• English

ADHD: ¿Debería mi hijo tomar medicamentos para el ADHD?

Guía para decidir

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

ADHD: ¿Debería mi hijo tomar medicamentos para el ADHD?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Que su hijo tome medicamentos para el ADHD.
  • Que su hijo no tome medicamentos. En cambio, use asesoría psicológica, terapia conductual o capacitación de habilidades sociales para ayudar a manejar los síntomas de su hijo.

Puntos clave para recordar

  • Si los síntomas de su hijo son leves, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.
  • Si los síntomas de su hijo son de moderados a graves y están causando problemas en el hogar, en la escuela y con los familiares y amigos, es posible que su médico le recomiende administrarle medicamentos.
  • Los medicamentos no pueden curar el ADHD ni resolver todos los problemas de conducta de su hijo. Las terapias conductuales y el apoyo adicional en el hogar y en la escuela pueden ayudar a su hijo a tener éxito y a sentirse mejor consigo mismo.
  • Los medicamentos pueden ser útiles, pero es posible que tengan efectos secundarios y riesgos.
  • Si su hijo necesita medicamentos, ayúdelo a no sentir vergüenza de tomarlos. El ADHD es una afección médica, no un defecto ni una debilidad del carácter.
PMCs

¿Qué es el ADHD?

El ADHD (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) afecta la conducta de un niño y su capacidad de prestar atención. Los síntomas del ADHD se notan en forma temprana en la vida de un niño y continúan durante la adultez.

Los niños que tienen ADHD tienden a ser:

  • Desatentos. Se distraen fácilmente y les resulta difícil concentrarse en cualquier tarea.
  • Impulsivos. Actúan antes de pensar sobre la causa y el efecto de sus acciones. Es posible que hablen o rían demasiado fuerte o que se enojen más de lo apropiado para la situación. Es posible que no compartan ni puedan esperar su turno.
  • Hiperactivos. No pueden estar sentados quietos siquiera durante un tiempo breve. Es posible que se retuerzan, estén intranquilos o corran en los momentos inapropiados.

Es posible que resulte difícil saber si su hijo tiene ADHD o si, simplemente, se comporta mal. Es normal que un niño sea desatento, impulsivo o hiperactivo cada tanto. Sin embargo, si estas conductas continúan o empeoran, podrían ser señales de ADHD.

La causa exacta del ADHD no está clara, pero tiende a ser hereditario.

Algunos problemas médicos tienen síntomas que se parecen a los del ADHD; por lo tanto, es importante que su hijo obtenga el diagnóstico correcto. Su médico podría realizar algunas pruebas y hacerles preguntas a usted y a su hijo para ayudar a descartar otros problemas, como depresión o un trastorno de ansiedad. A veces, los síntomas de trastorno bipolar y ADHD pueden confundirse.

Los síntomas del ADHD también pueden confundirse con una discapacidad en el aprendizaje. Un psicólogo puede realizar algunas pruebas para ver si su hijo está teniendo problemas para aprender a leer, escribir o resolver problemas de matemática.

No existe una cura para el ADHD. Sin embargo, con tratamiento se puede ayudar a manejar los síntomas de su hijo.

¿Cuáles son los riesgos de no brindarle a su hijo tratamiento para el ADHD?

Sin tratamiento, su hijo tiene más probabilidades de:

  • Tener un mal desempeño en la escuela o en el trabajo.
  • Ser rechazado por sus compañeros.
  • Tener problemas en las relaciones con los familiares y los amigos.
  • Tener baja autoestima.
  • Estar deprimido.
  • Carecer de habilidades sociales.

¿Qué medicamentos puede tomar su hijo para el ADHD?

La mayoría de las veces se utilizan medicamentos estimulantes para tratar los síntomas de moderados a graves del ADHD. Estos medicamentos afectan la forma en que el cerebro de su hijo controla los impulsos, la conducta y la atención.

Los medicamentos estimulantes se clasifican en dos grupos:

  • Anfetaminas, como Adderall y Dexedrine. Estas están aprobadas por la Food and Drug Administration (Administración de Drogas y Alimentos o FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. para niños de 3 años o más.
  • Metilfenidato, como Concerta, Metadate CD y Ritalin. Está aprobado para niños de 6 años o más.

Si estos medicamentos no ayudan, es posible que su médico sugiera medicamentos no estimulantes para tratar el ADHD. Estos incluyen:

  • Atomoxetina (Strattera).
  • Clonidina (Kapvay).
  • Guanfacina (Intuniv).

