• English

Incontinencia urinaria en las mujeres

Generalidades del tema

El aparato urinario y su ubicación en el cuerpo

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es la emisión accidental de orina. Puede suceder cuando tose, se ríe, estornuda o trota. O podría tener una necesidad repentina de ir al baño, pero no puede llegar a tiempo. Los problemas de control de la vejiga son muy comunes, especialmente entre los adultos mayores. Por lo general, no causan problemas de salud graves, pero pueden ser avergonzantes.

La incontinencia puede ser un problema a corto plazo causado por una infección del tracto urinario, un medicamento o estreñimiento. Mejora cuando usted trata el problema que lo está causando. Pero este tema se centra en la incontinencia urinaria continua.

Existen dos tipos principales de incontinencia urinaria. Algunas mujeres, especialmente las mujeres mayores, tienen los dos.

  • La incontinencia por esfuerzo ocurre cuando usted estornuda, tose, se ríe, trota o hace otras cosas que hacen presión sobre la vejiga. Este es el tipo de problema de control de la vejiga más común en las mujeres.
  • La incontinencia de urgencia sucede cuando tiene una fuerte necesidad de orinar, pero no puede llegar al baño a tiempo. Esto puede suceder incluso cuando la vejiga solo tiene una pequeña cantidad de orina. Es posible que algunas mujeres no sientan ninguna señal de advertencia antes de tener una pérdida de orina accidental. Otras mujeres podrían tener una pérdida involuntaria de orina cuando beben agua o cuando escuchan o tocan agua que corre. La vejiga hiperactiva es un tipo de incontinencia de urgencia. Pero no todas las personas con vejiga hiperactiva tienen pérdida de orina.

¿Qué causa la incontinencia urinaria?

Los problemas de control de la vejiga podrían ser causados por:

  • Debilidad de los músculos en la parte baja del tracto urinario.
  • Problemas o daño en el tracto urinario o en los nervios que controlan la micción.

La incontinencia de esfuerzo puede ser causada por el parto, aumento de peso u otras afecciones que estiran los músculos del piso pélvico. Cuando estos músculos no pueden sostener la vejiga en forma adecuada, la vejiga desciende y ejerce presión sobre la vagina. No puede contraer los músculos que cierran la uretra. Entonces, podría producirse una pérdida involuntaria de orina por la presión adicional sobre la vejiga cuando tose, estornuda, se ríe, hace ejercicio u otras actividades.

La incontinencia de urgencia es causada por un músculo hiperactivo de la vejiga que empuja la orina hacia fuera de la vejiga. Puede ser debido a irritación de la vejiga, estrés emocional o afecciones cerebrales, como la enfermedad de Parkinson o un ataque cerebral. Muchas veces, los médicos no saben cuáles son las causas.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal de la incontinencia urinaria es la evacuación accidental de orina.

  • Si tiene incontinencia de esfuerzo, es posible que pierda una cantidad pequeña a mediana de orina cuando tose, estornuda, se ríe, hace ejercicio o cosas similares.
  • Si tiene incontinencia de urgencia, es posible que sienta una necesidad urgente repentina de orinar y la necesidad de orinar con frecuencia. Con este tipo de problema de control de la vejiga, es posible que pierda una cantidad mayor de orina que puede humedecer su ropa o correrle por las piernas.
  • Si tiene incontinencia mixta, podría tener síntomas de ambos problemas.

¿Cómo se diagnostica la incontinencia urinaria?

Su médico le preguntará qué y cuánto bebe. También le preguntará acerca de la frecuencia y la cantidad de orina y de pérdidas involuntarias. Podría ayudarla llevar un registro de estos factores usando un diario de la vejiga durante 3 o 4 días antes de consultar a su médico.

Su médico la examinará y podría realizar algunas pruebas simples para buscar la causa del problema de control de la vejiga. Si su médico cree que podría ser causado por más de un problema, es probable que le haga más pruebas.

¿Cómo se trata?

