Cirugía de derivación de las arterias coronarias

Generalidades de la cirugía

Durante una derivación de la arteria coronaria, las secciones enfermas de las arterias coronarias se sortean por medio de injertos de arteria o vena sana para aumentar la irrigación sanguínea al tejido del músculo cardíaco. Este procedimiento se conoce también como injerto de revascularización coronaria (CABG, por sus siglas en inglés). La derivación normalmente requiere una operación a corazón abierto.

Hay varias técnicas nuevas y menos invasivas para la cirugía de derivación que se pueden utilizar en algunos casos en vez de la cirugía a corazón abierto. En algunos procedimientos, el corazón se desacelera con medicamentos pero continúa latiendo durante el procedimiento. Para estos tipos de cirugía, no se necesita un sistema de circulación extracorporal. (Para la cirugía a corazón abierto, se necesita un sistema de circulación extracorporal para hacer circular la sangre y añadirle oxígeno a la misma). Otras técnicas utilizan procedimientos mínimamente invasivos en lugar de cirugía a corazón abierto. Los procedimientos mínimamente invasivos utilizan varias aberturas más pequeñas en el pecho y pueden o no requerir un sistema de circulación extracorporal. Estas técnicas aún están siendo estudiadas y pueden no estar disponibles en todos los centros médicos.

Cirugía a corazón abierto

Antes de la cirugía, usted recibirá anestesia que lo hará dormir. En la mayoría de los casos, la cirugía de derivación es una operación a corazón abierto. Durante la cirugía, tendrá el pecho abierto y el corazón estará expuesto. El cirujano le realiza un gran corte, o incisión, en el centro o el lado del pecho. Podría cortar a través del esternón y separar la caja torácica.

El cirujano extrae un vaso sanguíneo saludable —a menudo de la pierna— y lo conecta (injerta) a la arteria estrechada u obstruida. El nuevo vaso sanguíneo evita la arteria enferma para aumentar el flujo de sangre al corazón. Podría necesitar solo un injerto de derivación o podría necesitar más. Algunas personas tienen hasta dos, tres o incluso cuatro (cirugía de derivación vascular doble, triple o cuádruple). La cantidad de injertos que se necesiten depende de la cantidad de arterias que estén estrechadas u obstruidas y del lugar donde se encuentren.

Una vez que haya terminado la cirugía, el médico podría usar alambre para volver a unir la caja torácica y puntos de sutura para cerrar la incisión. La cirugía puede durar de 3 a 6 horas. Usted permanecerá en el hospital un mínimo de 3 a 8 días después de la cirugía. Recuperarse en el hogar puede tomar de 4 a 6 semanas. La mayoría de las personas pueden regresar al trabajo al cabo de 1 o 2 meses después de la cirugía.

Más información

Qué esperar después de la cirugía

Después de la cirugía, usted tendrá una estancia corta (de 1 a 2 días si no hay complicaciones) en la unidad de cuidados intensivos (ICU, por sus siglas en inglés). En la ICU, es probable que tenga:

  • Monitorización continua de su actividad cardíaca.
  • Un tubo para ayudar temporalmente con la respiración.
  • Un tubo en el estómago, para eliminar las secreciones estomacales hasta que pueda comenzar a comer de nuevo.
  • Un tubo (sonda) para drenar la vejiga y medir la cantidad de orina.
  • Tubos conectados a las venas de los brazos (vías intravenosas o IV) a través de los cuales se pueden administrar líquidos, nutrición y medicamentos.
  • Una vía arterial para medir la presión arterial.
  • Tubos torácicos, para drenar líquido y sangre (lo cual es temporal y normal) de la cavidad torácica después de la cirugía.

Por lo general, permanecerá en el hospital de 3 a 8 días después de la cirugía de derivación vascular a corazón abierto. La duración de la estancia varía y dependerá de su salud antes de la cirugía de derivación y de si presenta complicaciones a causa de la cirugía.

Después del alta, la recuperación en el hogar es de 4 a 6 semanas. La recuperación incluye fisioterapia, terapia respiratoria, terapia ocupacional y asesoría dietética. El ejercicio y la conducción pueden reanudarse después de aproximadamente 2 o 3 semanas. Las personas que pueden regresar al trabajo suelen poder hacerlo al cabo de 1 o 2 meses, dependiendo del tipo de trabajo que realizan. Algunas personas encuentran que tienen emociones más intensas (como una mayor tendencia a llorar o a mostrar sus emociones en formas que son inusuales en comparación con antes del procedimiento) hasta por un año después de la cirugía.