A veces, también se recomiendan antidepresivos.

¿Cuál es la eficacia de estos medicamentos?

Los medicamentos estimulantes son el tratamiento más eficaz para el ADHD. Mejoran los síntomas del ADHD en alrededor de 70 de cada 100 niños que los toman.1 Esto significa que no mejoran los síntomas en alrededor de 30 de cada 100 niños que los toman.

Los estudios han demostrado que los niños que toman medicamentos estimulantes:1

  • Son más tranquilos.
  • Son más atentos, concentrados y organizados.
  • Interrumpen con menos frecuencia.
  • Tienen mejores relaciones con familiares y amigos.

Los estudios también han demostrado que:2

  • El medicamento no estimulante atomoxetina puede reducir los síntomas del ADHD en niños y en adultos.
  • El medicamento no estimulante clonidina combinado con un medicamento estimulante puede reducir síntomas de ADHD.

Aunque los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas de su hijo, no pueden resolver todos los problemas de conducta de su hijo. Su hijo también podría beneficiarse de la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales.

¿Qué puede esperar si su hijo toma medicamentos para el ADHD?

Su hijo tomará pastillas todos los días durante el tiempo que las necesite. Es importante que su hijo tome el medicamento tal como le ha sido recetado y que continúe tomándolo para que tenga tiempo de dar resultados.

Si usted no observa ninguna mejora en la conducta de su hijo, hable con su médico. Es posible que su hijo necesite probar varios medicamentos diferentes para averiguar cuál le da resultados.

Usted necesitará observar atentamente a su hijo después de que comience a tomar el medicamento. El medicamento podría causar efectos secundarios, pero, por lo general, desaparecen en las primeras semanas. Si no lo hacen, su médico podría necesitar reducir la dosis.

¿Cuáles son los efectos secundarios de estos medicamentos?

Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Pérdida de apetito.
  • Dolores de cabeza.
  • Malestar estomacal.
  • Problemas del sueño o somnolencia.

Podría existir una relación entre los medicamentos estimulantes y el retraso del crecimiento en los niños, especialmente en el primer año de tomar los medicamentos. Pero la mayoría de los niños parecen recuperarse y alcanzan la altura y el peso esperados en la adultez. Su médico llevará un registro del crecimiento de su hijo y estará atento para detectar problemas.2

¿Cuáles son los riesgos de estos medicamentos?

Se ha demostrado en estudios que, cuando se los usa únicamente durante un tiempo breve, los medicamentos para el ADHD son seguros y pueden ayudar a mejorar la conducta y la calidad de vida de su hijo. Sin embargo, existen algunos riesgos. Y no se han estudiado los efectos de usar estos medicamentos a largo plazo. Usted necesitará evaluar los beneficios de que su hijo tome medicamentos con respecto a los posibles riesgos.

Avisos de la FDA

Existe una pequeña posibilidad de que un niño pueda pensar en suicidarse cuando toma atomoxetina o un antidepresivo. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no recomienda que las personas dejen de usar estos medicamentos. En vez de esto, se debe prestar atención a las personas que toman estos medicamentos para detectar señales de advertencia de suicidio, tales como decir que van a hacerse daño, hablar o escribir sobre la muerte o regalar sus cosas. Esto es especialmente importante al comienzo del tratamiento o cuando se cambian las dosis.

Diversos estudios han descubierto que menos de 1 de cada 100 niños que usaron atomoxetina pensaron en el suicido, mientras que más de 99 de cada 100 no lo hicieron.3

La mayoría de los medicamentos para el ADHD incluyen una advertencia de la FDA acerca de posibles problemas relacionados con el corazón o de salud mental. Asegúrese de informar a su médico si su hijo tiene algún problema del corazón, algún defecto cardíaco, si tiene problemas de salud mental o si tiene antecedentes familiares de estos problemas.

La FDA ha publicado un aviso sobre la atomoxetina y sobre los riesgos de lesión en el hígado, hipotensión ortostática y síncope. Llame a su médico si tiene náuseas o dolor de estómago. Además, llame a su médico si se siente mareado o aturdido, o si su piel está tomando un color amarillento.

¿Qué otros tratamientos se encuentran disponibles?

