Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Generalidades de la prueba

Un examen pélvico es un reconocimiento completo de los órganos pélvicos de una mujer. El examen ayuda al médico o a la enfermera a evaluar el tamaño y la posición de la vagina, el cuello uterino, el útero y los ovarios.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Por qué se hace

Los especialistas difieren en cuanto a la frecuencia con que se necesita un examen pélvico. Hable con su médico acerca de cuándo necesita hacerse este examen.

Un examen pélvico podría realizarse:

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Cómo prepararse

Trate de programar el examen cuando no tenga el período menstrual. La sangre puede afectar los resultados de la prueba de Papanicolaou. Sin embargo, se puede realizar el examen durante el período menstrual si tiene flujo vaginal nuevo o dolor nuevo o que empeora en esa zona.

Antes del examen:

  • No se haga lavados vaginales ni use tampones, medicamentos vaginales ni aerosoles o talcos vaginales durante un mínimo de 24 horas.
  • No tenga relaciones sexuales durante 24 horas antes del examen si tiene flujo vaginal anormal.

Al comienzo de su visita, dígale al médico o a la enfermera:

  • El primer día de su último período menstrual y cuánto tiempo duró su período.
  • Si este es su primer examen pélvico.
  • Si está usando un método anticonceptivo.
  • Si está embarazada o pudiera estarlo.
  • Si tiene síntomas en la zona pélvica como comezón, enrojecimiento, llagas, hinchazón u olor inusual o mayor flujo vaginal. Si se ha estado realizando autoexámenes vaginales en forma regular, hable con el médico o la enfermera acerca de cualquier cambio que haya notado. Para saber más, vea el tema Autoexamen vaginal.
  • Si le han hecho una cirugía u otros procedimientos, como radioterapia, en la vagina, el cuello uterino o el útero.

Si ha tenido problemas al someterse a exámenes pélvicos o al usar tampones en el pasado o si ha sido objeto de una violación o abuso sexual, hable con su médico o enfermera sobre sus inquietudes o miedos antes del examen.

No es necesario ningún otro tipo de preparación especial. Para su comodidad, tal vez desee vaciar la vejiga primero.

Hable con su médico o enfermera sobre cualquier inquietud que tenga. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Cómo se hace

Durante el examen pélvico, usted:

  • Se quitará la ropa de la cintura para abajo. Tendrá un cobertor de papel o de tela alrededor de la cintura. Si este es su examen anual, quizás deba quitarse la ropa por completo para que el médico o la enfermera también puedan examinarle los senos (mamas).
  • Estará acostada boca arriba en una mesa de examen con los pies elevados y sostenidos por estribos. Esto le permite al médico o a la enfermera examinarle la vulva, la uretra, la vagina y otros órganos reproductores.
  • Se cubrirá el cuerpo con un protector para tener privacidad durante la prueba. El médico o la enfermera pueden utilizar una lámpara durante la prueba.

Usted puede pedir un espejo si quiere mirar mientras se está realizando la prueba.

Una enfermera o asistente podría estar en la sala con usted durante el examen. Usted también puede pedir que su pareja o un amigo se encuentren presentes.

Un examen pélvico puede consistir en tres pasos: el examen externo, el examen bimanual (dos manos) y el examen rectovaginal.

Examen externo

Durante el examen externo, el médico o la enfermera:

  • Le revisará la vulva y la abertura de la vagina para ver si hay señales de enrojecimiento, irritación, flujo, quistes, verrugas genitales y otras afecciones anormales.
  • Le revisará el interior de la vagina con los dedos enguantados para detectar quistes o pus que pudieran tener su origen en las glándulas de Bartolino.
  • Le introducirá suavemente el espéculo dentro de la vagina. El espéculo separa suavemente las paredes vaginales. Esto permite que el médico o la enfermera examine el interior de la vagina y el cuello uterino. El espéculo puede ser de plástico o de metal. Se puede entibiar con agua o lubricar con lubricante vaginal (como K-Y Jelly).
  • Le revisará las paredes de la vagina y el cuello uterino para detectar daño, crecimientos, inflamación, flujo inusual o cambios de color.

Si ya es el momento de realizarle una prueba de Papanicolaou, el médico o la enfermera usará un cepillo pequeño o una espátula de madera para tomar suavemente una muestra de células del cuello uterino. Es posible que tenga algo de manchado o sangrado después de que se tome la muestra. También es posible que se obtenga una muestra del moco cervical con un hisopo de algodón. El moco se puede examinar para detectar infecciones de transmisión sexual, como gonorrea o clamidia.

Examen bimanual

Su médico o enfermera le introducirá en la vagina uno o dos dedos enguantados de una mano mientras le coloca la otra mano en la parte baja del abdomen. Al presionar el abdomen y mover los dedos en el interior de la vagina, el médico o la enfermera puede encontrar y determinar el tamaño, la forma y la consistencia del útero y de los ovarios. También se puede identificar cualquier crecimiento inusual, sensibilidad o dolor.

Examen rectovaginal

El médico o la enfermera le introducirá un dedo en el recto y otro en la vagina. Esto le ayuda al médico o a la enfermera a evaluar los ovarios y los ligamentos del útero. Este examen no siempre se realiza como parte de un examen pélvico.

