• English

Pie de atleta

Generalidades del tema

¿Qué es el pie de atleta?

El pie de atleta es un salpullido en la piel del pie. Es la infección de piel por hongos más común. Existen tres tipos principales de pie de atleta. Cada tipo afecta diferentes partes del pie y puede tener aspectos diferentes.

¿Qué causa el pie de atleta?

El pie de atleta es causado por un hongo que crece sobre la capa superior de la piel o dentro de esta. Los hongos crecen mejor en lugares húmedos y cálidos, como en la zona entre los dedos de los pies.

El pie de atleta se propaga fácilmente. Usted puede contraerlo tocando los dedos de los pies o los pies de una persona que lo tenga. Pero la mayoría de las veces, las personas lo contraen al caminar descalzas sobre superficies contaminadas cerca de piscinas (albercas) o en los vestuarios. Los hongos luego crecen dentro de su calzado, especialmente si su calzado es tan apretado que no permite que el aire se mueva alrededor de los pies.

Si usted toca algo que tiene hongos, puede propagar el pie de atleta a otras personas, incluso si usted no contrae la infección. Algunas personas tienen más probabilidades de contraer pie de atleta que otras. Los expertos no saben por qué es esto. Después de que ha tenido pie de atleta, tiene más probabilidades de volver a tenerlo.

¿Cuáles son los síntomas?

El pie de atleta puede hacer que los pies y la piel entre los dedos de los pies ardan o piquen. Es posible que la piel se descascare y se agriete. Los síntomas pueden depender del tipo de pie de atleta que tenga.

  • La infección interdigital suele presentarse entre el cuarto y quinto dedo del pie. La piel se descama, descascara y agrieta. Algunas personas también podrían tener una infección con bacterias. Esto puede hacer que la piel se resquebraje aún más.
  • La infección tipo mocasín puede empezar con un pequeño dolor en el pie. Luego, la piel de la planta del pie o la piel del talón puede volverse gruesa y agrietarse. En casos graves, las uñas de los pies se infectan y pueden volverse gruesas, desmenuzarse e incluso caerse. La infección micótica en las uñas de los pies requiere tratamiento por separado.
  • La infección tipo vesicular suele empezar con un brote repentino de ampollas llenas de líquido bajo la piel. Por lo general, las ampollas se encuentran en la parte de abajo del pie. Sin embargo, pueden aparecer en cualquier lugar del pie. También puede contraer una infección bacteriana con este tipo de pie de atleta.

¿Cómo se diagnostica el pie de atleta?

La mayoría de las veces, un médico puede decirle que tiene pie de atleta (tiña del pie) examinándole los pies. También le preguntará acerca de sus síntomas y de cualquier infección micótica anterior que pudiera haber tenido. Si su pie de atleta tiene un aspecto inusual o si el tratamiento no lo ayudó anteriormente, es posible que su médico le tome una muestra de piel o de uña para detectar la presencia de hongos.

No todos los problemas de la piel del pie son pie de atleta. Si piensa que tiene pie de atleta, pero nunca lo ha tenido anteriormente, es una buena idea que su médico lo examine.

¿Cómo se trata?

Usted puede tratar la mayoría de los casos de pie de atleta en el hogar con loción, crema o aerosol de venta libre. En los casos graves, su médico puede recetarle pastillas o medicamentos para colocar sobre la piel. Use el medicamento por el tiempo que le indique el médico. Eso lo ayudará a asegurarse de que elimine la infección. También necesita mantener los pies limpios y secos. Los hongos necesitan lugares húmedos y cálidos para crecer.

Hay cosas que puede hacer para no volver a tener el pie de atleta. Use sandalias (chanclas) para la ducha en áreas compartidas, como vestuarios, y use talco para ayudar a mantener los pies secos. Use sandalias o calzado amplios hechos de materiales que permitan eliminar la humedad.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del pie de atleta:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con pie de atleta:

Causa

El pie de atleta (tiña del pie) es una infección micótica de la piel del pie. La mayoría de los casos de pie de atleta son causados por uno de dos tipos de hongos.