Si los síntomas de su hijo son leves, entonces es posible que otros tratamientos sin medicamentos sean suficientes para ayudar a su hijo a mejorar su conducta. Las terapias conductuales y el apoyo adicional en el hogar y en la escuela pueden ayudar a su hijo a tener éxito y a sentirse mejor consigo mismo.

Los siguientes tratamientos dan resultados en algunos niños:

  • La terapia conductual puede ayudar a su hijo a comprender por qué actúa de una manera determinada. Además, puede ayudar a su hijo a encontrar formas positivas de manejar los problemas cambiando la manera en que piensa o se comporta. La terapia conductual incentiva la conducta a través de halagos o recompensas. Desalienta la mala conducta mediante una técnica conocida como "tiempo de descanso" o mediante la pérdida de privilegios.
  • La capacitación de habilidades sociales puede ayudar a su hijo a ser menos agresivo e impulsivo, a manejar el enojo y a comportarse de una forma socialmente más aceptable. Usa pasos y metas específicos, como ayudar a su hijo a aprender a escuchar y mantener una conversación o a formar parte de un nuevo grupo.
  • La asesoría psicológica, que incluye terapia familiar, permite que su hijo y toda la familia puedan expresar sus miedos y preocupaciones, reconozcan conductas problemáticas y aprendan nuevas formas de llevarse bien.

¿Por qué podría su médico recomendarle usar medicamentos para tratar el ADHD de su hijo?

Es posible que su médico sugiera que su hijo tome medicamentos si:

  • Los síntomas de su hijo son de moderados a graves y están causando problemas en el hogar, en la escuela y con los familiares y amigos.
  • Los síntomas de su hijo no han mejorado con asesoría psicológica ni con terapias conductuales únicamente.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Que su hijo tome medicamentos para el ADHD Que su hijo tome medicamentos para el ADHD
  • Su hijo toma pastillas todos los días durante el tiempo que las necesita.
  • También es posible que su hijo consulte a un consejero o reciba terapia conductual o capacitación de habilidades sociales.
  • Los medicamentos para el ADHD pueden ayudar a su hijo a:
    • Estar más tranquilo y concentrado, y a ser más atento y organizado.
    • Ser menos agresivo y problemático.
    • Tener mejores relaciones con familiares y amigos.
  • Los posibles efectos secundarios incluyen:
    • Pérdida de apetito.
    • Dolores de cabeza.
    • Malestar estomacal.
    • Problemas del sueño o somnolencia.
    • Retraso en el crecimiento.
    • Problemas del corazón y problemas de salud mental.
    • Presión arterial baja.
  • Existe una pequeña posibilidad de que su hijo pueda pensar en el suicidio mientras toma medicamentos no estimulantes o antidepresivos.
Que su hijo no tome medicamentos Que su hijo no tome medicamentos
  • Su hijo consulta a un consejero o recibe terapia conductual o capacitación de habilidades sociales.
  • Si los síntomas de su hijo son leves, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.
  • Si los síntomas de su hijo no mejoran con asesoría psicológica o terapias conductuales, usted puede decidir probar con medicamentos más adelante.
  • Su hijo puede evitar los efectos secundarios del medicamento.
  • Usted no tiene que pagar un medicamento.
  • Sin tratamiento, su hijo tiene más probabilidades de:
    • Tener un mal desempeño en la escuela o en el trabajo.
    • Ser rechazado por sus compañeros.
    • Tener problemas en las relaciones con los familiares y los amigos.
    • Tener baja autoestima.
    • Estar deprimido.
    • Carecer de habilidades sociales.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales sobre tomar medicamentos para el ADHD

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Creíamos que nuestro hijo tenía una discapacidad en el aprendizaje. Por momentos, parecía estar "en Babia". Cuando era pequeño, no podía prestar atención durante suficiente tiempo como para que le leyéramos un libro entero. A medida que crecía, tenía un mal desempeño en las pruebas estandarizadas de la escuela. Un psiquiatra, finalmente, le diagnosticó ADHD y sugirió que podría ser útil administrarle medicamentos. Estamos evaluándolo y, probablemente, probaremos esta opción. Además, nuestro hijo es lo suficientemente mayor como para ayudarnos a tomar la decisión. Estamos seguros de que lo haría feliz tener algo de ayuda para concentrarse en las tareas en la escuela y en las tareas que le mandan para hacer en casa.

