La diabetes en los niños: Cómo prevenir un nivel alto de azúcar en la sangre

Medida práctica

Introducción

El nivel alto de azúcar en la sangre sucede cuando el nivel de azúcar (glucosa) en la sangre sube por encima del nivel normal. También se llama hiperglucemia. Si su hijo tiene diabetes, el nivel alto de azúcar en la sangre podría estar causado por saltarse una dosis de medicamento para la diabetes o de insulina. También puede estar causado por comer en exceso, no hacer ejercicio o estar enfermo o estresado. El crecimiento rápido durante la adolescencia también puede hacer que sea más difícil mantener los niveles de azúcar en la sangre de su hijo dentro de sus límites ideales.

A diferencia del nivel bajo de azúcar en la sangre, el nivel alto de azúcar en la sangre suele producirse lentamente, en horas o días. Pero también puede suceder rápidamente (en unas pocas horas) si su hijo come una comida abundante o se salta una dosis de insulina.

Los niveles de azúcar en la sangre por encima de los límites ideales podrían hacer que una persona se sienta cansada y sedienta. Si el nivel de azúcar en la sangre de su hijo se mantiene más alto de lo normal, su cuerpo se adaptará a ese nivel. Si el nivel de azúcar en la sangre de su hijo sigue subiendo, los riñones producirán más orina y su hijo puede deshidratarse. La deshidratación grave puede ser mortal. Con el tiempo, el nivel alto de azúcar en la sangre puede dañar los ojos, el corazón, los riñones, los vasos sanguíneos y los nervios.

Esté atento a los síntomas de un nivel alto de azúcar en la sangre. Estos incluyen estar muy cansado o sediento y orinar con más frecuencia de lo normal. Con tal de que usted o su hijo noten los síntomas, probablemente tengan tiempo para tratar el nivel alto de azúcar en la sangre para que no se convierta en una emergencia. Hay tres pasos que pueden ayudarle a prevenir los problemas relacionados con un nivel alto de azúcar en la sangre:

  • Revise el nivel de azúcar en la sangre de su hijo con frecuencia, especialmente si su hijo está enfermo o cuando no esté siguiendo una rutina normal. Es posible que un niño no tenga síntomas de un nivel alto de azúcar en la sangre. Revisar el azúcar le permite saber cuándo su hijo tiene un nivel de azúcar en la sangre por encima de sus niveles ideales, incluso si su hijo no tiene síntomas.
  • Llame al médico si su hijo tiene niveles altos de azúcar en la sangre con frecuencia o si el nivel de azúcar en la sangre se mantiene frecuentemente por encima de sus límites ideales. Es posible que deban ajustarse o cambiarse los medicamentos o la dosis de insulina.
  • Aliente a su hijo a beber más agua o bebidas sin cafeína y sin azúcar. Beber más líquidos puede ayudar a prevenir la deshidratación.

¿Cómo se puede prevenir un nivel alto de azúcar en la sangre?

Trate las infecciones en forma temprana

Las infecciones que no se tratan, como las infecciones urinarias y las infecciones de la piel, pueden aumentar el riesgo de que su hijo tenga una emergencia causada por un nivel alto de azúcar en la sangre.

Esté preparado

  • Conozca los síntomas de un nivel alto de azúcar en la sangre. Coloque una lista de los síntomas en un lugar donde usted y su hijo puedan verla con frecuencia, como en la puerta del refrigerador. Agregue cualquier síntoma que su hijo haya tenido y que no esté en la lista. Asegúrese de que otras personas conozcan los síntomas. Enséñeles qué hacer en caso de una emergencia. Los síntomas de un nivel alto de azúcar en la sangre incluyen tener mucha sed, estar muy cansado y orinar con más frecuencia de lo normal.
  • Revise frecuentemente el nivel de azúcar en la sangre de su hijo en el hogar, en especial cuando esté enfermo o no esté siguiendo su rutina normal. Revisar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo en el hogar le ayudará a saber cuándo el nivel está alto, incluso si su hijo no nota ningún síntoma.
  • Enséñeles a revisar el nivel de azúcar en la sangre a otras personas que cuidan a su hijo. Mantenga junto al medidor del nivel de azúcar en la sangre las instrucciones sobre cómo usarlo. De esta manera, otra persona puede revisar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo si es necesario.
  • Haga que su hijo use una identificación médica en todo momento. Un ejemplo es un brazalete de alerta médica. Esto es muy importante en caso de que su hijo esté demasiado enfermo o lesionado para hablar.
  • Si su hijo usa insulina, haga una prueba de cetonas cuando tenga un nivel alto de azúcar en la sangre.
  • Haga un plan. Por lo general, las personas que se inyectan insulina deben usar insulina adicional de acción rápida cuando los niveles de azúcar en la sangre están altos. Hable con el médico de su hijo sobre la cantidad que su hijo debe recibir. Esto depende de su nivel de azúcar en la sangre (escala variable).
  • Dele a su hijo los medicamentos según las indicaciones. No se salte los medicamentos para la diabetes ni las inyecciones de insulina sin hablar primero con su médico.

Trate el nivel alto de azúcar en la sangre en forma temprana

La mejor manera de prevenir las emergencias causadas por un nivel alto de azúcar en la sangre es tratarlo tan pronto como su hijo tenga síntomas o cuando su nivel de azúcar en la sangre esté muy por encima de los límites ideales (por ejemplo, 200 mg/dL o más).

  • Siga los pasos para manejar un nivel alto de azúcar en la sangre. Coloque los pasos en un lugar conveniente en el hogar. Asegúrese de que otras personas sepan qué hacer en caso de que su hijo no pueda tratar su nivel alto de azúcar en la sangre.
  • Lleve un registro. Anote los síntomas de su hijo y cómo los trató. Lleve el registro consigo cuando visite al médico de su hijo. Use un registro de azúcar en la sangre (¿Qué es un documento PDF ?).
  • Dígale al médico de su hijo si este tiene problemas relacionados con un nivel alto de azúcar en la sangre. Podrían tener que ajustarse o cambiarse los medicamentos para la diabetes. Si su hijo usa insulina, es posible que deba aumentarse la dosis.

Ofrezca abundantes líquidos

Si los niveles de azúcar en la sangre de su hijo superan los límites ideales, dele líquidos adicionales. Esto ayuda a reemplazar los líquidos perdidos a través de los riñones. El agua y las bebidas sin azúcar son las mejores opciones. Evite las bebidas con cafeína, las sodas regulares, el jugo de fruta y otros líquidos que contienen mucha azúcar.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría
Revisor médico especializado Stephen LaFranchi, MD - Pediatría, Endocrinología pediátrica

Revisado23 mayo, 2014