  • Trichophyton mentagrophytes que, con frecuencia, causa infecciones interdigitales o vesiculares (que se asemejan a ampollas). La infección aparece repentinamente, es grave y se trata fácilmente.
  • Trichophyton rubrum que suele causar las infecciones tipo mocasín. Esta afección dura un largo período (crónica) y es difícil de tratar.

Usted contrae pie de atleta cuando tiene contacto con el hongo y este comienza a crecer en la piel. Los hongos crecen comúnmente sobre la capa superior de la piel humana o dentro de esta y podrían o no causar infecciones. Los hongos crecen mejor en áreas cálidas y húmedas, como el área entre los dedos de los pies.

El pie de atleta se propaga fácilmente (es contagioso). Usted puede contraerlo tocando el área afectada de una persona que lo tiene. Más comúnmente, usted se contagia de hongos de superficies húmedas y contaminadas, como los pisos de las duchas públicas o de los vestuarios.

Aunque el pie de atleta es contagioso, algunas personas son más propensas (son susceptibles) a contraerlo que otras. La susceptibilidad puede aumentar con la edad. Los expertos no saben por qué algunas personas tienen más probabilidades de contraerlo. Después de que ha tenido pie de atleta, tiene más probabilidades de volver a tenerlo.

Si tiene contacto con los hongos que causan el pie de atleta, usted puede contagiar los hongos a otras personas, independientemente de que usted contraiga la infección o no.

Síntomas

Los síntomas del pie de atleta (tiña del pie) varían de una persona a otra. Si bien algunas personas tienen molestias graves, otras tienen pocos síntomas o no tienen síntomas. Los síntomas comunes incluyen:

  • Descascaramiento, agrietamiento y descamación de los pies.
  • Enrojecimiento, ampollas o ablandamiento y deterioro (maceración) de la piel.
  • Comezón, ardor o ambos.

Infección interdigital

La infección interdigital es el tipo más común de pie de atleta. Por lo general, ocurre entre los dos dedos más pequeños del pie. Este tipo de infección:

  • Suele comenzar con piel que tiene un aspecto blando, húmedo y blanco pálido.
  • Puede causar comezón, ardor y un leve olor.
  • Puede empeorar. La piel entre los dedos de los pies se descama, se descascara y se agrieta. Si la infección se agrava, por lo general, hay una infección bacteriana, lo que causa un deterioro adicional de la piel y mal olor.

Infección tipo mocasín

Una infección tipo mocasín es una infección a largo plazo (crónica). Este tipo de infección:

  • Podría comenzar con irritación leve, sequedad, comezón, ardor o piel escamosa.
  • Avanza hacia el engrosamiento, la descamación, el agrietamiento y el descascaramiento de la piel en la planta del pie o en el talón. En casos graves, las uñas de los pies se infectan y pueden volverse gruesas, desmenuzarse e incluso caerse. Para más información, vea el tema Infecciones de las uñas por hongos.
  • Podrían aparecer en la palma de la mano (los síntomas comúnmente afectan una mano y ambos pies).

Infección vesicular

Una infección vesicular es el tipo de infección menos común. Este tipo:

  • Por lo general, comienza con un brote repentino de ampollas llenas de líquido debajo de la piel. La mayoría de las veces, las ampollas se forman en la piel del empeine, pero también pueden formarse entre los dedos de los pies, en el talón, o en la planta o en la parte superior del pie.
  • A veces, se presenta otra vez después de la infección inicial. Es posible que las infecciones se presenten en la misma área o en otra área, como los brazos, el pecho o los dedos. Usted podría tener piel escamosa entre las erupciones.
  • También podría estar acompañado por una infección bacteriana.

El pie de atleta, a veces, se confunde con queratólisis punctata. En este problema de salud, la piel tiene un aspecto de "panal húmedo". La mayoría de las veces, se presenta donde el pie soporta peso, como en el talón y en la región metatarsiana. Uno de los síntomas es que los pies sudan mucho y huelen mal.