Los tratamientos son diferentes para cada persona. Dependen del tipo de incontinencia que usted tenga y cuánto afecta su vida. Una vez que su médico sepa la causa de la incontinencia, su tratamiento puede incluir ejercicios, entrenamiento de la vejiga, medicamentos, un pesario o una combinación de estos. Algunas mujeres podrían necesitar cirugía.

También hay algunas medidas que puede tomar en el hogar. En muchos casos, estos cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para controlar la incontinencia.

  • Reduzca el consumo de bebidas con cafeína, como café y té. También reduzca el consumo de bebidas efervescentes como las sodas. Y no beba más de una bebida alcohólica al día.
  • Coma alimentos altos en fibra para ayudar a evitar el estreñimiento.
  • No fume. Si necesita ayuda para dejar de usar tabaco, hable con su médico sobre programas y medicamentos para dejar de fumar. Estos pueden aumentar sus probabilidades de dejar el hábito para siempre.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Intente ejercicios sencillos para el piso pélvico, como ejercicios de Kegel.
  • Vaya al baño varias veces al día en horarios establecidos y use ropa que se pueda quitar fácilmente. Mantenga el camino hacia el baño lo más despejado y corto que pueda.
  • Lleve un registro de sus síntomas y de sus evacuaciones accidentales de orina con un diario de la vejiga. Esto los ayuda a usted y su médico a encontrar el mejor tratamiento para usted.

Si tiene síntomas de incontinencia urinaria, no sienta vergüenza de informar a su médico. La mayoría de las personas con incontinencia pueden recibir ayuda o curarse.

¿Cómo puede prevenir la incontinencia urinaria?

Fortalecer los músculos pélvicos con ejercicios de Kegel podría reducir el riesgo de incontinencia.

Si fuma, trate de dejar de hacerlo. Dejar de fumar podría hacer que tosa menos, lo que podría ayudar con la incontinencia.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la incontinencia urinaria:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes actuales:

Cómo vivir con incontinencia urinaria:

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Incontinencia de esfuerzo en mujeres: ¿Debería hacerme una cirugía? - [Stress Incontinence in Women: Should I Have Surgery?]

Causa

La incontinencia de esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo es causada por factores que estiran los músculos del piso pélvico, como:

  • Parto.
  • Aumento de peso.

Cuando estos músculos no pueden sostener la vejiga, la vejiga desciende y hace presión sobre la vagina. No puede contraer los músculos que cierran la uretra. Entonces, podría producirse una pérdida involuntaria de orina por la presión adicional sobre la vejiga cuando tose, estornuda, se ríe, hace ejercicio u otras actividades.

Es el tipo de incontinencia urinaria más común en las mujeres.

La tos crónica por el hábito de fumar también puede empeorar la incontinencia de esfuerzo.

Incontinencia de urgencia

La incontinencia de urgencia es causada por un músculo hiperactivo de la vejiga que empuja a la orina hacia fuera de la vejiga. Muchas veces los médicos no saben cuáles son las causas. Pero, a veces, la causa es:

  • Obstrucción de la vejiga.
  • Estrés emocional.
  • Afecciones del cerebro como la enfermedad de Parkinson o un ataque cerebral.

La vejiga hiperactiva es un tipo de incontinencia de urgencia. Pero no todas las personas con vejiga hiperactiva tienen pérdida de orina. Para más información, vea el tema Vejiga hiperactiva.

Otros tipos de incontinencia

Los tipos menos comunes de incontinencia urinaria tienen otras causas. Estos tipos incluyen:

Síntomas

El síntoma principal de la incontinencia urinaria es un problema para controlar la micción.

  • Síntomas de incontinencia urinaria de esfuerzo:
    • Evacuación involuntaria de orina, especialmente al toser, estornudar o reír
    • Pérdida de una cantidad de orina de pequeña a moderada
  • Síntomas de incontinencia urinaria de urgencia:
    • Necesidad de orinar incontrolable, frecuente y repentina
    • Puede evacuar una cantidad moderada o grande de orina, aunque es posible una pequeña cantidad

Es común que las mujeres tengan síntomas de ambos tipos de incontinencia. Esto se llama incontinencia mixta.