Padres de Michael, 11 años

Creíamos que nuestro hijo tenía, simplemente, más energía que otros niños. Luego, comenzó el preescolar. Recibimos una llamada de la maestra en su segundo día allí. Resulta que tenía mucha más "energía" que los demás niños. Durante varios meses, hemos estado trabajando con su médico y con la maestra del preescolar de diferentes formas, para lograr que esté sentado quieto y se concentre en la tarea. Ha realizado algunos avances, pero continúa dando trabajo. Estamos procurando esperar más tiempo para probar con medicamentos, hasta que tenga alrededor de 6 años. Somos conscientes de que, posiblemente, siempre necesite más que solo un poco de atención adicional para tener éxito en la escuela.

Padres de Carlos, 4 años

Nuestra hija, Ann Marie, no tiene amigos en la escuela. Su conducta impulsiva está tan fuera de control que ninguno de los demás niños quiere jugar con ella. Es difícil para nosotros, porque sabemos lo cálida y divertida que es. Cuando nuestro médico sugirió que ella podría obtener un beneficio de los medicamentos, nos pusimos contentos de tener una opción que le permitiera llevarse bien con sus compañeros con mayor facilidad.

Padres de Ann Marie, 6 años

No estamos seguros de cuál es el problema de nuestra hija: ADHD, discapacidad en el aprendizaje, depresión o una combinación de factores. Es un poco frustrante que parezca estar demorando tanto tiempo determinarlo, pero nos gusta nuestra médica y ella ha hecho un buen trabajo para ayudarnos a comprender por qué no hay respuestas rápidas y fáciles. Nuestra hija no es hiperactiva como muchos de los niños con ADHD, pero parece no poder prestar atención en clase y no está teniendo un buen desempeño en la escuela. Trabajamos con ella la mayoría de las noches en casa para ayudarla a concentrarse en su tarea escolar, y no queremos administrarle medicamentos en este momento. Pero si sus calificaciones siguen sin subir al final de este trimestre, es posible que consideremos la posibilidad de probar con medicamentos para ayudarla a concentrarse.

Padres de Emily, 7 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos por los cuales su hijo debería tomar medicamentos para el ADHD

Motivos por los cuales su hijo no debe tomar medicamentos

Mi hijo desea probar con medicamentos.

Mi hijo no desea probar con medicamentos.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

El ADHD de mi hijo no está mejorando con asesoría psicológica únicamente.

Deseo que mi hijo continúe con la asesoría psicológica, sin medicamentos, al menos durante un tiempo.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Me preocupa que el ADHD esté afectando las tareas escolares de mi hijo y sus relaciones con los amigos y la familia.

Al parecer, las tareas escolares de mi hijo y sus relaciones con amigos y familiares no se están viendo afectadas.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Que mi hijo tome medicamentos

Que mi hijo NO tome medicamentos

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

¿Pueden los medicamentos curar el ADHD?

  • Lo lamento, eso no es correcto. Los medicamentos no pueden curar el ADHD ni resolver todos los problemas de conducta de su hijo.
  • NoEso es correcto. Los medicamentos no pueden curar el ADHD ni resolver todos los problemas de conducta de su hijo.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "¿Cuál es la eficacia de estos medicamentos?" Los medicamentos no pueden curar el ADHD ni resolver todos los problemas de conducta de su hijo.
2.

¿Tienen efectos secundarios los medicamentos para el ADHD?

  • Eso es correcto. Los medicamentos pueden ser útiles, pero tienen efectos secundarios y riesgos.
  • NoLo lamento, eso no es correcto. Los medicamentos pueden ser útiles, pero tienen efectos secundarios y riesgos.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "¿Cuáles son los riesgos de estos medicamentos?" Los medicamentos pueden ser útiles, pero tienen efectos secundarios y riesgos.
3.

¿Existen otras formas de tratar el ADHD que no impliquen tomar medicamentos?