Qué sucede

Cómo se desarrolla el pie de atleta (tiña del pie) y lo bien que responda a un tratamiento depende del tipo pie de atleta que tenga.

Infección interdigital

Las infecciones interdigitales, con frecuencia, comienzan con piel que tiene un aspecto húmedo y blanco pálido. Es posible que note comezón, ardor y un leve olor. A medida que la infección empeora, la piel entre los dedos de los pies se vuelve escamosa, se descascara y se agrieta. Si la infección micótica se vuelve grave, también podría desarrollarse una infección bacteriana. Esto puede causar un deterioro adicional de la piel. La infección bacteriana también podría infectar la parte baja de la pierna (celulitis de la parte baja de la pierna). Con frecuecia, las infecciones interdigitales producen una infección vesicular (ampollas) repentina.

Las infecciones interdigitales responden bien al tratamiento.

Infección tipo mocasín

Las infecciones tipo mocasín pueden comenzar con irritación menor, sequedad, comezón, ardor o piel escamosa y avanzar hacia el engrosamiento y el agrietamiento de la piel en la planta del pie o en el talón. En casos graves, las uñas de los pies se infectan y pueden volverse gruesas, desmenuzarse e incluso caerse. Si no toma medidas preventivas, esta infección suele regresar. Es posible que también desarrolle una infección en la palma de la mano (los síntomas comúnmente afectan una mano y ambos pies).

Las infecciones tipo mocasín pueden ser a largo plazo (crónicas) y son muy difíciles de tratar.

Infección vesicular

Las infecciones vesiculares (ampollas), por lo general, comienzan con un brote repentino de ampollas que enrojecen y se inflaman. Algunas veces, salen ampollas otra vez después de la infección inicial. Es posible que también haya una infección bacteriana. A menudo, una infección vesicular se desarrolla a partir de una infección interdigital duradera. Las ampollas también pueden aparecer en las palmas de las manos, en la parte lateral de los dedos y en otras áreas (reacción dermatofítide o exantemática alérgica).

Por lo general, las infecciones vesiculares responden bien al tratamiento.

Complicaciones

Si no se tratan, las grietas y las ampollas de la piel causadas por el pie de atleta pueden provocar infecciones bacterianas graves. En algunos tipos de pie de atleta, las uñas de los pies pueden infectarse. Para más información, vea el tema Infecciones de las uñas por hongos.

Todos los tipos de pie de atleta pueden tratarse, pero los síntomas suelen regresar después del tratamiento. Es más probable que el pie de atleta regrese si:

  • Usted no toma medidas preventivas y se vuelve a exponer a los hongos que causan el pie de atleta.
  • Usted no usa un medicamento antimicótico durante el período indicado, y no se eliminan por completo los hongos.
  • No se eliminan los hongos por completo, incluso después de haber tomado todos los medicamentos.

Las infecciones graves que aparecen repentinamente y continúan regresando pueden provocar una infección duradera.

Qué aumenta el riesgo

El pie de atleta se propaga fácilmente (es contagioso). Usted puede contraerlo tocando el área afectada de una persona que tiene pie de atleta. Más comúnmente, usted se contagia de hongos de superficies húmedas y contaminadas, como los pisos de las duchas públicas o de los vestuarios.

El pie de atleta es contagioso, pero algunas personas son más propensas a contraerlo (susceptibles) que otras. La susceptibilidad puede aumentar con la edad. Los expertos no saben por qué algunas personas tienen más probabilidades de contraerlo. Después de que ha tenido pie de atleta, tiene más probabilidades de volver a tenerlo.

Si usted no es propenso al pie de atleta, podría tener contacto con los hongos que causan el pie de atleta y, a pesar de todo, no tener una infección. Sin embargo, de igual modo, puede propagar los hongos a otras personas.

Factores de riesgo que usted no puede cambiar

Los factores de riesgo que usted no puede cambiar incluyen:

  • Ser varón. Los hombres son más propensos que las mujeres.
  • Tener antecedentes de ser susceptible a las infecciones micóticas.
  • Tener un sistema inmunitario deteriorado (debido a afecciones, como la diabetes o el cáncer).
  • Vivir en un lugar con clima cálido y húmedo.
  • El envejecimiento. El pie de atleta es más común en los adultos mayores. Rara vez lo contraen los niños.