Después de que haya terminado el examen, le darán una toallita o un pañuelo de papel para que se limpie la zona vaginal a fin de eliminar cualquier secreción debida al examen. Después se vestirá. Algunos resultados de las pruebas pueden estar disponibles de inmediato. Pero recibir los resultados de la prueba de Papanicolaou puede tardar desde varios días hasta un par de semanas.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Qué se siente

Un examen pélvico es más cómodo si usted está relajada. Respirar profundamente y tener una conversación superficial con su médico o enfermera podría ayudarla a relajarse. Intente no contener el aliento ni tensar los músculos.

Es posible que sienta algo de presión o una ligera molestia cuando le introduzcan el espéculo en la vagina. Intente relajar las piernas y las caderas tanto como pueda. Es posible que experimente dolor o irritación, especialmente si tiene una infección vaginal. Si se usa un espéculo de metal, el metal se podría sentir frío y duro. Se puede entibiar el espéculo con agua o lubricarse con lubricante vaginal, como K-Y Jelly, antes de insertarlo.

Durante la parte bimanual del examen, es posible que sienta una sensación incómoda de presión o una leve punzada de dolor a medida que el médico o la enfermera palpa los ovarios. Respirar profundamente podría ayudarla a relajarse. Usted podría sentir un breve pellizco cuando se realiza la prueba de Papanicolaou. Informe al médico o a la enfermera si alguna parte del examen resulta dolorosa.

Durante el examen rectovaginal, es posible que sienta como si estuviera por tener una evacuación intestinal a medida que el médico o la enfermera retira el dedo del recto. Esta es una sensación normal que solo dura unos pocos segundos. Usted podría tener una pequeña cantidad de flujo vaginal o de sangrado después del examen.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Riesgos

No hay riesgos asociados con un examen pélvico.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Resultados

Un examen pélvico es un reconocimiento completo de los órganos pélvicos de una mujer. El examen ayuda al médico o a la enfermera a evaluar el tamaño y la posición de la vagina, el cuello uterino, el útero y los ovarios.

Examen pélvico
Normal:

El útero y los ovarios son normales en tamaño y ubicación. El útero se puede mover levemente sin causar dolor.

La vulva, la vagina y el cuello uterino tienen apariencia normal sin señales de infección, inflamación ni de otras anormalidades.

Las glándulas alrededor de la abertura de la vagina (glándulas de Bartolino) o la uretra (glándulas de Skene) no están hinchadas ni inflamadas.

No se sienten masas (nódulos) de tejido anormal en la zona entre el útero y el recto ni en los ligamentos que se unen al útero para mantenerlo en su lugar. No se sienten fibromas.

No hay sensibilidad ni dolor pélvicos.

No se siente solidificación del tejido.

Anormal:

Se observan llagas, señales de infección, inflamación o anormalidades de la vulva, la vagina o el cuello uterino. Podrían verse señales de una infección de transmisión sexual (como herpes genital, verrugas genitales o sífilis). Se requieren pruebas adicionales para determinar la causa.

Las glándulas alrededor de la vagina (glándulas de Bartolino) o la uretra (glándulas de Skene) están hinchadas o inflamadas.

El útero no puede moverse (ni siquiera levemente) durante el examen.

Se siente dolor o sensibilidad cuando se mueve levemente el útero o cuando se toca la zona entre el útero y el recto. El útero está alejado de la línea media del abdomen.

Los ovarios están agrandados, no pueden moverse (fijos) o causan dolor cuando se los toca.

Se detecta una masa ovárica. O una masa detectada durante un examen previo todavía está presente o ha crecido.

Se sienten pequeñas masas (nódulos) de tejido anormal. Se sienten fibromas uterinos.

Se siente solidificación del tejido.

Se encuentra una zona de ulceración o un desgarro.

Se puede sentir una masa cerca de uno o de ambos ovarios.

Muchas afecciones pueden cambiar los resultados de su examen pélvico. Su médico o enfermera hablarán con usted acerca de cualquier resultado anormal significativo.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda hacerse la prueba o que los resultados no sean útiles si usted:

  • Tiene su período menstrual.
  • Tiene una infección vaginal.
  • Utilizó un lavado, una crema o un preparado vaginales dentro de las 24 horas del examen.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Para pensar

Generalmente no se necesita un examen pélvico para obtener una receta para un anticonceptivo hormonal.

No siempre se hace un examen pélvico para detectar infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés). Depende de sus síntomas.

Las pruebas usadas para detectar STI incluyen:

La ecografía pélvica es otra prueba que se utiliza para evaluar los órganos pélvicos de una mujer. Para saber más, vea el tema Ecografía pélvica.

El autoexamen vaginal puede ayudarla a entender mejor su cuerpo, saber lo que es normal para usted y detectar señales tempranas de infección o de otras afecciones anormales que podrían requerir atención médica. El autoexamen no debería reemplazar un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou regulares realizados por un médico o una enfermera. Para saber más, vea el tema Autoexamen vaginal.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Examen pélvicoSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Femi Olatunbosun, MB, FRCSC - Obstetricia y ginecología

Revisado20 febrero, 2015