  • Eso es correcto. Si los síntomas de su hijo son leves, entonces, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.
  • NoLo lamento, eso no es correcto. Si los síntomas de su hijo son leves, entonces, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.
  • No estoy seguroEs posible que volver atrás y leer "¿Qué otros tratamientos se encuentran disponibles?" le ayude. Si los síntomas de su hijo son leves, entonces, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioAdam Husney, MD - Family Medicine
Revisor médico especializadoLouis Pellegrino, MD - Developmental Pediatrics

Referencias
Citas bibliográficas
  1. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (2002). Practice parameter for the use of stimulant medications in the treatment of children, adolescents, and adults. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 41(2, Suppl): 26S–49S.
  2. Greenhill LL, Hechtman LI (2009). Attention-deficit/hyperactivity disorder. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 2, pp. 3560–3572. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. U.S. Food and Drug Administration (2005). FDA issues public health advisory on Strattera (atomoxetine) for attention deficit disorder. FDA News P05-65. Available online: http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/2005/ucm108493.htm.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

ADHD: ¿Debería mi hijo tomar medicamentos para el ADHD?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Que su hijo tome medicamentos para el ADHD.
  • Que su hijo no tome medicamentos. En cambio, use asesoría psicológica, terapia conductual o capacitación de habilidades sociales para ayudar a manejar los síntomas de su hijo.

Puntos clave para recordar

  • Si los síntomas de su hijo son leves, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.
  • Si los síntomas de su hijo son de moderados a graves y están causando problemas en el hogar, en la escuela y con los familiares y amigos, es posible que su médico le recomiende administrarle medicamentos.
  • Los medicamentos no pueden curar el ADHD ni resolver todos los problemas de conducta de su hijo. Las terapias conductuales y el apoyo adicional en el hogar y en la escuela pueden ayudar a su hijo a tener éxito y a sentirse mejor consigo mismo.
  • Los medicamentos pueden ser útiles, pero es posible que tengan efectos secundarios y riesgos.
  • Si su hijo necesita medicamentos, ayúdelo a no sentir vergüenza de tomarlos. El ADHD es una afección médica, no un defecto ni una debilidad del carácter.
PMCs

¿Qué es el ADHD?

El ADHD (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) afecta la conducta de un niño y su capacidad de prestar atención. Los síntomas del ADHD se notan en forma temprana en la vida de un niño y continúan durante la adultez.

Los niños que tienen ADHD tienden a ser:

  • Desatentos. Se distraen fácilmente y les resulta difícil concentrarse en cualquier tarea.
  • Impulsivos. Actúan antes de pensar sobre la causa y el efecto de sus acciones. Es posible que hablen o rían demasiado fuerte o que se enojen más de lo apropiado para la situación. Es posible que no compartan ni puedan esperar su turno.
  • Hiperactivos. No pueden estar sentados quietos siquiera durante un tiempo breve. Es posible que se retuerzan, estén intranquilos o corran en los momentos inapropiados.

Es posible que resulte difícil saber si su hijo tiene ADHD o si, simplemente, se comporta mal. Es normal que un niño sea desatento, impulsivo o hiperactivo cada tanto. Sin embargo, si estas conductas continúan o empeoran, podrían ser señales de ADHD.

La causa exacta del ADHD no está clara, pero tiende a ser hereditario.

Algunos problemas médicos tienen síntomas que se parecen a los del ADHD; por lo tanto, es importante que su hijo obtenga el diagnóstico correcto. Su médico podría realizar algunas pruebas y hacerles preguntas a usted y a su hijo para ayudar a descartar otros problemas, como depresión o un trastorno de ansiedad. A veces, los síntomas de trastorno bipolar y ADHD pueden confundirse.

Los síntomas del ADHD también pueden confundirse con una discapacidad en el aprendizaje. Un psicólogo puede realizar algunas pruebas para ver si su hijo está teniendo problemas para aprender a leer, escribir o resolver problemas de matemática.

No existe una cura para el ADHD. Sin embargo, con tratamiento se puede ayudar a manejar los síntomas de su hijo.

¿Cuáles son los riesgos de no brindarle a su hijo tratamiento para el ADHD?

Sin tratamiento, su hijo tiene más probabilidades de:

  • Tener un mal desempeño en la escuela o en el trabajo.
  • Ser rechazado por sus compañeros.
  • Tener problemas en las relaciones con los familiares y los amigos.
  • Tener baja autoestima.
  • Estar deprimido.
  • Carecer de habilidades sociales.

¿Qué medicamentos puede tomar su hijo para el ADHD?

La mayoría de las veces se utilizan medicamentos estimulantes para tratar los síntomas de moderados a graves del ADHD. Estos medicamentos afectan la forma en que el cerebro de su hijo controla los impulsos, la conducta y la atención.