Factores de riesgo que usted puede cambiar

Los factores de riesgo que usted puede cambiar incluyen:

  • Dejar que los pies permanezcan húmedos.
  • Usar calzado apretado con mala ventilación.
  • Usar duchas o vestuarios públicos o compartidos sin calzado para la ducha.
  • Hacer actividades que impliquen estar en el agua durante largos períodos.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico por una infección de la piel en los pies si:

  • Presenta agrietamiento, descamación o descascaramiento graves en los pies.
  • Tiene ampollas en los pies.
  • Nota señales de una infección bacteriana, que incluyen:
    • Aumento de dolor, hinchazón, enrojecimiento, sensibilidad o calor.
    • Vetas rojizas que se extienden desde la zona afectada.
    • Secreción de pus.
    • Fiebre de 100°F (37.8°C) o más alta sin ninguna otra causa.
  • La infección parece estar propagándose.
  • Tiene diabetes o enfermedades relacionadas con la mala circulación y contrae pie de atleta. Las personas que tienen diabetes corren un mayor riesgo de tener una infección bacteriana grave en el pie y en la pierna si tienen pie de atleta.
  • Sus síntomas no mejoran después de 2 semanas de tratamiento o no desaparecen después de 4 semanas de tratamiento con un medicamento antimicótico sin receta.

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual usted y su médico observan su afección o los síntomas sin usar un tratamiento médico. Por lo general, usted mismo puede tratar el pie de atleta en el hogar. Sin embargo, cualquier infección persistente, grave o recurrente debe ser evaluada por su médico.

Cuando los síntomas del pie de atleta aparecen, usted puede usar un producto sin receta primero. Si sus síntomas no mejoran después de 2 semanas de tratamiento o si no han desaparecido después de 4 semanas de tratamiento, llame a su médico.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar o tratar el pie de atleta incluyen:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

En la mayoría de los casos, su médico puede diagnosticar el pie de atleta (tiña del pie) examinándole el pie. También le preguntará acerca de sus síntomas y de cualquier infección micótica anterior que haya tenido.

Si sus síntomas parecen ser inusuales o si una infección previa no ha respondido bien al tratamiento, es posible que su médico tome una muestra de piel o de uña raspando suavemente la piel con un bisturí o con el borde de un portaobjetos de microscopio, o recortando una uña. Su médico examinará las muestras de piel y de uña usando pruebas de laboratorio, entre las que se incluyen:

En raras ocasiones, se hará una biopsia de la piel, en la que se extrae una pequeña parte de piel que se examinará bajo un microscopio.

Generalidades del tratamiento

Cómo trata el pie de atleta (tiña del pie) depende del tipo y de la gravedad de este. La mayoría de los casos de pie de atleta pueden tratarse en el hogar usando un medicamento antimicótico para eliminar el hongo o retardar su crecimiento.

  • Por lo general, primero se usan los antimicóticos sin receta. Estos incluyen clotrimazol (Lotrimin), miconazol (Micatin), terbinafina (Lamisil) y tolnaftato (Tinactin). Los antimicóticos sin receta se aplican sobre la piel (medicamentos tópicos).
  • Pueden probarse antimicóticos recetados si los medicamentos sin receta no dan resultado o si usted tiene una infección grave. Algunos de estos medicamentos son antimicóticos tópicos, que se colocan directamente sobre la piel. Los ejemplos incluyen butenafina (Mentax), clotrimazol y naftifina (Naftin). Los antimicóticos recetados también pueden tomarse en forma de pastilla y, en este caso, se llaman antimicóticos orales. Entre los ejemplos de antimicóticos orales, se incluyen fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporanox) y terbinafina (Lamisil).

