Angioplastia para ataque cardíaco y angina inestable

Generalidades del tratamiento

La angioplastia hace que la sangre vuelva a fluir hacia el corazón. Abre una arteria coronaria que se estrechó u obstruyó durante un ataque cardíaco. La arteria coronaria puede estar obstruida por un coágulo sanguíneo así como grasa y calcio de la placa que se desprendió y provocó el ataque al corazón.

Los médicos tratan de realizar una angioplastia lo más pronto posible después de un ataque cardíaco. Pero la angioplastia no está disponible en todos los hospitales. Si una persona está en un hospital en el que no se realizan angioplastias, es posible que se la traslade a otro hospital en el que se pueda hacer la angioplastia.

La angioplastia también se conoce como intervención coronaria percutánea (PCI, por sus siglas en inglés) o angioplastia coronaria transluminal percutánea (PTCA, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se realiza la angioplastia?

La angioplastia se hace utilizando un tubo delgado y blando llamado catéter. El médico inserta el catéter en un vaso sanguíneo en la ingle o la muñeca. El médico guía el catéter cuidadosamente a través de los vasos sanguíneos hasta que alcanza las arterias coronarias en el corazón.

Cateterismo cardíaco, también llamado angiografía coronaria. El médico primero usa el catéter para encontrar zonas estrechadas u obstruidas en las arterias coronarias. Esto se hace inyectando en las arterias un tinte que contiene yodo. El tinte hace visibles las arterias coronarias en una pantalla digital de rayos X. Esta prueba también se llama angiografía coronaria.

Globo con o sin endoprótesis. Si hay una obstrucción, se mueve el catéter a la parte estrechada de la arteria. Se introduce un pequeño globo a través del catéter y se utiliza para abrir la arteria. Se infla el globo por un tiempo breve. Luego, se desinfla y se extrae. La presión del globo inflado crea más espacio para que la sangre fluya, debido a que el globo presiona la placa contra la pared de la arteria. El médico también puede usar el globo para colocar una endoprótesis (stent) en la arteria a fin de mantenerla abierta.

En algunos casos, el médico puede extraer de la arteria fragmentos sueltos de coágulos sanguíneos. Esto se hace por medio de un pequeño dispositivo que funciona como una aspiradora. El médico desplaza el dispositivo a través del catéter hasta la arteria obstruida y extrae los fragmentos de coágulos. Este es un procedimiento más reciente que se puede utilizar durante la angioplastia.

Vea una imagen de una angioplastia con globo.

Vea una imagen de una colocación de endoprótesis (stent).

Vea la presentación sobre la angioplastia para ver cómo se hace una angioplastia.

¿Qué es un stent?

Un stent es un tubo pequeño que se expande. Se introduce permanentemente en la arteria durante la angioplastia. El stent mantiene abierta la arteria.

Durante la angioplastia, el globo se coloca dentro del stent y se infla, lo cual abre el stent colocándolo en su lugar contra la pared de la arteria para mantener abierta la arteria estrechada. Debido a que el stent es como una malla tejida, las células que recubren los vasos sanguíneos crecen a través y alrededor del stent para ayudar a fijarlo. Su médico podría usar un stent de metal sin recubrimiento o un stent liberador de fármacos.

Stents liberadores de fármacos. Todos los stents conllevan un riesgo de que se forme tejido cicatricial y de que este estreche la arteria de nuevo. Este tejido cicatricial puede bloquear la circulación sanguínea. Para prevenir este bloqueo, los stents liberadores de fármacos están revestidos con medicamentos que evitan que el tejido cicatricial crezca dentro de la arteria. Los stents liberadores de fármacos pueden reducir la probabilidad de que usted necesite un segundo procedimiento (angioplastia o cirugía) para volver a abrir la arteria.

Un stent está diseñado para:

  • Presionar la placa contra las paredes arteriales y abrir la arteria, y así mejorar la circulación sanguínea.
  • Mantener la arteria abierta después de que el globo ha sido desinflado y retirado.
  • Sellar cualquier desgarro en la pared de la arteria.
  • Evitar que la pared de la arteria se colapse o se cierre nuevamente (reestenosis).
  • Impedir que la placa se rompa en pequeños fragmentos, lo que podría causar un ataque al corazón.

Qué esperar después del tratamiento

Después de la angioplastia, será trasladado a una sala de recuperación o a la unidad coronaria. Se observarán de cerca su frecuencia cardíaca, pulso y presión arterial. Tendrá un vendaje grande o un dispositivo de compresión en el sitio de inserción del catéter para prevenir el sangrado.

La angioplastia puede tardar entre 30 y 90 minutos. Pero usted necesita tiempo para prepararse para la prueba y tiempo para recuperarse. Puede tomar varias horas en total. El promedio de estancia hospitalaria es de 1 a 2 días para procedimientos sin complicaciones.

