• English

Pruebas de alergia

Generalidades de la prueba

Las pruebas de alergia implican hacerse una prueba cutánea (en la piel) o un análisis de sangre para averiguar qué sustancia, o alérgeno, podría desencadenar una respuesta alérgica en una persona. Las pruebas cutáneas suelen realizarse debido a que son rápidas, confiables y, generalmente, menos costosas que los análisis de sangre, pero podría usarse cualquiera de los dos tipos de prueba.

Pruebas cutáneas

Se coloca una pequeña cantidad de un alérgeno sospechado sobre la piel o debajo de esta para ver si hay una reacción. Existen tres tipos de pruebas cutáneas:

  • Prueba de punción cutánea. Esta prueba se realiza colocando sobre la piel una gota de una solución que contenga un posible alérgeno, y una serie de raspaduras o punciones con aguja permiten que la solución ingrese en la piel. Si en la piel se forma una zona enrojecida, elevada y con comezón (que se llama habón), por lo general, esto significa que la persona es alérgica a ese alérgeno. Esto se llama reacción positiva.
  • Prueba intradérmica. Durante esta prueba, se inyecta una pequeña cantidad de solución de alérgeno en la piel. Una prueba intradérmica para alergias podría realizarse cuando una sustancia no causa una reacción en la prueba de punción cutánea, pero aún se sospecha que esa sustancia es un alérgeno para esa persona. La prueba intradérmica es más sensible que la prueba de punción cutánea, pero es positiva más a menudo en personas que no tienen síntomas ante ese alérgeno (resultados positivos falsos de las pruebas).
  • Prueba de parche cutáneo. Para una prueba de parche cutáneo, la solución de alérgeno se coloca en una almohadilla que se pega a la piel de 24 a 72 horas. Esta prueba se usa para detectar una alergia cutánea que se llama dermatitis de contacto.

Análisis de sangre

Los análisis de sangre para la detección de alergia buscan sustancias en la sangre que se llaman anticuerpos. Los análisis de sangre no son tan sensibles como las pruebas cutáneas, pero suelen usarse para las personas que no pueden realizarse pruebas cutáneas.

El tipo más común de análisis de sangre utilizado es el enzimoinmunoanálisis de adsorción (ELISA, EIA, por sus siglas en inglés). Mide el nivel de un tipo de anticuerpo (que se llama inmunoglobulina E, o IgE) en la sangre que el cuerpo podría producir en respuesta a ciertos alérgenos. Los niveles de IgE suelen ser más altos en las personas que tienen alergias o asma.

Es posible que se usen otros métodos de análisis de laboratorio, como la prueba de radioalergoadsorción (RAST, por sus siglas en inglés) o una prueba de inmunoensayo de captura (ImmunoCAP, UniCAP o Pharmacia CAP), para brindar más información.

Los resultados de sus pruebas de alergia podrían mostrar que el tratamiento para la alergia es una opción para usted.

Por qué se hace

Las pruebas de alergia se realizan para averiguar qué sustancias (alérgenos) pueden provocar una reacción alérgica.

Pruebas cutáneas

La prueba de punción cutánea también puede realizarse para:

  • Identificar los alérgenos inhalados (por vía aérea), como el polen de los árboles, de los arbustos y de las malezas, el moho, el polvo, las plumas y la caspa de los animales.
  • Identificar probables alérgenos alimentarios (como los huevos, la leche, los cacahuates o maníes, las nueces, el pescado, la soya, el trigo o los mariscos).
  • Determinar si una persona podría tener alergia a un medicamento o ser alérgica al veneno de un insecto.