Para el pie de atleta grave que no mejora, es posible que su médico le recete medicamentos antimicóticos orales (pastillas). Las pastillas antimicóticas orales se usan solo para los casos graves debido a que son costosas y requieren la realización de pruebas periódicas para detectar efectos secundarios peligrosos. El pie de atleta puede regresar incluso después de un tratamiento con pastillas antimicóticas.

Incluso si sus síntomas se alivian o se detienen poco tiempo después de que comience a usar medicamentos antimicóticos, es importante que complete todo el ciclo de la medicación. Esto aumenta las probabilidades de que el pie de atleta no regrese. Una nueva infección es común, y el pie de atleta debe tratarse por completo cada vez que se desarrollan los síntomas.

Infecciones interdigitales

Las infecciones interdigitales (interdigitales) se presentan entre los dedos de los pies, especialmente entre el cuarto y el quinto dedo. Este es el tipo más común de infección del pie de atleta.

  • Trate las infecciones interdigitales de leves a moderadas manteniendo los pies limpios y secos, y usando cremas o lociones antimicóticas sin receta.
  • Si se desarrolla una infección grave, es posible que su médico le recete una combinación de cremas antimicóticas tópicas además de medicamentos antibióticos orales o tópicos.

Infecciones tipo mocasín

El pie de atleta tipo mocasín hace que la piel se descame y se vuelva gruesa en la planta del pie y en el talón. Con frecuencia, las uñas del pie se infectan (onicomicosis). Una infección tipo mocasín es difícil de tratar debido a que la piel en la planta del pie es muy gruesa.

  • Es posible que los medicamentos sin receta no penetren la piel gruesa de la planta del pie lo suficientemente bien como para curar el pie de atleta tipo mocasín. En este caso, podría utilizarse un medicamento antimicótico tópico que penetre la planta del pie, como ketoconazol.
  • A veces, los medicamentos antimicóticos orales recetados son necesarios para curar el pie de atleta tipo mocasín.

Infecciones vesiculares

Las infecciones vesiculares, o ampollas, suelen aparecer en el empeine, pero también pueden aparecer entre los dedos del pie, en la planta del pie, en la parte superior del pie o en el talón. Este tipo de infección micótica puede estar acompañada por una infección bacteriana. Este es el tipo de infección menos común.

El tratamiento de las infecciones vesiculares puede realizarse en el consultorio de su médico o en el hogar.

  • Es posible que su médico le extraiga la parte superior de las ampollas y le remoje el pie hasta que el área de las ampollas se haya secado.
  • Usted puede secar las ampollas en el hogar remojando el pie en solución de Burow sin receta varias veces al día durante 3 días o más, hasta que el área de las ampollas se haya secado. Después de que el área se haya secado, use una crema antimicótica tópica según las indicaciones. También puede aplicar compresas usando solución de Burow.
  • Si también tiene una infección bacteriana, es muy probable que necesite un antibiótico oral.
  • Si tiene una infección grave, es posible que su médico le recete pastillas de corticosteroides. Después de que mejora, las pastillas de corticosteroides se suspenden en forma gradual y las cremas y/o pastillas antimicóticas se usan hasta que desaparece la infección.

Incluso cuando es tratado, el pie de atleta suele regresar. Es probable que esto suceda si:

  • Usted no toma medidas preventivas y se vuelve a exponer a los hongos que causan el pie de atleta.
  • Usted no usa un medicamento antimicótico durante el período indicado y no se eliminan los hongos por completo.
  • No se destruyen los hongos por completo, incluso después de haber tomado todos los medicamentos.

Usted puede prevenir el pie de atleta:

  • Manteniendo los pies limpios y secos.
    • Séquese el área entre los dedos de los pies después de nadar o bañarse.
    • Use calzado o sandalias (chanclas) que permitan que los pies respiren.
    • Cuando esté en lugares cerrados, use calcetines sin calzado.
    • Use calcetines para absorber el sudor. Cámbiese los calcetines dos veces al día.
    • Use talco o polvo antimicótico en los pies.
    • Deje que su calzado se airee durante al menos 24 horas antes de usarlo otra vez.
  • Usando sandalias para la ducha en piscinas (albercas) y duchas públicas.