No haga actividad intensa ni levante nada pesado hasta que su médico lo autorice. Esto puede ser por un día o dos. Puede volver a hacer ejercicio y conducir después de varios días.

Después de la angioplastia, deberá tomar medicamentos antiplaquetarios para ayudar a prevenir otro ataque al corazón o un ataque cerebral. Probablemente tomará aspirina además de otro antiplaquetario, como clopidogrel. Si le ponen un stent liberador de fármacos, es probable que tome ambos medicamentos durante por lo menos un año. Si le ponen un stent de metal sin recubrir, tomará ambos medicamentos por lo menos un mes, aunque tal vez los tome hasta por un año. Después, es probable que deba tomar una aspirina a diario, a largo plazo. Si tiene un alto riesgo de sangrado, el médico quizá reduzca el tiempo que tome esos medicamentos.

Después del procedimiento, podría participar en un programa de rehabilitación cardíaca. En la rehabilitación cardíaca, un equipo de profesionales de la salud proporciona educación y apoyo para ayudarle a recuperarse y establecer hábitos nuevos y saludables, como alimentarse bien y hacer más ejercicio. Para mantener su corazón sano y sus arterias abiertas, hacer estos cambios es tan importante como recibir tratamiento. Si su médico no lo ha sugerido todavía, pregúntele si la rehabilitación cardíaca es adecuada para usted.

Por qué se hace

La angioplastia de urgencia con o sin stent suele ser la primera opción de tratamiento para el ataque cardíaco.

Aunque muchos factores están involucrados, podría hacerse una angioplastia si usted:nota 1

  • Está teniendo un ataque al corazón.
  • Tiene angina frecuente o grave que no responde a medicamentos ni a cambios en el estilo de vida.
  • Tiene evidencia de una reducción drástica de la irrigación sanguínea (isquemia) en una zona del músculo cardíaco, causada por el estrechamiento de una o más arterias coronarias.
  • Tiene una arteria estrechada u obstruida que probablemente se puede tratar con éxito con la angioplastia.
  • Su estado de salud es lo suficientemente bueno como para hacerse el procedimiento.

La angioplastia podría no ser una opción razonable de tratamiento cuando:

  • No hay evidencia de reducción de la irrigación sanguínea al músculo cardíaco.
  • Solo pequeñas zonas del corazón están en riesgo y no tiene dolor en el pecho (angina) que lo incapacite.
  • Está en riesgo de tener complicaciones o de morir durante la angioplastia debido a otros problemas de salud.
  • No puede tomar anticoagulantes, aspirina ni otros antiplaquetarios después de la colocación del stent.
  • La arteria afectada no se puede alcanzar durante la angioplastia.

Eficacia

La angioplastia funciona bien para abrir una arteria obstruida después de un ataque al corazón. La eficacia depende del tipo de obstrucción. Sin embargo, la angioplastia puede abrir las arterias obstruidas en aproximadamente 9 de cada 10 personas.nota 2

La angioplastia alivia los síntomas de angina (como el dolor o la presión en el pecho) y mejora la irrigación sanguínea al corazón. Si la arteria se vuelve a estrechar, podría ser necesaria otra angioplastia o una cirugía de derivación. Es menos probable que la arteria se vuelva a estrechar si se utiliza un stent, especialmente un stent liberador de fármacos.nota 1

Los beneficios de la angioplastia son mucho mayores si no fuma. Si fuma, deje de hacerlo.

Riesgos

Los riesgos de la angioplastia incluyen:

  • Sangrado en el sitio de punción.
  • Daño a los vasos sanguíneos en el sitio de punción.
  • Cierre repentino de la arteria coronaria.
  • Desgarre pequeño en el revestimiento interior de la arteria.
  • Ataque al corazón.
  • Necesidad de procedimientos adicionales. La angioplastia podría aumentar el riesgo de la necesidad urgente de una cirugía de derivación. Además, la arteria reparada se puede volver a estrechar (reestenosis) y podría ser necesario hacer otra angioplastia.
  • Vasos sanguíneos dilatados que se vuelven a cerrar (reestenosis).
  • Muerte. El riesgo de muerte es mayor cuando hay más de una arteria involucrada.

Para pensar

Después de un ataque cardíaco, la cirugía de derivación a veces es una mejor opción que la angioplastia. Por ejemplo, la cirugía puede ser mejor para personas que tienen muchas arterias obstruidas o tienen obstrucciones que no se pueden alcanzar durante la angioplastia.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Levine GN, et al. (2011). 2011 ACC/AHA/SCAI Guideline for percutaneous coronary intervention: A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and the Society for Cardiovascular Angiography and Interventions. Circulation, 124(23): e574–e651.
  2. Hass EE, et al. (2011). ST-segmented elevation myocardial infarction. In V Fuster et al., eds., Hurst's the Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1354–1385. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Revisor médico especializado Stephen Fort, MD, MRCP, FRCPC - Intervencionista cardíaco

Revisado20 febrero, 2015