Espasmos del llantoSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué son los espasmos del llanto?

Los espasmos del llanto o del sollozo son breves períodos en los que los niños pequeños dejan de respirar por hasta 1 minuto. Estos episodios hacen que un niño se desmaye (pierda el conocimiento). Los espasmos del llanto suelen ocurrir cuando un niño pequeño está enojado, frustrado, o siente dolor o miedo. Pero el espasmo del llanto es un reflejo. Los niños no tienen espasmos del llanto a propósito.

Hay dos tipos de espasmos del llanto:

  • Un espasmo del llanto cianótico está causado por un cambio en el patrón respiratorio normal del niño, generalmente como respuesta a sentirse enojado o frustrado. Es el tipo más común.
  • Un espasmo del llanto pálido está causado por una disminución de la frecuencia cardíaca, generalmente en respuesta al dolor.

Algunos niños pueden tener ambos tipos de espasmos del llanto en un momento u otro.

Los espasmos del llanto pueden ocurrir en niños de 6 meses a 6 años de edad. Son más comunes entre el año (12 meses) y los 3 años de edad. Algunos niños los tienen todos los días, y algunos los tienen solamente de vez en cuando.

Los espasmos del llanto no suelen ser serios y no causan daño duradero. Con el tiempo, se van por sí solos.

¿Cuáles son las causas de los espasmos del llanto?

Los espasmos del llanto suelen estar causados por un cambio en la respiración o por una disminución de la frecuencia cardíaca. Estas reacciones pueden ser provocadas por dolor o por emociones fuertes.

En algunos niños, los espasmos del llanto pueden estar relacionados con anemia por deficiencia de hierro, una afección en la cual el cuerpo no produce una cantidad normal de glóbulos rojos.

¿Cuáles son los síntomas?

Un espasmo del llanto puede causar:

  • Desmayos. Generalmente duran menos de un minuto.
  • Fasciculaciones (pequeñas contracciones involuntarias) musculares, rigidez corporal o una convulsión.
  • Cambios en la respiración y el latido cardíaco.
    • En un espasmo del llanto cianótico: El niño puede respirar demasiado rápido o demasiado fuerte. Cuando el niño exhala, puede haber una larga pausa antes de que el niño vuelva a inhalar.
    • En un espasmo del llanto pálido: El latido cardíaco puede volverse más lento.
  • Cambios en el color de la piel.
    • En un espasmo del llanto cianótico: La piel puede volverse roja o azul violácea, especialmente alrededor de los labios.
    • En un espasmo del llanto pálido: La piel puede tornarse pálida y sudorosa.
  • Llanto.
    • En un espasmo del llanto cianótico: Es posible que haya un estallido de llanto intenso de corta duración.
    • En un espasmo del llanto pálido: Es posible que haya solo un sollozo o nada de llanto.

¿Cómo se diagnostican los espasmos del llanto?

Generalmente, los médicos pueden diagnosticar los espasmos del llanto basándose en lo que pasa durante un episodio. El médico examinará a su hijo y le pedirá a usted que describa los episodios. Tal vez le ayude documentar lo que pasa en cada episodio de espasmo del llanto.

Si su médico piensa que su hijo tiene un trastorno convulsivo u otra afección, como anemia por deficiencia de hierro, es posible que su hijo necesite otras pruebas.

¿Cómo se tratan?

La mayoría de los niños no necesitan tratamiento para los espasmos del llanto. Los espasmos se van a medida que su hijo crece. Si su médico piensa que hay una afección médica que está causando los episodios, es posible que su hijo necesite tratamiento.

Para reducir la probabilidad de que ocurran más episodios de espasmo del llanto, asegúrese de que su hijo descanse bien y trate de ayudar a que su hijo se sienta seguro. Asegúrese de decirle al médico de su hijo si este comienza a tener espasmos del llanto con más frecuencia o si parecen ser peores o diferentes de los que ha tenido hasta entonces.

Los espasmos del llanto pueden ser frustrantes para los padres. Si tiene problemas para manejar los espasmos del llanto de su hijo o usted se ve a sí mismo enojándose, hable con un médico o un asesor. Trate de tener presente que su hijo no tiene espasmos del llanto a propósito.

¿Qué debería hacer usted cuando su hijo tiene un episodio de espasmo del llanto?

Para proteger a su hijo durante un espasmo del llanto, recueste a su hijo en el suelo y prevenga que los brazos, las piernas o la cabeza de su hijo se golpeen contra algo duro o filoso.

Es posible que su hijo deje de respirar por hasta 1 minuto (60 segundos) durante un episodio. Si su hijo no se despierta rápidamente ni comienza a respirar nuevamente, llame al 911 o a otros servicios de urgencia. La operadora del 911 puede decirle que le dé a su hijo respiración de rescate mientras espera que llegue la ayuda.

Después del episodio, tranquilice a su hijo. No lo castigue por haber tenido un espasmo del llanto.

Espasmos del llantoSaltar a la barra de navegación

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Espasmos del llantoSaltar a la barra de navegación

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

KidsHealth for Parents, Children, and Teens
Nemours Home Office
www.kidshealth.org

Espasmos del llantoSaltar a la barra de navegación

Referencias

Otras obras consultadas

  • Blum NJ (2009). Repetitive behaviors and tics. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 629–641. Philadelphia: Saunders.
  • Brazelton TB (2006). Two years. In Touchpoints, Birth to Three: Your Child's Emotional and Behavioral Development, 2nd ed., chap. 12, pp. 179–196. Cambridge, MA: Da Capo Press.
  • Mikati MA, Obeid M (2011). Conditions that mimic seizures. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., online chapter 587. Philadelphia: Elsevier Saunders. Available online: http://www.expertconsult.com.
  • Valente JH (2008). Breath-holding spells section of Minor infant problems. In JM Baren et al., eds., Pediatric Emergency Medicine, pp. 335–336. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Walter HJ, DeMaso DR (2011). Disruptive behavior disorders. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 96–100. Philadelphia: Saunders.

Espasmos del llantoSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría
Revisor médico especializado Susan C. Kim, MD - Pediatría

Revisado9 septiembre, 2014

Revisado: 9 septiembre, 2014