Para pensar

Es posible que elija no tratar el pie de atleta si sus síntomas no le causan molestias y no tiene problemas de salud que aumenten sus probabilidades de tener una infección grave en el pie, como diabetes. Sin embargo, el pie de atleta no tratado que causa ampollas o grietas en la piel puede provocar una infección bacteriana grave. Además, si no trata el pie de atleta, puede propagarlo a otras personas.

Por lo general, las infecciones graves que aparecen repentinamente (agudas) responden bien al tratamiento. Las infecciones a largo plazo (crónicas) pueden ser más difíciles de curar.

Las infecciones de las uñas de los pies (onicomicosis) que pueden desarrollarse con el pie de atleta tienden a ser más difíciles de curar que las infecciones micóticas de la piel. Para más información, vea el tema Infecciones de las uñas por hongos.

Prevención

Usted puede prevenir el pie de atleta (tiña del pie):

  • Manteniendo los pies limpios y secos.
    • Séquese el área entre los dedos de los pies después de nadar o bañarse.
    • Use calzado o sandalias (chanclas) que permitan que los pies respiren.
    • Cuando esté en lugares cerrados, use calcetines sin calzado
    • Use calcetines para absorber el sudor. Cámbiese los calcetines dos veces al día.
    • Use talco o polvo antimicótico en los pies.
    • Deje que su calzado se airee durante al menos 24 horas antes de usarlo otra vez.
  • Usando sandalias para la ducha en piscinas (albercas) y duchas públicas.

Si tiene pie de atleta, séquese el área inguinal antes que los pies después de bañarse. Además, póngase los calcetines antes que la ropa interior. Esto puede prevenir que los hongos se propaguen de los pies a la ingle, lo que podría causar tiña inguinal (de la ingle). Para obtener más información acerca de la tiña inguinal, vea el tema Tiña de la piel.

Consejos para prevenir la recurrencia del pie de atleta

  • Siempre termine de usar todos los medicamentos antimicóticos (crema o pastillas). Los hongos vivos permanecen en la piel durante días después de que sus síntomas han desaparecido. Las mayores probabilidades de eliminar el pie de atleta se dan cuando lo trata durante el período indicado.
  • Lavar la ropa en agua jabonosa tibia podría no destruir los hongos que causan el pie de atleta. Use agua caliente y cloro (lejía) para aumentar las probabilidades de eliminar los hongos en su ropa.
  • Usted puede ayudar a prevenir la recurrencia de una infección interdigital usando talco para mantener los pies secos, usando lana de cordero entre los dedos de los pies (para separarlos) y usando calzado más ancho y más amplio que no haya sido infectado por hongos. La lana de cordero está disponible en la mayoría de las farmacias o de las tiendas para el cuidado de los pies.

Tratamiento en el hogar

Por lo general, usted mismo puede tratar el pie de atleta (tiña del pie en el hogar usando medicamentos sin receta y cuidándose los pies. Pero si usted tiene diabetes y desarrolla pie de atleta, o tiene infecciones persistentes, graves o recurrentes, consulte a su médico.

Medicamentos sin receta

Los antimicóticos sin receta incluyen clotrimazol (Lotrimin), miconazol (Micatin), terbinafina (Lamisil) y tolnaftato (Tinactin). Estos medicamentos son cremas, lociones, soluciones, geles, aerosoles, ungüentos, hisopos medicinales o talcos que se aplican sobre la piel (medicamentos tópicos). El tratamiento durará de 1 a 6 semanas.

Si tiene infección vesicular (ampolla), remoje su pie en solución de Burow varias veces al día durante 3 días o más, hasta que el líquido de las ampollas se haya secado. Después de que el líquido desaparezca, use una crema antimicótica según las indicaciones. También puede aplicar compresas usando solución de Burow.

Para evitar que regrese el pie de atleta, termine de tomar todos los medicamentos según las indicaciones, incluso después de que los síntomas hayan desaparecido.

Evite el uso de crema de hidrocortisona sobre una infección micótica, a menos que su médico se lo indique.

