento no suele ser doloroso. Un gran chorro de líquido suele seguir a la ruptura del saco amniótico. El útero continúa produciendo líquido amniótico hasta el nacimiento del bebé. De modo que usted puede continuar sintiendo algún derrame, especialmente justo después de una contracción fuerte.

Aceleración

Si el trabajo de parto activo ha comenzado por sí mismo pero las contracciones se han vuelto más lentas o se han detenido completamente, es necesario tomar medidas para ayudar a que el trabajo de parto progrese (aceleramiento). La aceleración se hará cuando:

  • El trabajo de parto activo ha comenzado, pero sus contracciones son débiles o irregulares o se han detenido por completo.
  • Usted ha comenzado el trabajo de parto activo, pero el saco amniótico no se ha roto por sí mismo. En este caso, su médico o su enfermera-partera puede romper el saco amniótico (amniotomía) para acelerar el trabajo de parto. Si el trabajo de parto todavía no progresa, puede administrarse oxitocina (Pitocin) para hacer que el útero se contraiga.
  • El trabajo de parto activo ha comenzado y el saco amniótico se ha roto por sí mismo, pero el trabajo de parto no está progresando. Puede darse oxitocina (Pitocin) para hacer que el útero se contraiga.

Si el trabajo de parto no progresa a pesar del barrido de las membranas, una amniotomía, oxitocina o una combinación de estas medidas, es posible que se considere un parto por cesárea.

Inducción y aceleración del trabajo de partoSaltar a la barra de navegación

Inducción y aceleración del trabajo de partoSaltar a la barra de navegación

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American College of Obstetricians and Gynecologists (2009, reaffirmed 2013). Induction of labor. ACOG Practice Bulletin No. 107. Obstetrics and Gynecology, 114(5, Part 1): 386–397.
  2. Boulvain M, et al. (2005). Membrane sweeping for induction of labour. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).

Inducción y aceleración del trabajo de partoSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado14 noviembre, 2014