Análisis de sangre

Podría realizarse un análisis de una muestra de sangre en lugar de una prueba de punción cutánea si una persona:

  • Tiene ronchas u otra afección de la piel, como eccema, que dificulta ver los resultados de las pruebas cutáneas.
  • No puede dejar de tomar un medicamento, como un antihistamínico o un antidepresivo tricíclico, que podría prevenir o reducir una reacción a una sustancia, aun cuando una persona es alérgica a la sustancia.
  • Ha tenido una reacción alérgica grave (anafilaxia).
  • Ha tenido resultados positivos en pruebas cutáneas con respecto a muchos alimentos. El enzimoinmunoanálisis de adsorción (ELISA, por sus siglas en inglés) permite averiguar a qué alimentos es muy probable que una persona sea alérgica.

Cómo prepararse

Muchos medicamentos pueden afectar los resultados de una prueba cutánea. Asegúrese de informar a su médico acerca de todos los medicamentos sin receta y recetados que toma. Es posible que deba dejar de tomar algunos medicamentos, como algunos antidepresivos tricíclicos y antihistamínicos, como cetirizina (Zyrtec), fexofenadina (Allegra) y loratadina (Claritin), antes de que le realicen una prueba cutánea para la detección de alergias.

Hable con su médico acerca de cualquier inquietud que tenga respecto de la necesidad de la prueba, sus riesgos, cómo se realizará o qué indicarán los resultados. Como ayuda para comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Cómo se hace

Pruebas cutáneas

El profesional de la salud que realice la punción cutánea o la prueba intradérmica hará lo siguiente:

  • Limpiará el lugar donde se realice la prueba (por lo general, en la espalda o en el brazo) con alcohol.
  • Le colocará gotas de los alérgenos en la piel con una separación de alrededor de 1 pulgada (2.5 cm) a 2 pulgadas (5 cm). Esto permite que se realicen pruebas con muchas sustancias al mismo tiempo.
  • Le hará una punción en la piel con una aguja debajo de cada gota. La aguja pasa a través de la gota y permite que parte del alérgeno penetre en la piel. Para la prueba intradérmica, se usa una aguja para inyectar la solución de alérgeno aún más profundamente en la piel.
  • Le revisará la piel después de 12 o 15 minutos para detectar zonas enrojecidas, elevadas y con comezón que se llaman habones. Si se forma un habón, significa que usted posiblemente sea alérgico a ese alérgeno (esto se llama reacción positiva).

En un método de punción cutánea alternativo, se usa un dispositivo que tiene de 5 a 10 puntos (cabezas), que se sumergen en frascos que contienen el extracto de alérgeno. Este dispositivo se presiona contra la piel del antebrazo o de la espalda, de modo que todas las cabezas se presionan hacia adentro de la piel al mismo tiempo.

Si la prueba de punción cutánea es negativa, usted podría optar por realizarse una prueba intradérmica en una visita posterior. Por lo general, primero se realiza una prueba de punción cutánea debido a que la prueba intradérmica tiene mayores probabilidades de provocar una reacción alérgica grave.

La prueba de punción cutánea y la prueba intradérmica suelen tardar menos de una hora cada una.

Prueba de parche cutáneo

En una prueba de parche cutáneo, también se usan pequeñas dosis del alérgeno sospechado. Para esta prueba:

  • Se colocan dosis de alérgenos sobre los parches, que se parecen a vendas adhesivas.
  • Luego, los parches se colocan sobre la piel (por lo general, en la espalda). Generalmente, esto tarda alrededor de 40 minutos, según la cantidad de parches que se apliquen.
  • Usará los parches de 24 a 72 horas. No se bañe ni se duche, ni haga actividades que podrían hacerle sudar excesivamente mientras usa los parches. Esto podría aflojar los parches y hacer que se desprendan.
  • Su profesional de la salud le quitará los parches, y se le revisará la piel para detectar señales de una reacción alérgica.

Análisis de sangre

El profesional de la salud que le extraiga sangre hará lo siguiente:

  • Le ajustará una banda elástica en la parte superior del brazo para detener el flujo de sangre. Esto hace que las venas que están debajo de la banda se agranden para que sea más fácil colocar una aguja en la vena.
  • Limpiará con alcohol el lugar de inserción de la aguja.
  • Colocará la aguja en la vena. Es posible que sea necesario pinchar más de una vez con la aguja.
  • Conectará un tubo a la aguja para llenarlo con sangre.
  • Le retirará la banda del brazo cuando haya extraído suficiente sangre.
  • Colocará una almohadilla de gasa o una bolita de algodón sobre el lugar de inserción de la aguja cuando se retire la aguja.
  • Presionará el lugar de inserción y luego le pondrá una venda.

