Cómo usar hielo y compresas frías

Saltar a la barra de navegación

Cómo usar hielo y compresas fríasSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

El hielo y las compresas frías pueden aliviar el dolor, la hinchazón y la inflamación causados por lesiones y otras afecciones, como la artritis.

Tipos de hielo y compresas frías

  • Toalla helada. Moje una toalla con agua fría y exprímala hasta que solo esté húmeda. Doble la toalla, métala en una bolsa de plástico y congélela durante 15 minutos. Saque la toalla de la bolsa y colóquela en la zona lesionada o dolorida.
  • Compresa de hielo. Coloque alrededor de 1 libra (0.5 kg) de hielo en una bolsa de plástico o en una compresa de hielo que se compra en la tienda. Vierta el agua necesaria para cubrir apenas el hielo. Apriete la bolsa para sacarle el aire y séllela. Envuelva la bolsa en una toalla húmeda y colóquela en la zona afectada.
  • Compresas frías.
    • Las bolsas de arvejas (chícharos) o maíz (elotes) congelados son baratas, duran de 10 a 20 minutos y se adaptan bien al cuerpo.
    • Mezcle 3 tazas (710 ml) de agua y 1 taza (235 ml) de alcohol isopropílico (de frotar) en una bolsa para congelador. Selle la bolsa y colóquela en el congelador hasta que se forme aguanieve. Vuelva a congelar la bolsa cuando se derrita el aguanieve.
    • También puede comprar compresas frías que pueden reutilizarse. Guárdelas en el congelador. Algunas están diseñadas para envolverlas alrededor de una zona lesionada, como un brazo o una rodilla.

Cómo usar hielo o compresas frías

Colóquese hielo o una compresa fría en la zona lesionada o dolorida al menos 3 veces al día mientras tenga dolor, hinchazón e inflamación. Durante las primeras 72 horas, colóquese hielo por 10 minutos, una vez cada hora. Después de eso, use hielo por entre 15 y 20 minutos, 3 veces al día: por la mañana, por la tarde después del trabajo o la escuela y media hora antes de acostarse. Además, colóquese hielo después de cualquier actividad prolongada o ejercicio vigoroso.

Ponga siempre un paño entre la piel y la compresa de hielo, y presione firmemente contra todas las curvas de la zona afectada. No se coloque hielo por más de 15 a 20 minutos seguidos y no se quede dormido con el hielo sobre la piel.

Las compresas frías comerciales son demasiado pesadas y voluminosas para usarlas en el ojo o alrededor de este. Tenga cuidado alrededor del ojo para evitar una quemadura química en el ojo si la compresa tiene una fuga.

Cómo usar hielo y compresas fríasSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializado H. Michael O'Connor, MD - Medicina de emergencia

Revisado9 septiembre, 2014