Seguridad en la casa

Foto de una fruta o verdure

y en el automóvil

Aunque los accidentes en el hogar, como las quemaduras y las caídas, son la causa principal de lesiones entre las personas mayores, la buena noticia es que la mayoría de estos percances pueden evitarse.

Medidas para evitar las caídas

Cuando los adultos mayores sufren accidentes en el hogar, las consecuencias pueden ser devastadoras. Las caídas por lo general causan fracturas de huesos importantes, especialmente en la cadera, las piernas y la espina dorsal. Las personas mayores que fall and break a hip rara vez recuperan por completo la movilidad y la independencia.

Los siguientes consejos le ayudarán a reducir el riesgo de sufrir una caída:

  • Haga ejercicio regularmente, incluidos ejercicios para el equilibrio como tai chi o yoga.
  • Asegúrese de que su casa esté bien iluminada.
  • Evite tener cosas fuera de lugar que puedan hacer que se tropiece.
  • Coloque protecciones sobre todas las superficies, como los bordes afilados de las encimeras, que podrían causar lesiones.
  • Revise sus medicamentos (algunos podrían provocarle mareos).
  • Hágase revisiones de la vista y la audición de manera regular.
  • Pregúntele a su médico si necesita una remisión a fisioterapia para que evalúen su forma de caminar y determinen si necesita dispositivos de ayuda como un bastón o una andadera.
  • Use un bastón o una andadera si se lo recomendaron.
  • Revise su presión arterial de manera regular.
  • Use zapatos cómodos y resistentes.

Use esta fall prevention checklist (PDF), vea nuestro video, u obtenga más información sobre cómo making your home fall-proof.

Dispositivos de ayuda

Es posible que para estar en su casa deba hacer algunos cambios. Es posible que necesite usar una walker (andadera), cane (un bastón), u otros assistive devices (dispositivos de ayuda) para realizar sus actividades diarias. Si tiene artritis es posible que necesite hacer otras modificaciones en su casa.

PERS (Sistema de respuesta para emergencias personales)

Cuando usted se inscribe en este servicio, se le entrega un transmisor que por lo general se coloca alrededor del cuello o la muñeca. Cuando necesite atención médica de urgencia, active el transmisor y el PERS (Personal Emergency Response System, Sistema de respuesta para emergencias personales) llamará automáticamente a un centro de respuesta para emergencias para solicitar ayuda.

Cuando está al volante

Envejecer no significa que sus días de conductor terminaron. Pero si empieza a notar que sus reflejos son más lentos o su vista no es tan buena como antes, es posible que desee considerar hacer algunos cambios en sus hábitos de conducción, como conducir únicamente durante el día. También es posible que considere la posibilidad de que otra persona lo lleve, tomar autobuses o usar servicios de transporte comunitario. ¿No está seguro? Podemos ayudarle a decidir si ya es tiempo de que deje de conducir.

Existen servicios comunitarios que pueden ayudar a evaluar sus capacidades actuales para conducir y darle recomendaciones. Las evaluaciones de conducción por lo general las realizan los terapeutas ocupacionales o los especialistas en rehabilitación de conductores. Además, puede evaluar sus capacidades de conducción en línea a través de programas ofrecidos por la AARP (American Association of Retired Persons), la AAA (American Automobile Association) y otras.

Revisado en inglés por: Helene Martel, MA, marzo de 2016
Revisores adicionales de Kaiser Permanente

©2016 Kaiser Permanente