Cirugía abierta de vesícula biliar para cálculos biliares

Generalidades de la cirugía

En una cirugía abierta de vesícula biliar (colecistectomía), el cirujano extirpa la vesícula biliar a través de un único corte grande (incisión) en el abdomen. Usted necesitará anestesia general, y la cirugía dura de 1 a 2 horas. El cirujano puede hacerle la incisión debajo del borde derecho de la caja torácica o en el medio de la parte superior del abdomen (entre el ombligo y el extremo inferior del esternón).

Los médicos hacen la mayoría de las cirugías abiertas de vesícula biliar después de tratar de extraer la vesícula por medio de una cirugía laparoscópica. Unas pocas personas tienen afecciones que requieren una cirugía abierta de vesícula biliar.

Después de la cirugía para extraer la vesícula biliar, la bilis sale del hígado (donde es producida) a través del colédoco e ingresa en el intestino delgado. Como la vesícula biliar ya no está, la bilis ya no se acumula entre comidas. Para la mayoría de las personas, esto tiene poco efecto o ninguno en la digestión.

Qué esperar después de la cirugía

La cirugía suele implicar una estadía en el hospital de 2 a 4 días o más tiempo. La mayoría de las personas puede regresar a sus actividades habituales al cabo de 4 a 6 semanas. La cirugía abierta implica más dolor después y un período de recuperación más largo que la cirugía laparoscópica.

Esta cirugía deja una cicatriz moderadamente grande [de 4 pulgadas (10.2 cm) a 8 pulgadas (20.3 cm) de largo].

No son necesarias dietas especiales ni otras precauciones después de esta cirugía.

Por qué se hace

Varias afecciones pueden conducir a la necesidad de operar para extirpar la vesícula biliar. Las afecciones que podrían requerir una cirugía abierta en vez de una laparoscopia incluyen:

  • Inflamación grave del colédoco o de la vesícula biliar.
  • Inflamación del revestimiento abdominal (peritonitis).
  • Presión alta en los vasos sanguíneos del hígado (hipertensión portal). Esto está causado por cirrosis del hígado.
  • Estar en el tercer trimestre del embarazo.
  • Un trastorno importante de sangrado o uso de medicamentos para prevenir que se coagule la sangre (medicamentos que previenen la formación de coágulos de sangre o anticoagulantes propiamente dichos).
  • Tejido cicatricial de muchas cirugías abdominales anteriores.
  • Anatomía anormal en el abdomen.

Para entre 5 y 10 de cada 100 cirugías laparoscópicas de vesícula biliar en los Estados Unidos, el cirujano necesita pasar a un método de cirugía abierta que requiere una incisión más grande.nota 1 Entre los ejemplos de problemas que pueden requerir cirugía abierta en vez de cirugía laparoscópica se incluyen inflamación inesperada, tejido cicatricial, lesión o sangrado.

Eficacia

La cirugía reduce el riesgo de que vuelvan a aparecer los cálculos biliares. Pero los cálculos biliares a veces se forman en las vías biliares años después de la colecistectomía, aunque esto es poco frecuente.

Riesgos

Las posibles complicaciones de la cirugía abierta de vesícula biliar incluyen:

  • Lesión al conducto colédoco.
  • Bilis que se filtra dentro de la cavidad abdominal.
  • Sangrado excesivo.
  • Infección de la herida quirúrgica.
  • Lesiones al hígado, los intestinos o a importantes vasos sanguíneos abdominales.
  • Coágulos de sangre o neumonía relacionados con el período de recuperación más prolongado después de la cirugía abierta.
  • Riesgos de la anestesia general.

Después de la cirugía de vesícula biliar, algunas personas tienen síntomas abdominales continuos, como dolor, abotagamiento, gas o diarrea (síndrome de poscolecistectomía).

Para pensar

La cirugía de vesícula biliar abierta se ha hecho en forma segura por muchos años.

Para la mayoría de los casos, la cirugía laparoscópica ha sustituido a la cirugía abierta para extirpar la vesícula biliar. La recuperación es mucho más rápida y menos dolorosa que después de una cirugía abierta.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Glasgow RE, Mulvihill SJ (2010). Treatment of gallstone disease. In M Feldman et al., eds., Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease, 9th ed., vol. 1, pp. 1121–1138. Philadelphia: Saunders.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Arvydas D. Vanagunas, MD - Gastroenterología

Revisado14 noviembre, 2014