La muestra de sangre se colocará sobre un papel tratado especialmente y será enviada a un laboratorio para determinar si hay presencia de anticuerpos a cualquiera de los alérgenos respecto de los cuales se están realizando pruebas. La detección de anticuerpos específicos podría significar que usted es alérgico a un determinado alérgeno.

Qué se siente

Pruebas cutáneas

Con la prueba de punción cutánea y la prueba intradérmica, es posible que sienta una leve sensación de pinchazo cuando se le realice una punción en la piel que se encuentra debajo de cada muestra o cuando la aguja le penetre la piel.

Si usted tiene una reacción alérgica como resultado de cualquiera de las pruebas cutáneas, es posible que tenga un poco de comezón, sensibilidad e hinchazón en los lugares de la piel donde se hayan colocado las soluciones de alérgenos. Después de que se realice la prueba, se pueden usar paños fríos o una crema de esteroides sin receta para aliviar la comezón y la hinchazón.

Si le están realizando una prueba de parche cutáneo y tiene comezón o dolor intensos debajo de cualquiera de los parches, quítese los parches y llame a su médico.

Análisis de sangre

Es posible que no sienta absolutamente nada como consecuencia de la punción con la aguja, o podría sentir un breve pinchazo o pellizco cuando la aguja atraviesa la piel. Algunas personas sienten ardor mientras la aguja está en la vena. Sin embargo, muchas personas no sienten ningún dolor o tienen solo molestias leves después de que se coloca la aguja en la vena.

Riesgos

Pruebas cutáneas

El mayor riesgo de la prueba de punción cutánea o de la prueba intradérmica es una reacción alérgica grave que se llama anafilaxia. Los síntomas de una reacción alérgica grave incluyen comezón, respiración sibilante, hinchazón de la cara o de todo el cuerpo, problemas para respirar y presión arterial baja que puede provocar choque ("shock"). Una reacción anafiláctica es potencialmente mortal y es una urgencia médica. Siempre se necesita atención de urgencia para una reacción anafiláctica. Sin embargo, la reacción alérgica grave es poco frecuente, especialmente en el caso de la prueba de punción cutánea.

Si le están realizando una prueba de parche cutáneo y tiene comezón o dolor intensos debajo de cualquiera de los parches, quítese los parches y llame a su médico.

Análisis de sangre

El riesgo de que surja un problema por tomar una muestra de sangre de una vena es muy bajo.

  • Se le podría hacer un pequeño moretón en el lugar de la punción. Usted puede reducir el riesgo de que se le hagan moretones ejerciendo presión en el lugar durante varios minutos después de que se extrae la aguja.
  • En raras ocasiones, es posible que la vena se inflame después de que se tome la muestra de sangre. Esta afección se llama flebitis y, por lo general, se trata con la aplicación de una compresa tibia, varias veces al día.
  • El sangrado continuo puede ser un problema para las personas con trastornos de sangrado. La aspirina, la warfarina (Coumadin) y otros medicamentos anticoagulantes también pueden aumentar las probabilidades de sangrado. Si tiene problemas de sangrado o de coagulación, o si toma medicamentos anticoagulantes, informe a su médico antes de que le extraigan sangre.

Resultados

Una prueba cutánea o un análisis de sangre pueden indicarle qué sustancia, o alérgeno, podría desencadenar una respuesta alérgica.

Pruebas cutáneas

Las pruebas cutáneas consisten en exponer a una persona a alérgenos sospechados y ver si se produce una reacción. Los resultados de las pruebas cutáneas están disponibles inmediatamente después de que se realizan las pruebas.