Los medicamentos estimulantes se clasifican en dos grupos:

  • Anfetaminas, como Adderall y Dexedrine. Estas están aprobadas por la Food and Drug Administration (Administración de Drogas y Alimentos o FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. para niños de 3 años o más.
  • Metilfenidato, como Concerta, Metadate CD y Ritalin. Está aprobado para niños de 6 años o más.

Si estos medicamentos no ayudan, es posible que su médico sugiera medicamentos no estimulantes para tratar el ADHD. Estos incluyen:

  • Atomoxetina (Strattera).
  • Clonidina (Kapvay).
  • Guanfacina (Intuniv).

A veces, también se recomiendan antidepresivos.

¿Cuál es la eficacia de estos medicamentos?

Los medicamentos estimulantes son el tratamiento más eficaz para el ADHD. Mejoran los síntomas del ADHD en alrededor de 70 de cada 100 niños que los toman.1 Esto significa que no mejoran los síntomas en alrededor de 30 de cada 100 niños que los toman.

Los estudios han demostrado que los niños que toman medicamentos estimulantes:1

  • Son más tranquilos.
  • Son más atentos, concentrados y organizados.
  • Interrumpen con menos frecuencia.
  • Tienen mejores relaciones con familiares y amigos.

Los estudios también han demostrado que:2

  • El medicamento no estimulante atomoxetina puede reducir los síntomas del ADHD en niños y en adultos.
  • El medicamento no estimulante clonidina combinado con un medicamento estimulante puede reducir síntomas de ADHD.

Aunque los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas de su hijo, no pueden resolver todos los problemas de conducta de su hijo. Su hijo también podría beneficiarse de la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales.

¿Qué puede esperar si su hijo toma medicamentos para el ADHD?

Su hijo tomará pastillas todos los días durante el tiempo que las necesite. Es importante que su hijo tome el medicamento tal como le ha sido recetado y que continúe tomándolo para que tenga tiempo de dar resultados.

Si usted no observa ninguna mejora en la conducta de su hijo, hable con su médico. Es posible que su hijo necesite probar varios medicamentos diferentes para averiguar cuál le da resultados.

Usted necesitará observar atentamente a su hijo después de que comience a tomar el medicamento. El medicamento podría causar efectos secundarios, pero, por lo general, desaparecen en las primeras semanas. Si no lo hacen, su médico podría necesitar reducir la dosis.

¿Cuáles son los efectos secundarios de estos medicamentos?

Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Pérdida de apetito.
  • Dolores de cabeza.
  • Malestar estomacal.
  • Problemas del sueño o somnolencia.

Podría existir una relación entre los medicamentos estimulantes y el retraso del crecimiento en los niños, especialmente en el primer año de tomar los medicamentos. Pero la mayoría de los niños parecen recuperarse y alcanzan la altura y el peso esperados en la adultez. Su médico llevará un registro del crecimiento de su hijo y estará atento para detectar problemas.2

¿Cuáles son los riesgos de estos medicamentos?

Se ha demostrado en estudios que, cuando se los usa únicamente durante un tiempo breve, los medicamentos para el ADHD son seguros y pueden ayudar a mejorar la conducta y la calidad de vida de su hijo. Sin embargo, existen algunos riesgos. Y no se han estudiado los efectos de usar estos medicamentos a largo plazo. Usted necesitará evaluar los beneficios de que su hijo tome medicamentos con respecto a los posibles riesgos.

Avisos de la FDA

Existe una pequeña posibilidad de que un niño pueda pensar en suicidarse cuando toma atomoxetina o un antidepresivo. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no recomienda que las personas dejen de usar estos medicamentos. En vez de esto, se debe prestar atención a las personas que toman estos medicamentos para detectar señales de advertencia de suicidio, tales como decir que van a hacerse daño, hablar o escribir sobre la muerte o regalar sus cosas. Esto es especialmente importante al comienzo del tratamiento o cuando se cambian las dosis.

Diversos estudios han descubierto que menos de 1 de cada 100 niños que usaron atomoxetina pensaron en el suicido, mientras que más de 99 de cada 100 no lo hicieron.3

La mayoría de los medicamentos para el ADHD incluyen una advertencia de la FDA acerca de posibles problemas relacionados con el corazón o de salud mental. Asegúrese de informar a su médico si su hijo tiene algún problema del corazón, algún defecto cardíaco, si tiene problemas de salud mental o si tiene antecedentes familiares de estos problemas.