Rehabilitación cardíaca

Después de la cirugía, es posible que su médico le sugiera que participe en un programa de rehabilitación cardíaca. En la rehabilitación cardíaca, un equipo de profesionales de la salud brinda educación y apoyo para ayudarle a recuperarse.

El equipo de rehabilitación puede ayudarle a adoptar hábitos nuevos y saludables, como comer bien y hacer más ejercicio.

Más información

Por qué se hace

No todas las personas con enfermedad de las arterias coronarias necesitan una cirugía de derivación vascular. A algunas personas puede ayudarles la angioplastia con stent (endoprótesis). Otras personas usan terapia médica, que implica hacer cambios en el estilo de vida y tomar medicamentos. Algunas personas usan esos dos tratamientos. Es probable que su médico recomiende una cirugía de derivación solo si usted se beneficiará de ella y si esos beneficios son mayores que los riesgos.

Su médico podría aconsejarle una cirugía de derivación si:

  • La arteria izquierda principal del corazón se encuentra muy estrecha.
  • Las tres arterias del corazón están obstruidas o la cantidad de sangre que fluye a través de ellas es muy baja.
  • Su médico cree que la cirugía de derivación tendrá más éxito que la angioplastia con stent.
  • Usted también necesita cirugía para reparar o reemplazar una válvula cardíaca dañada por la enfermedad de las válvulas cardíacas.
  • Usted tiene diabetes y dos o más arterias estrechadas u obstruidas.
  • El corazón tiene problemas para bombear. Esto se llama fracción de eyección reducida.

Su elección podría depender del número de arterias que están afectadas o de qué arterias están afectadas. Hable con su médico para saber cuál es el tratamiento más adecuado para usted. El mejor tratamiento para usted podría depender también de su edad, de su salud y de la medida en que la angina esté afectando su calidad de vida.

Enfermedad cardíaca: ¿Debería realizarme una cirugía de derivación vascular?

Eficacia

  • La cirugía de derivación vascular reduce los síntomas de angina. Alrededor de 95 de cada 100 personas que se operan obtienen alivio de la angina de inmediato, mientras que 5 de cada 100 no lo obtienen.nota 1
  • Más de 80 de cada 100 personas siguen libres de angina 5 años después de la cirugía.nota 1
  • La cirugía de derivación vascular puede aumentar sus probabilidades de tener una vida más larga. Más de 90 de cada 100 personas que se realizan una derivación vascular aún están vivas 5 años después de la cirugía.nota 1
  • La duración de una derivación vascular depende de cuánto tiempo permanezcan abiertos los injertos de vaso sanguíneo. El riesgo de necesitar otra operación aumenta cada año después de la cirugía. Después de 5 años, alrededor de 2 de cada 100 personas necesitan otra cirugía. Después de 10 años, 7 de cada 100 personas necesitan otra cirugía.nota 2

Cambios en el estilo de vida y medicamentos

El éxito de la cirugía de derivación vascular también depende de usted. Si fuma y no deja de hacerlo, no obtendrá el mayor beneficio de la cirugía de derivación vascular. Es posible que deba hacer otros cambios importantes, como comer de manera adecuada y hacer ejercicio en forma regular. Estos cambios ayudarán a que sus injertos de derivación duren y permanezcan abiertos durante más tiempo. También le darán las mayores probabilidades de tener una vida más larga y saludable.

Si toma medicamentos para la angina, para reducir el colesterol o para controlar la presión arterial, asegúrese de tomarlos todos los días. Junto con los cambios en el estilo de vida, estos medicamentos pueden ayudarle a obtener los mayores beneficios de la cirugía de derivación.

La cirugía de derivación vascular no es una cura para la enfermedad cardíaca. Es por eso que todos estos factores —comer de manera adecuada, no fumar, hacer ejercicio y tomar medicamentos— son tan importantes. Sin ellos, usted eleva el riesgo de tener nuevos lugares en las arterias que se han estrechado. Si eso ocurre, usted podría tener que operarse otra vez.