Qué sucede

La incontinencia urinaria, por lo general, comienza en forma gradual y empeora lentamente. A medida que la incontinencia empeora, una mujer podría:

  • Evitar salir en público por vergüenza.
  • Hacer menos actividad.
  • Tener problemas físicos causados por contacto frecuente con orina. Estos problemas pueden incluir irritación de la zona inguinal e infecciones del tracto urinario más frecuentes.

Con frecuencia, el tratamiento de la causa de la incontinencia elimina o controla estos problemas.

Algunos problemas de vejiga son temporales. Por ejemplo, usted puede tener una infección del tracto urinario que causa incontinencia, pero el problema se va después de que se cura la infección.

Qué aumenta el riesgo

A veces, varias cosas se combinan para causar incontinencia urinaria. Por ejemplo, una mujer puede haber tenido múltiples partos, ser de edad avanzada, y tener una tos grave por una bronquitis crónica o fumar. Todo esto podría contribuir a su problema de incontinencia.

Los factores físicos que aumentan la probabilidad de incontinencia urinaria incluyen:

Las enfermedades y las afecciones que podrían provocar incontinencia urinaria incluyen:

  • Tos crónica debido al hábito de fumar o a una bronquitis.
  • Prolapso de órganos pélvicos.
  • Diabetes.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Esclerosis múltiple.
  • Cáncer de vejiga.
  • Ataque cerebral.
  • Lesión de la médula espinal.

Los medicamentos y los alimentos que podrían empeorar la incontinencia urinaria incluyen:

  • Bebidas con cafeína y carbonatadas, como café, té y soda.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Medicamentos recetados que aumentan la producción de orina (como diuréticos) o que relajan la vejiga (como anticolinérgicos y antidepresivos).
  • Fumar.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si:

  • Tiene incontinencia urinaria que comienza repentinamente. Esto se llama incontinencia aguda. Suele ser causada por problemas en el tracto urinario o medicamentos, y puede ser corregida fácilmente.
  • La evacuación involuntaria de orina es un problema de tal magnitud que necesita usar protectores absorbentes o si la incontinencia interfiere en su vida de cualquier forma.

No sienta vergüenza de hablar sobre la incontinencia con su médico. La incontinencia urinaria no es un resultado inevitable del envejecimiento. La mayoría de las mujeres con incontinencia pueden obtener ayuda o cura.

Espera vigilante

Si tiene incontinencia urinaria que se desarrolla lentamente, es posible que pueda controlar el problema usted misma. Si el tratamiento en el hogar no es eficaz o si la incontinencia interfiere en su estilo de vida, pregúntele a su médico acerca de otros tratamientos.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar y tratar la incontinencia urinaria incluyen:

Su profesional de la salud podría recomendarle que consulte a un médico que se especialice en problemas del tracto urinario (urólogo) o que se especialice en el tratamiento de personas mayores (geriatra).

Si necesita cirugía, es importante que encuentre un cirujano con experiencia en el tipo de procedimientos quirúrgicos usados para tratar la incontinencia.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Para diagnosticar la causa de su incontinencia urinaria, su médico le preguntará acerca de su historial de salud y le hará un examen físico. Podría serle más fácil responder estas preguntas si lleva un diario de la vejiga (¿Qué es un documento PDF ?) durante 3 o 4 días antes de consultar a su médico.

Para verificar si tiene incontinencia de esfuerzo, su médico puede pedirle que tosa mientras está de pie.

Su médico también puede ordenar otras pruebas:

Pruebas urodinámicas

Las pruebas urodinámicas son costosas. Por lo general, se realizan solo si está considerando una cirugía o si el tratamiento no le ha dado resultado y usted necesita saber más sobre la causa. Ofrecen una forma más avanzada de revisar la función de la vejiga.

