Terapia familiar

Generalidades del tratamiento

La terapia familiar se basa en la creencia de que la familia es un sistema social único con estructura y características comunicativas propias. Estas características están determinadas por muchas cosas, entre las que se incluyen las creencias y los valores de los padres, la personalidad de cada uno de los miembros de la familia y la influencia de la familia extensa (abuelos, tías y tíos). Como resultado de estas variables, cada familia desarrolla su propia personalidad particular, la cual es poderosa y afecta a todos sus miembros.

La terapia familiar se basa también en los siguientes conceptos.

  • La enfermedad de un miembro familiar puede ser un síntoma de un problema familiar mayor. Tratar solamente al miembro que está identificado como enfermo es como tratar el síntoma de una enfermedad pero no la enfermedad en sí. Es posible que si se trata a la persona con la enfermedad pero no a la familia, se enferme otro miembro de la familia. Este ciclo continuará hasta que los problemas se examinen y se traten.
  • Cualquier cambio en un miembro de la familia afecta tanto a la estructura familiar como a cada miembro de la familia individualmente.

Los profesionales de la salud que usan el modelo sistémico de familia al atender a las personas siempre consideran a la familia como un todo. Ven cualquier problema en un miembro como un síntoma de cambio o de conflicto en el grupo.

Un terapeuta familiar:

  • Enseña a los miembros de la familia acerca de cómo funcionan las familias en general y, en particular, cómo funciona la de ellos.
  • Ayuda a la familia a concentrarse menos en el miembro que ha sido identificado como enfermo y se concentra más en la familia como un todo.
  • Ayuda a identificar conflictos y ansiedades y ayuda a la familia a elaborar estrategias para resolverlos.
  • Fortalece a todos los miembros de la familia para que puedan resolver juntos sus problemas.
  • Enseña maneras de manejar conflictos y cambios dentro de la familia de un modo diferente. A veces, el modo en que los miembros de la familia enfrentan los problemas aumenta las probabilidades de que lleguen a tener síntomas.

Durante las sesiones de terapia, los puntos fuertes de la familia se usan para ayudarles a manejar sus problemas. Todos los miembros asumen su responsabilidad para los problemas. Algunos miembros familiares pueden necesitar cambiar su conducta más que otros.

La terapia familiar es un tipo de terapia muy activo, y a menudo se les da tareas para hacer a los miembros de la familia. Por ejemplo, se les puede pedir a los padres que deleguen más responsabilidades en sus hijos.

La cantidad de sesiones requeridas varía según la gravedad de los problemas y la voluntad de los miembros a participar en la terapia. La familia y el terapeuta establecen metas mutuas y conversan sobre el tiempo que se espera para lograr las metas. No todos los miembros de la familia asisten a cada sesión.

Qué esperar después del tratamiento

Las personas que participan en las sesiones de terapia familiar aprenden más sobre sí mismas y sobre cómo funciona su familia.

Por qué se hace

Cualquier persona que tenga una afección que interfiera en su vida y en la vida de los miembros de su familia puede beneficiarse de la terapia familiar. Generalmente, mientras mejor funcione la familia, menor será el nivel de estrés para la persona con el problema de salud.

La terapia familiar se ha usado con éxito para tratar muchos tipos diferentes de familias en muchas situaciones diferentes, incluyendo aquellas en las que:

  • Los padres tienen conflictos dentro de su relación.
  • Un niño tiene problemas escolares o de conducta.
  • Los niños o los adolescentes tienen problemas para llevarse bien.
  • Un miembro de la familia tiene una enfermedad mental a largo plazo (crónica) o un problema de drogadicción, como depresión grave o un problema de consumo excesivo de alcohol.

La terapia familiar también puede ser útil antes de que comiencen los problemas. Algunas familias buscan este tipo de terapia cuando anticipan un gran cambio en su vida. Por ejemplo, un hombre y una mujer que tienen hijos de sus matrimonios anteriores pueden ir a terapia familiar cuando se casan para ayudar a todos los miembros de la familia a aprender a vivir juntos.

Los conceptos de la terapia familiar también pueden usarse en sesiones de terapia individual y son muy útiles para las personas que provienen de familias en las que hay una enfermedad u otros problemas. Los adultos que de niños vivieron en familias con problemas pueden beneficiarse de la terapia individual usando conceptos de la terapia familiar.

Eficacia

La terapia familiar es útil para enfrentar los problemas de relaciones dentro de la familia y puede ayudar a reducir síntomas como trastornos de la alimentación o problemas de alcoholismo. Pero también podrían necesitarse tipos más específicos de terapias, como terapia cognitivo-conductual o medicamentos.

Riesgos

  • La terapia familiar también puede empeorar algunos problemas si no es guiada correctamente por un consejero bien capacitado.
  • La terapia no puede resolver cuestiones lo suficiente si se detiene demasiado pronto.
  • La terapia familiar puede ser menos eficaz si un miembro de la familia se niega a participar.

Para pensar

Para obtener los mejores resultados, todos los miembros de la familia tienen que colaborar juntos con el terapeuta para conseguir las metas en común. Pero si uno de los miembros se niega a asistir a las sesiones, los otros miembros de la familia todavía pueden beneficiarse de asistir a las mismas.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo

Revisado14 noviembre, 2014