Cuidado de los pies

El buen cuidado de los pies ayuda a tratar y prevenir el pie de atleta.

  • Mantenga los pies limpios y secos.
    • Séquese el área entre los dedos de los pies después de nadar o bañarse.
    • Use calzado o sandalias (chanclas) que permitan que los pies respiren.
    • Cuando esté en lugares cerrados, use calcetines sin calzado.
    • Use calcetines para absorber el sudor. Cámbiese los calcetines dos veces al día.
    • Use talco o polvo antimicótico en los pies.
    • Deje que su calzado se airee durante al menos 24 horas antes de usarlo otra vez.
  • Use sandalias para la ducha en piscinas (albercas) y duchas públicas.

Si tiene pie de atleta, séquese el área inguinal antes que los pies después de bañarse. Además, póngase los calcetines antes que la ropa interior. Esto puede prevenir que los hongos se propaguen de los pies a la ingle, lo que podría causar tiña inguinal (de la ingle). Para obtener más información acerca de la tiña inguinal, vea el tema Tiña de la piel.

Es posible que elija no tratar el pie de atleta si sus síntomas no le causan molestias y no tiene problemas de salud que aumenten sus probabilidades de tener una infección grave en el pie, como diabetes. Sin embargo, una infección del pie de atleta no tratada que causa ampollas o grietas en la piel puede provocar una infección bacteriana grave. Además, si no trata la infección del pie de atleta, puede propagarla a otras personas.

Medicamentos

Por lo general, los medicamentos antimicóticos que se usan sobre la piel (tópicos) son la primera opción para tratar el pie de atleta (tiña del pie). Están disponibles con o sin receta. Por lo general, se prueba primero con los medicamentos sin receta.

En los casos graves de pie de atleta, es posible que su médico le recete antimicóticos orales (pastillas). Pero el tratamiento con estos medicamentos es costoso, requiere la realización de pruebas periódicas para detectar efectos secundarios peligrosos y no garantiza una cura.

Al tratar el pie de atleta, es importante que use todo el medicamento hasta terminarlo. Usarlo según las indicaciones, incluso después de que los síntomas hayan desaparecido, aumenta las probabilidades de destruir los hongos y de que la infección no regrese.

Opciones de medicamentos

Por lo general, primero se prueba con antimicóticos sin receta. Estos incluyen clotrimazol (Lotrimin), miconazol (Micatin), terbinafina (Lamisil) y tolnaftato (Tinactin).

Podría probarse con antimicóticos recetados si los medicamentos sin receta no ayudan o si usted tiene una infección grave. Algunos de estos medicamentos son antimicóticos tópicos, que se aplican directamente en la piel. Los ejemplos incluyen butenafina (Mentax), clotrimazol y naftifina (Naftin). Los antimicóticos recetados también pueden tomarse en forma de pastilla y, en este caso, se llaman antimicóticos orales. Entre los ejemplos de antimicóticos orales, se incluyen fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporanox) y terbinafina (Lamisil).

Para pensar

Es posible que elija no tratar el pie de atleta si sus síntomas no le causan molestias y no tiene problemas de salud que aumenten sus probabilidades de tener una infección grave en el pie, como diabetes. Sin embargo, una infección del pie de atleta no tratada que causa ampollas o grietas en la piel puede provocar una infección bacteriana grave. Además, si no trata el pie de atleta, puede propagarlo a otras personas.

Si sus síntomas no mejoran después de 2 semanas de tratamiento o si no han desaparecido después de 4 semanas de tratamiento, llame a su médico.

Algunos medicamentos antimicóticos tópicos actúan más rápido (1 a 2 semanas) que otros medicamentos tópicos (4 a 8 semanas). Todos los medicamentos de acción más rápida tienen tasas de curación similares.1 Los medicamentos de acción rápida pueden ser más costosos que los de acción más lenta, pero usted usa menos cantidad de estos medicamentos para tratar la infección micótica por completo. Por lo general, los medicamentos antimicóticos orales se toman de 2 a 8 semanas.