Las pruebas reales hechas en las pruebas urodinámicas con frecuencia varían. Estas pueden incluir:

  • Una cistometría, que es una serie de pruebas que miden la presión de la vejiga a diferentes niveles de llenado.
  • Mediciones de residuo posmiccional (PVR, por sus siglas en inglés), las cuales miden la cantidad de orina que permanece en la vejiga después de que usted orina.
  • Radiografías o ecografías. Estas se usan para examinar los cambios en la posición de la vejiga y la uretra al orinar, toser o realizar un esfuerzo.

Si la causa de la incontinencia no se identifica con las pruebas anteriores, podrían necesitarse pruebas de mayor alcance.

Generalidades del tratamiento

La incontinencia urinaria no es un resultado inevitable del envejecimiento. La mayoría de las mujeres con incontinencia pueden obtener ayuda o cura.

El mejor tratamiento depende de la causa de su incontinencia y de sus preferencias personales. Los tratamientos incluyen:

  • Capacitación conductual, como entrenamiento de la vejiga y micción programada. Para más información, vea Otros tratamientos.
  • Cambios de estilo de vida y ejercicio para el piso pélvico (Kegel). Para más información, vea Tratamiento en el hogar.
  • Medicamentos. Para más información, vea Medicamentos.
  • Dispositivos médicos. Para más información, vea Otros tratamientos.
  • Cirugía. Para más información, vea Cirugía.

Capacitación conductual, ejercicios y cambios de estilo de vida, y medicamentos suelen probarse primero. Si el problema no mejora, su médico podría probar otro tratamiento o hacer más pruebas.

Cuando haya más de una causa de la incontinencia, la causa más significativa se tratará primero, seguida del tratamiento para la causa secundaria, si es necesario.

Prevención

Es posible que usted reduzca las probabilidades de desarrollar incontinencia urinaria si:

Tratamiento en el hogar

Si tiene incontinencia urinaria, puede tomar algunas medidas por su propia cuenta que podrían eliminar o reducir el problema.

  • Establezca un horario para orinar con una frecuencia de 2 a 4 horas, independientemente de si siente o no la necesidad.
  • Informe a su médico acerca de todos los medicamentos recetados y sin receta que esté tomando. Fíjese si alguno de ellos puede estar empeorando su incontinencia.
  • Use un diario de la vejiga (¿Qué es un documento PDF ?) para llevar un registro de sus síntomas y de toda pérdida involuntaria de orina. Su diario puede ayudarlos a usted y su médico a encontrar el mejor tratamiento para usted.
  • Si tiene problemas para llegar al baño antes de orinar, considere crear un camino más despejado y corto hacia el baño y usar ropa que pueda quitarse fácilmente (como la ropa con cinturón elástico o con cierres de Velcro). O tenga un orinal cerca de su cama o de su silla.
  • Use un tampón mientras hace actividades como trotar o bailar para aplicar un poco de presión sobre la uretra y para disminuir o detener temporalmente las pérdidas.
  • Evite beber demasiado líquido o beber muy poco. El exceso de líquidos puede aumentar la necesidad de orinar y aumentar la incontinencia. Demasiado poco puede causar deshidratación.

Ejercicios

Los ejercicios para el piso pélvico (Kegel) pueden ayudar a las mujeres que tienen cualquier tipo de incontinencia urinaria.1 Estos ejercicios son especialmente útiles para la incontinencia de esfuerzo. Pero también podrían ayudar en la incontinencia de urgencia.

Cambios en el estilo de vida

Bajar de peso suele ayudar a la incontinencia urinaria de esfuerzo. Recuerde que los programas para bajar de peso que son eficaces dependen de una combinación de dieta y ejercicio.

Para saber más, vea:

A veces, hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar con la incontinencia urinaria de urgencia. Intente identificar cualquier alimento que podría irritar la vejiga (incluidos los cítricos, el chocolate, los tomates, los vinagres, los productos lácteos, el aspartamo y alimentos picantes) y reduzca su consumo. También, evite el alcohol y la cafeína.

Si fuma, trate de dejar de hacerlo. Esto podría reducir la tos, lo que podría reducir su problema de incontinencia. Para más información, vea el tema Cómo dejar de fumar.