La FDA ha publicado un aviso sobre la atomoxetina y sobre los riesgos de lesión en el hígado, hipotensión ortostática y síncope. Llame a su médico si tiene náuseas o dolor de estómago. Además, llame a su médico si se siente mareado o aturdido, o si su piel está tomando un color amarillento.

¿Qué otros tratamientos se encuentran disponibles?

Si los síntomas de su hijo son leves, entonces es posible que otros tratamientos sin medicamentos sean suficientes para ayudar a su hijo a mejorar su conducta. Las terapias conductuales y el apoyo adicional en el hogar y en la escuela pueden ayudar a su hijo a tener éxito y a sentirse mejor consigo mismo.

Los siguientes tratamientos dan resultados en algunos niños:

  • La terapia conductual puede ayudar a su hijo a comprender por qué actúa de una manera determinada. Además, puede ayudar a su hijo a encontrar formas positivas de manejar los problemas cambiando la manera en que piensa o se comporta. La terapia conductual incentiva la conducta a través de halagos o recompensas. Desalienta la mala conducta mediante una técnica conocida como "tiempo de descanso" o mediante la pérdida de privilegios.
  • La capacitación de habilidades sociales puede ayudar a su hijo a ser menos agresivo e impulsivo, a manejar el enojo y a comportarse de una forma socialmente más aceptable. Usa pasos y metas específicos, como ayudar a su hijo a aprender a escuchar y mantener una conversación o a formar parte de un nuevo grupo.
  • La asesoría psicológica, que incluye terapia familiar, permite que su hijo y toda la familia puedan expresar sus miedos y preocupaciones, reconozcan conductas problemáticas y aprendan nuevas formas de llevarse bien.

¿Por qué podría su médico recomendarle usar medicamentos para tratar el ADHD de su hijo?

Es posible que su médico sugiera que su hijo tome medicamentos si:

  • Los síntomas de su hijo son de moderados a graves y están causando problemas en el hogar, en la escuela y con los familiares y amigos.
  • Los síntomas de su hijo no han mejorado con asesoría psicológica ni con terapias conductuales únicamente.

2. Compare sus opciones

  Que su hijo tome medicamentos para el ADHD Que su hijo no tome medicamentos
¿Qué implica generalmente?
  • Su hijo toma pastillas todos los días durante el tiempo que las necesita.
  • También es posible que su hijo consulte a un consejero o reciba terapia conductual o capacitación de habilidades sociales.
  • Su hijo consulta a un consejero o recibe terapia conductual o capacitación de habilidades sociales.
¿Cuáles son los beneficios?
  • Los medicamentos para el ADHD pueden ayudar a su hijo a:
    • Estar más tranquilo y concentrado, y a ser más atento y organizado.
    • Ser menos agresivo y problemático.
    • Tener mejores relaciones con familiares y amigos.
  • Si los síntomas de su hijo son leves, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.
  • Si los síntomas de su hijo no mejoran con asesoría psicológica o terapias conductuales, usted puede decidir probar con medicamentos más adelante.
  • Su hijo puede evitar los efectos secundarios del medicamento.
  • Usted no tiene que pagar un medicamento.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Los posibles efectos secundarios incluyen:
    • Pérdida de apetito.
    • Dolores de cabeza.
    • Malestar estomacal.
    • Problemas del sueño o somnolencia.
    • Retraso en el crecimiento.
    • Problemas del corazón y problemas de salud mental.
    • Presión arterial baja.
  • Existe una pequeña posibilidad de que su hijo pueda pensar en el suicidio mientras toma medicamentos no estimulantes o antidepresivos.
  • Sin tratamiento, su hijo tiene más probabilidades de:
    • Tener un mal desempeño en la escuela o en el trabajo.
    • Ser rechazado por sus compañeros.
    • Tener problemas en las relaciones con los familiares y los amigos.
    • Tener baja autoestima.
    • Estar deprimido.
    • Carecer de habilidades sociales.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales sobre tomar medicamentos para el ADHD

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Creíamos que nuestro hijo tenía una discapacidad en el aprendizaje. Por momentos, parecía estar "en Babia". Cuando era pequeño, no podía prestar atención durante suficiente tiempo como para que le leyéramos un libro entero. A medida que crecía, tenía un mal desempeño en las pruebas estandarizadas de la escuela. Un psiquiatra, finalmente, le diagnosticó ADHD y sugirió que podría ser útil administrarle medicamentos. Estamos evaluándolo y, probablemente, probaremos esta opción. Además, nuestro hijo es lo suficientemente mayor como para ayudarnos a tomar la decisión. Estamos seguros de que lo haría feliz tener algo de ayuda para concentrarse en las tareas en la escuela y en las tareas que le mandan para hacer en casa."