Pruebas cutáneas para la detección de alergias 1

Normal (negativa):

El alérgeno no crea ninguna zona elevada enrojecida (que se llama habón).

Anormal (positiva):

Un habón creado por el alérgeno es, al menos, 1/8 de pulgada (3 mm) más grande que la reacción al control negativo. Cuanto más grande es el habón, más certeza hay de que la persona es alérgica a ese alérgeno específico.

Análisis de sangre

Los análisis de sangre para la detección de alergias buscan sustancias en la sangre que se llaman anticuerpos. Por lo general, los resultados de los análisis de sangre para la detección de alergias están disponibles en alrededor de 7 días.

Análisis de sangre para la detección de alergias

Normal (negativo):

Los niveles de inmunoglobulina E (IgE), un tipo de anticuerpo, son los mismos que en una persona que no tiene alergias.

Anormal (positivo):

Los niveles de anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE) para un alérgeno o un grupo de alérgenos en particular se hallan sobre el nivel normal.

Qué afecta esta prueba

Es posible que no pueda realizarse una prueba cutánea o que los resultados no sean útiles por diversos motivos, entre los que se incluyen:

  • Hacer ejercicio que provoca sudoración excesiva.
  • Que un parche para la piel quede húmedo.
  • Tomar medicamentos como antihistamínicos o antidepresivos tricíclicos.

Para pensar

  • Es posible que no necesite realizar una prueba de alergia si tiene alergias leves que se controlan fácilmente con medicamentos o con cambios en el estilo de vida.
  • Pruebas cutáneas para la detección de alergias:
    • Son el método más fácil y menos costoso para identificar alergias en la mayoría de las personas.
    • Son más confiables que los análisis de sangre para identificar alergias inhaladas (por vía aérea) comunes, como el polen, el polvo, el moho y la caspa de los animales.
    • No pueden indicar si una persona está reaccionando a un determinado alimento o no. Es posible que se necesiten más pruebas (como una dieta de eliminación o una prueba de provocación oral con alimentos) para identificar esto. En una dieta de eliminación, usted evita comer alimentos que podrían estar causándole una reacción alérgica. En una prueba de provocación oral con alimentos, usted come una variedad de alimentos que podrían o no causarle una reacción alérgica. Su médico lo observa para ver si hay una reacción y en qué momento.
    • Pueden ser desagradables para los niños y para sus padres.
  • Análisis de sangre para la detección de alergias:
    • Son menos sensibles que las pruebas cutáneas. Por lo tanto, es posible que las personas tengan una reacción positiva a una prueba cutánea, pero que tengan una reacción negativa a un análisis de sangre.
    • No se ven afectados por antihistamínicos ni por antidepresivos tricíclicos, por lo cual las personas no necesitan dejar de tomar estos medicamentos mientras se realizan los análisis.
    • Podrían ser una buena opción si usted tiene piel muy sensible o un problema en la piel, como eccema, que le dificultaría ver si tiene una reacción a la prueba cutánea.
    • No causarán una reacción alérgica. Es posible que se usen si usted tuvo una reacción alérgica grave en el pasado.
    • Son más costosos que las pruebas cutáneas.
  • Es posible que deba realizarse pruebas para detectar alergia al látex antes de realizarse una cirugía mayor si ha estado expuesto al látex con frecuencia. Los análisis de sangre para la detección de alergias se usan para este fin. Si tiene alergia al látex, no deberían usarse productos de látex durante su cirugía ni durante su recuperación.
  • A veces, se usan otros análisis de sangre, como las pruebas fluor-alergoabsorbentes (FAST, por sus siglas en inglés), la prueba simultánea de antígenos múltiples (MAST, por sus siglas en inglés) y la prueba de radioalergoadsorción (RAST, por sus siglas en inglés) para detectar alérgenos.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2013). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 6th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Internal Medicine
Revisor médico especializado Rohit K Katial, MD - Allergy and Immunology
Última revisión 17 junio, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.

Obtenga información de salud en español