Tome medidas para evitar estreñimiento:

  • Incluya en su alimentación frutas, verduras, frijoles y granos enteros todos los días. Estos alimentos son ricos en fibra.
  • Beba abundantes líquidos, lo suficiente como para que su orina sea de color amarillo claro o transparente como el agua.
  • Haga algo de ejercicio todos los días. Trate de hacer al menos 2½ horas de actividad moderada a la semana. O bien, trate de hacer actividad vigorosa, al menos, 1¼ horas a la semana. Está bien hacer actividad en bloques de 10 minutos o más a lo largo del día y de la semana.
  • Si es necesario, tome un suplemento de fibra, como Citrucel o Metamucil, todos los días. Comience con una dosis pequeña y auméntela poco a poco durante un mes o más.
  • Programe tiempo todos los días para evacuar el intestino. Una rutina diaria puede ayudar. Tómese su tiempo y no se esfuerce cuando esté evacuando.

Medicamentos

La incontinencia urinaria podría tratarse con medicamentos. Pero en muchos casos, se prueba el tratamiento con métodos conductuales (entrenamiento de la vejiga, micción programada) y los ejercicios de Kegel antes de los medicamentos. Cuando se combinan estos tratamientos con medicamentos, pueden ayudar a algunas mujeres más que cualquiera de los dos tratamientos por sí solos.

Opciones de medicamentos

Para incontinencia de esfuerzo:
Para incontinencia de urgencia:
  • Medicamentos anticolinérgicos, como oxibutinina (por ejemplo, Oxytrol) y tolterodina (Detrol)
  • Imipramina (por ejemplo, Tofranil), que suele usarse en combinación con un medicamento anticolinérgico
  • Crema o gel de estrógeno
  • Botox (toxina botulínica) puede a veces usarse si los medicamentos anticolinérgicos no han dado resultado

Botox se administra como inyección para ayudar a relajar los músculos de la vejiga. Usted podría necesitar una inyección cada 3 meses. Los efectos secundarios pueden incluir dolor al orinar, no poder orinar con facilidad y desarrollar una infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés). Si recibe una inyección de Botox, es posible que también tenga que tomar antibióticos para reducir el riesgo de desarrollar una UTI.

Cirugía

Existen varios tipos diferentes de cirugías para corregir la incontinencia de esfuerzo, que ocurre cuando los músculos débiles del piso pélvico permiten que el cuello de la vejiga y la uretra se caigan. Estas cirugías buscan levantar la uretra, la vejiga o ambas a la posición normal. Esto disminuye las probabilidades de que estornudar, toser y reír le hagan tener una pérdida involuntaria de orina de la vejiga.

La cirugía funciona para curar incontinencia de esfuerzo mejor que cualquier otro tratamiento. Si otros tratamientos (como ejercicios de los músculos del piso pélvico) no han funcionado para controlar su incontinencia, la cirugía puede ser su mejor opción. El tipo de cirugía que elige depende de su preferencia, su salud y la experiencia de su médico.

La cirugía se hace mucho menos frecuentemente para la incontinencia de urgencia y los resultados no son tan buenos.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Incontinencia de esfuerzo en las mujeres: ¿Debería hacerme una cirugía?

Opciones de cirugía

Otro tratamiento

Otros tipos de tratamiento para incontinencia urinaria incluyen:

  • Métodos conductuales. Estas suelen ser las primeras cosas para probar. Suelen funcionar bien. Estas incluyen:
    • Entrenamiento de la vejiga (también llamado reentrenamiento de la vejiga). Se usa para tratar la incontinencia de urgencia. Con el entrenamiento de la vejiga, usted aumenta lentamente el tiempo que puede esperar antes de tener que orinar intentando retrasar la orina después de sentir la necesidad urgente de hacerlo.
    • Biorretroalimentación. Esta es una técnica para aprender a controlar una función del cuerpo que no está normalmente bajo control consciente. Suele usarse para enseñar ejercicios para los músculos del piso pélvico.
    • Ejercicios para los músculos del piso pélvico (Kegel). Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a fortalecer algunos de los músculos que controlan el flujo de la orina. Estos ejercicios se usan para tratar la incontinencia de urgencia o de esfuerzo.
  • Acupuntura. No hay mucha evidencia sobre lo bien que funciona la acupuntura para la incontinencia urinaria. En un estudio, en el que se compararon acupuntura específica para la vejiga y acupuntura simulada, ambos grupos tuvieron menos incontinencia. Pero el grupo con acupuntura específica para la vejiga no tuvo tantos episodios de urgencia.2
  • Dispositivos mecánicos, como un pesario.
  • Productos absorbentes, como pañales.

Antes de probar otros métodos conductuales para la incontinencia urinaria, hágale a su médico las siguientes preguntas:

  • ¿Es probable que la terapia conductual o de ejercicio solas restablezcan la continencia? Los casos de leves a moderados de los tipos comunes de incontinencia pueden curarse o mejorarse significativamente con estos métodos.
  • ¿Por cuánto tiempo debería probar técnicas conductuales o de ejercicios antes de considerar cirugía y otros métodos de tratamiento? Las técnicas como los ejercicios de Kegel no limitan opciones de tratamiento en el futuro (e incluso pueden mejorar las probabilidades de éxito para otros tratamientos). De modo que es mejor establecer un plazo después del cual se puede evaluar la mejoría.
  • ¿Puedo usar ejercicios o métodos conductuales junto con medicamentos si se recomienda tratamiento con medicamentos? Es posible que tome medicamentos por un tiempo más corto o que reduzca la cantidad de medicamentos usados si se combinan otros métodos de tratamiento con medicamentos.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Geriatrics Society: The AGS Foundation for Health in Aging
40 Fulton Street
18th Floor
New York, NY  10038
Teléfono: 1-800-563-4916
Teléfono: (212) 308-1414
Correo electrónico: StaffHIA@americangeriatrics.org
Dirección del sitio web: www.healthinaging.org
 

La Fundación de AGS para la Salud en el Envejecimiento fue lanzada por la Sociedad Americana de Geriatría (AGS, por sus siglas en inglés). La fundación actúa en nombre de los adultos mayores en las áreas de bienestar y cuidado preventivo, responsabilidad personal e independencia, y conexiones con la familia y la comunidad.

Este sitio web tiene historias sobre envejecimiento saludable, información de cómo ocuparse de las personas mayores en el hogar, y consejos sobre seguridad en el invierno, preparación para emergencias y cómo enfrentar los desafíos del envejecimiento saludable. El sitio también tiene enlaces a muchos otros recursos en Internet sobre el envejecimiento.


American Urogynecologic Society
2025 M Street NW
Suite 800
Washington, DC  20036
Teléfono: (202) 367-1167
Fax: (202) 367-2167
Correo electrónico: info@augs.org
Dirección del sitio web: www.augs.org
 

The American Urogynecologic Society (AUGS) is the premier society dedicated to research and education in urogynecology and in the detection, prevention, and treatment of female lower urinary tract disorders and pelvic floor disorders.


National Association for Continence (NAFC)
P.O. Box 1019
Charleston, SC  29402-1019
Teléfono: 1-800-BLADDER (1-800-252-3337)
Teléfono: (843) 377-0900
Fax: (843) 377-0905
Dirección del sitio web: www.nafc.org
 

NAFC is a nonprofit national organization with a mission of consumer advocacy, education of the public, and information dissemination through collaboration and networking for the benefit of those with urinary incontinence. NAFC's booklet "Your Personal Guide to Bladder Health" can be ordered on the NAFC website.