Otro tratamiento

El aceite de árbol de té o el ajo (ajoene) pueden ayudar a prevenir o a tratar los hongos del pie de atleta (tiña del pie). La solución de Burow es útil para tratar la infección con ampollas (vesicular).

  • El aceite del árbol de té es un agente antimicótico y antibacteriano derivado del árbol australiano Melaleuca alternifolia. Aunque reduce los hongos y los síntomas derivados de estos, es posible que el aceite de árbol de té no elimine la infección por completo.2
  • El ajoene es un compuesto antimicótico que se encuentra en el ajo. A veces, se usa para tratar el pie de atleta.
  • Las compresas o el remojo en solución de Burow sin receta pueden ayudar a calmar y secar el pie de atleta con ampollas (vesicular). Después de que el líquido de las ampollas desaparece, usted puede usar cremas antimicóticas o pastillas antimicóticas recetadas.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Dermatology
P.O. Box 4014
Schaumburg, IL  60168
Teléfono: 1-866-503-SKIN (1-866-503-7546) línea gratuita
(847) 240-1280
Fax: (847) 240-1859
Correo electrónico: MRC@aad.org
Dirección del sitio web: www.aad.org
 

La Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology o AAD, por sus siglas en inglés) provee información sobre el cuidado de la piel. Usted puede ubicar a un dermatólogo en su zona utilizando la herramienta "Encuentre a un dermatólogo" ("Find a Dermatologist"). O puede leer las últimas noticias sobre dermatología. "SPOT Skin Cancer" es el programa de AAD para reducir muertes a causa del melanoma. También hay un enlace llamado "Skin Conditions" ("Afecciones de la piel") que contiene información sobre muchos problemas comunes de la piel.


American Podiatric Medical Association
9312 Old Georgetown Road
Bethesda, MD  20814-1621
Teléfono: 1-800-FOOTCARE (1-800-366-8227)
(301) 581-9200
Fax: (301) 530-2752
Correo electrónico: info@apma.org
Dirección del sitio web: www.apma.org
 

The American Podiatric Medical Association (APMA) provides information about foot and ankle injuries, sports-related foot concerns, surgical and nonsurgical treatment of foot problems, special medical issues such as diabetes, and resources in your local area. Some information is available in Spanish.


KidsHealth for Parents, Children, and Teens
Nemours Home Office
10140 Centurion Parkway
Jacksonville, FL 32256
Teléfono: (904) 697-4100
Dirección del sitio web: www.kidshealth.org
 

Este sitio web está patrocinado por la Fundación Nemours. Tiene una amplia variedad de información sobre la salud de los niños, desde alergias y enfermedades a crecimiento y desarrollo normales (desde el nacimiento hasta la adolescencia). Este sitio web ofrece áreas separadas para niños, adolescentes y padres, que brindan información apropiada para cada edad que los niños o padres pueden entender. Puede registrarse para recibir correos electrónicos semanales sobre temas que le interesen.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. Crawford F (2009). Athlete's foot, search date July 2008. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  2. Murray MT, Pizzorno JE Jr (2006). Melaleuca alternifolia (Tea Tree). In JE Pizzorno Jr, MT Murray, eds., Textbook of Natural Medicine, vol. 1, chap. 104, pp. 1053–1056. St. Louis: Churchill Livingstone Elsevier.

Otras obras consultadas

  • Habif TP (2010). Tinea of the foot section of Superficial fungal infections. In Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy, 5th ed., pp. 495–497. Edinburgh: Mosby Elsevier.
  • Habif TP, et al. (2011). Tinea of the foot (tinea pedis). In Skin Disease: Diagnosis and Treatment, 3rd ed., pp. 269–272. Edinburgh: Saunders.
  • Wolff K, Johnson RA. (2009). Tinea pedis section of Fungal infections of the skin and hair. In Fitzpatrick's Color Atlas and Synopsis of Clinical Dermatology, 6th ed., pp. 692–701. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Patrice Burgess, MD - Family Medicine
Revisor médico especializado E. Gregory Thompson, MD - Internal Medicine
Última revisión 1 junio, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.