— Padres de Michael, 11 años

"Creíamos que nuestro hijo tenía, simplemente, más energía que otros niños. Luego, comenzó el preescolar. Recibimos una llamada de la maestra en su segundo día allí. Resulta que tenía mucha más "energía" que los demás niños. Durante varios meses, hemos estado trabajando con su médico y con la maestra del preescolar de diferentes formas, para lograr que esté sentado quieto y se concentre en la tarea. Ha realizado algunos avances, pero continúa dando trabajo. Estamos procurando esperar más tiempo para probar con medicamentos, hasta que tenga alrededor de 6 años. Somos conscientes de que, posiblemente, siempre necesite más que solo un poco de atención adicional para tener éxito en la escuela."

— Padres de Carlos, 4 años

"Nuestra hija, Ann Marie, no tiene amigos en la escuela. Su conducta impulsiva está tan fuera de control que ninguno de los demás niños quiere jugar con ella. Es difícil para nosotros, porque sabemos lo cálida y divertida que es. Cuando nuestro médico sugirió que ella podría obtener un beneficio de los medicamentos, nos pusimos contentos de tener una opción que le permitiera llevarse bien con sus compañeros con mayor facilidad."

— Padres de Ann Marie, 6 años

"No estamos seguros de cuál es el problema de nuestra hija: ADHD, discapacidad en el aprendizaje, depresión o una combinación de factores. Es un poco frustrante que parezca estar demorando tanto tiempo determinarlo, pero nos gusta nuestra médica y ella ha hecho un buen trabajo para ayudarnos a comprender por qué no hay respuestas rápidas y fáciles. Nuestra hija no es hiperactiva como muchos de los niños con ADHD, pero parece no poder prestar atención en clase y no está teniendo un buen desempeño en la escuela. Trabajamos con ella la mayoría de las noches en casa para ayudarla a concentrarse en su tarea escolar, y no queremos administrarle medicamentos en este momento. Pero si sus calificaciones siguen sin subir al final de este trimestre, es posible que consideremos la posibilidad de probar con medicamentos para ayudarla a concentrarse."

— Padres de Emily, 7 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos por los cuales su hijo debería tomar medicamentos para el ADHD

Motivos por los cuales su hijo no debe tomar medicamentos

Mi hijo desea probar con medicamentos.

Mi hijo no desea probar con medicamentos.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

El ADHD de mi hijo no está mejorando con asesoría psicológica únicamente.

Deseo que mi hijo continúe con la asesoría psicológica, sin medicamentos, al menos durante un tiempo.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Me preocupa que el ADHD esté afectando las tareas escolares de mi hijo y sus relaciones con los amigos y la familia.

Al parecer, las tareas escolares de mi hijo y sus relaciones con amigos y familiares no se están viendo afectadas.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Que mi hijo tome medicamentos

Que mi hijo NO tome medicamentos

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. ¿Pueden los medicamentos curar el ADHD?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Los medicamentos no pueden curar el ADHD ni resolver todos los problemas de conducta de su hijo.

2. ¿Tienen efectos secundarios los medicamentos para el ADHD?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Los medicamentos pueden ser útiles, pero tienen efectos secundarios y riesgos.

3. ¿Existen otras formas de tratar el ADHD que no impliquen tomar medicamentos?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Si los síntomas de su hijo son leves, entonces, la asesoría psicológica, la terapia conductual o la capacitación de habilidades sociales podrían ser suficientes para mejorar la conducta de su hijo.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioAdam Husney, MD - Family Medicine
Revisor médico especializadoLouis Pellegrino, MD - Developmental Pediatrics

Referencias
Citas bibliográficas
  1. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (2002). Practice parameter for the use of stimulant medications in the treatment of children, adolescents, and adults. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 41(2, Suppl): 26S–49S.
  2. Greenhill LL, Hechtman LI (2009). Attention-deficit/hyperactivity disorder. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 2, pp. 3560–3572. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. U.S. Food and Drug Administration (2005). FDA issues public health advisory on Strattera (atomoxetine) for attention deficit disorder. FDA News P05-65. Available online: http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/2005/ucm108493.htm.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.