National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse
3 Information Way
Bethesda, MD  20892-3580
Teléfono: 1-800-891-5390
TDD: 1-866-569-1162
Fax: (703) 738-4929
Correo electrónico: nkudic@info.niddk.nih.gov
Dirección del sitio web: www.kidney.niddk.nih.gov
 

El Repositorio Nacional de Información sobre Enfermedades Renales y Urológicas (NKUDIC, por sus siglas en inglés) brinda información sobre enfermedades de los riñones y el aparato urológico a personas con estos problemas y a sus familias, a profesionales de la salud y al público en general. NKUDIC responde preguntas; crea, revisa y distribuye publicaciones; y trabaja estrechamente con grupos de profesionales y de pacientes y entidades del gobierno para coordinar recursos sobre enfermedades renales y urológicas.

NKUDIC, una entidad federal, es un servicio del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés). NIDDK es parte de los Institutos Nacionales de Salud que depende del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.


National Kidney Foundation
30 East 33rd Street
New York, NY  10016
Teléfono: 1-800-622-9010
Teléfono: (212) 889-2210
Fax: (212) 689-9261
Dirección del sitio web: www.kidney.org
 

La National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón) trabaja para prevenir las enfermedades de los riñones y del tracto urinario, y ayudar a las personas que tienen estas afecciones. Su sitio web tiene mucha información sobre afecciones en adultos y en niños. El sitio tiene herramientas interactivas, información de donantes, recetas para pacientes con enfermedad de los riñones y foros de mensajes con respecto a muchos temas de los riñones. Se encuentran disponibles materiales gratuitos, como folletos y boletines.


Urology Care Foundation: The Official Foundation of the American Urological Association
1000 Corporate Boulevard
Linthicum, MD  21090
Teléfono: 1-800-828-7866
Teléfono: (410) 689-3700
Fax: (410) 689-3998
Correo electrónico: info@urologycarefoundation.org
Dirección del sitio web: www.urologyhealth.org
 

UrologyHealth.org es un sitio web escrito por urólogos para pacientes. Los visitantes pueden encontrar temas específicos usando la opción "search".

El sitio web proporciona información sobre temas urológicos pediátricos y de adultos, incluyendo afecciones de los riñones, la vejiga y la próstata. Puede encontrar a un urólogo, suscribirse a un boletín trimestral gratuito o hacer clic en la página "Urology A-Z" para encontrar información sobre problemas urológicos.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. Dumoulin C, Hay-Smith J (2010). Pelvic floor muscle training versus no treatment, or inactive control treatments, for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).
  2. Emmons SL, Otto L (2005). Acupuncture for overactive bladder. Obstetrics and Gynecology, 106(1): 138–143.

Otras obras consultadas

  • Barber MD, et al. (2008). Transobturator tape compared with tension-free vaginal tape for the treatment of stress urinary incontinence. Obstetrics and Gynecology, 111(3): 611–621.
  • Hartmann KE, et al. (2009). Treatment of Overactive Bladder in Women. Evidence Report/Technology Assessment No. 187 (AHRQ Publication No. 09-E017). Available online: http://www.ahrq.gov/clinic/tp/bladdertp.htm.
  • Kirchin V, et al. (2012). Urethral injection therapy for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).
  • Lipp A, et al. (2006). Mechanical devices for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (7).
  • Naumann M, et al. (2008). Assessment: Botulinum neurotoxin in the treatment of autonomic disorders and pain (an evidence-based review): Report of the Therapeutics and Technology Assessment Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 70(19): 1707–1714.
  • Shamliyan TA, et al. (2008). Systematic review: Randomized, controlled trials of nonsurgical treatments for urinary incontinence in women. Annals of Internal Medicine, 148(6): 1–15.
  • Sung VW, et al. (2007). Comparison of retropubic vs transobturator approach to midurethral slings: A systematic review. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 197(1): 3–11.
  • Tanagho EA, et al. (2008). Urinary incontinence. In EA Tanagho, JW McAninch, eds., Smith's General Urology, 17th ed., pp. 473–489. New York: McGraw-Hill Medical.
  • Waetjen LE, et al. (2008). Factors associated with worsening and improving urinary incontinence across the menopausal transition. Obstetrics and Gynecology, 111(3): 667–677.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Internal Medicine
Revisor médico especializado Avery L. Seifert, MD - Urology
Última revisión 6 mayo, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.