Riesgos

La cirugía de derivación vascular se ha llevado a cabo durante más de 40 años. En los Estados Unidos, es una de las cirugías mayores más comunes. Sin embargo, tiene algunos riesgos importantes.

Los riesgos de la cirugía de derivación vascular incluyen:

  • Muerte. De cada 100 personas que se realizan una cirugía de derivación, entre 1 y 4 de ellas tendrán una complicación grave que provoca la muerte y entre 96 y 99 de ellas no la tendrán.nota 2
  • Ataque al corazón. De cada 100 personas que se realizan una cirugía de derivación, alrededor de 1 persona tendrá un ataque al corazón poco después de la cirugía y 99 no lo tendrán.nota 3
  • Ataque cerebral. De cada 100 personas que se realizan la cirugía, de 1 a 3 tendrán un ataque cerebral y de 97 a 99 de ellas no lo tendrán.nota 4, nota 5
  • Sangrado excesivo. Esto puede provocar la necesidad de realizar una transfusión. Esto sucede en 3 a 5 de cada 100 personas que se realizan la cirugía. Esto significa que entre 95 y 97 de cada 100 personas no tienen problemas de sangrado.nota 4

Otros riesgos incluyen el regreso de la angina, problemas a causa de la anestesia e infecciones en el lugar de la incisión en el pecho. Algunas personas también tienen pérdida de memoria y problemas para pensar con claridad. Estos problemas son más comunes en las personas mayores y tienden a mejorar varios meses después de la cirugía.

Sus probabilidades de tener un problema serio a causa de la cirugía de derivación aumentan con la edad. Su riesgo también es más alto si tiene otros problemas, como diabetes, enfermedad renal, enfermedad pulmonar o enfermedad arterial periférica. Hable con su médico para averiguar cómo su salud afecta su riesgo.

Para pensar

Cuando está claro que la cirugía de derivación vascular es necesaria, la cirugía mejora los síntomas y en algunos casos prolonga la vida. Sin embargo, en muchas situaciones, las razones para realizar una cirugía de derivación en lugar de otros tratamientos están menos claras.

En cada caso, el cirujano cardíaco o el cardiólogo debería poder explicar con claridad las razones por las que se prefiere hacer una cirugía de derivación vascular en vez de usar medicamentos o angioplastia. A veces puede ser útil pedir una segunda opinión si no está claro que sea necesario realizar una cirugía.

A veces, la revascularización transmiocárdica con láser (TMR, por sus siglas en inglés) se usa junto con la cirugía de derivación vascular. La TMR utiliza un rayo láser para mejorar el flujo de sangre al corazón y aliviar la angina. No es común, pero podría realizarse para llegar a zonas del corazón donde el injerto de derivación vascular no da los mismos resultados. Y no es el tratamiento adecuado para todas las personas.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Bravata DM, et al. (2007). Systematic review: The comparative effectiveness of percutaneous coronary interventions and coronary artery bypass graft surgery. Annals of Internal Medicine, 147(10): 703–716.
  2. Sabik JF, et al. (2011). Coronary bypass surgery. In V Fuster et al., eds., Hurst's The Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1490–1503. New York: McGraw-Hill.
  3. Gray RJ, Sethna DH (2012). Medical management of the patient undergoing cardiac surgery. In RO Bonow et al., eds., Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 2, pp. 1793–1810. Philadelphia: Saunders.
  4. Morris DC, et al. (2011). Management of the patient after cardiac surgery. In V Fuster et al., eds., Hurst’s The Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1504–1512. New York: McGraw-Hill.
  5. Tarakji KG, et al. (2011). Temporal onset, risk factors, and outcomes associated with stroke after coronary artery bypass grafting. JAMA, 305(4): 381–390.

Otras obras consultadas

  • Fihn SD, et al. (2014). 2014 ACC/AHA/AATS/PCNA/SCAI/STS focused update of the guideline for the diagnosis and management of patients with stable ischemic heart disease. Circulation. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000095. Accessed October 13, 2014.
  • Hillis LD, et al. 2011 ACCF/AHA Guideline for coronary artery bypass graft surgery: A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 124(23): e652–e735.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Revisor médico especializado John A. McPherson, MD, FACC, FSCAI - Cardiología
Robert A. Kloner, MD, PhD - Cardiología

Revisado20 febrero, 2015