Dedos de los pies en martillo, en garra y en maza

Saltar a la barra de navegación

Dedos de los pies en martillo, en garra y en mazaSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Huesos del pie

¿Qué son los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza son dedos de los pies que están doblados en una dirección particular. Pueden verse raros o pueden doler, o ambas cosas. Estos problemas de los dedos de los pies casi siempre pasan en los cuatro dedos más pequeños, no en el dedo gordo.

  • Un dedo del pie en martillo se dobla hacia el suelo en la articulación media del dedo. Esto hace que la articulación media del dedo del pie se eleve. Suele afectar al segundo dedo del pie. Los dedos de los pies en martillo a menudo ocurren con los juanetes.
  • El dedo del pie en garra suele afectar los cuatro dedos más pequeños al mismo tiempo. Los dedos del pie se doblan para arriba en la articulación donde los dedos se unen con el resto del pie. Se doblan hacia abajo en las articulaciones del medio y en las articulaciones más cercanas a la punta de los dedos. Esto hace que los dedos del pie se curven hacia el suelo.
  • Un dedo del pie en maza se dobla hacia abajo en la articulación más cercana a la punta del dedo. A menudo afecta al segundo dedo del pie, pero también puede ocurrir en los otros dedos.

Si nota que su dedo se ve extraño o le duele, hable con su médico. Tal vez puede corregir su dedo del pie con un tratamiento casero. Si no trata el problema de inmediato, es más probable que necesite que lo operen.

¿Cuál es la causa de los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

La causa más común de estos problemas con los dedos de los pies son los zapatos apretados. Usar zapatos apretados puede hacer que los músculos de los dedos de los pies se desequilibren. Si un zapato obliga a un dedo del pie a estar flexionado por demasiado tiempo, los músculos se tensionan y los tendones se acortan o contraen. Esto hace que sea más difícil enderezar el dedo. Con el tiempo, los músculos de los dedos de los pies no pueden enderezar el dedo, incluso cuando no usa zapatos.

Estos problemas de los pies se forman a lo largo de los años y son comunes en los adultos. Las mujeres se ven más afectadas que los hombres porque tienden más a usar zapatos con puntas angostas o tacones altos.

Con menor frecuencia, estos problemas de los dedos de los pies están vinculados con otras afecciones, como diabetes, artritis reumatoide, ataque cerebral o una lesión al pie o al tobillo.

¿Cuáles son los síntomas?

Además de verse extraños, los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza pueden:

  • Doler.
  • Dar dificultades para encontrar zapatos que calcen bien.
  • Frotarse contra el calzado. Podría tener callos o callosidades donde un dedo doblado presiona contra el otro dedo o contra su zapato o donde la punta del dedo toca el suelo.

En los casos más graves, estos problemas de los pies pueden afectar su equilibrio y darle dificultades para caminar.

¿Cómo se diagnostican los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Su médico le hará preguntas sobre los síntomas y antecedentes de salud y le hará un examen físico. Su médico querrá saber acerca de:

  • Cuándo comenzaron los problemas, qué actividades o zapatos los empeoraron y si le duelen otras partes del pie.
  • Qué clase de zapatos usa y cuánto tiempo pasa de pie o caminando todos los días.
  • Cualquier tipo de problema del pie que haya tenido anteriormente.
  • Cualquier afección médica que tenga que pudiera estar relacionada, como la artritis, la diabetes o una circulación deficiente.

Durante el examen físico, su médico le examinará el pie para ver si la articulación del dedo está fija o flexible. Una articulación que tiene algo de movimiento a veces puede enderezarse sin cirugía. Una articulación fija a menudo requiere cirugía.

Si está pensando en operarse para corregir su problema, podría necesitar:

  • Una radiografía que ayude al médico a decidir qué tipo de cirugía sería más útil.
  • Pruebas de la circulación de la sangre, que podrían incluir una ecografía Doppler, si su pie parece tener una circulación sanguínea deficiente.
  • Estudios de los nervios si su médico piensa que tiene problemas nerviosos en el pie. En este caso, tal vez tenga que ver a un neurólogo, un médico que se especializa en problemas del cerebro, de la columna vertebral y de los nervios.

¿Cómo se tratan?

Es probable que pueda tratar el problema articular de los dedos de los pies en su hogar. Si comienza de inmediato, tal vez pueda evitar la cirugía.

  • Cambie su calzado. Opte por zapatos con puntera amplia, tacones bajos y buen soporte para el arco. Las sandalias o las zapatillas deportivas que no le frotan el dedo del pie pueden ser una buena opción. También podría probar calzado hecho a medida o zapatos fabricados para personas que tienen problemas de los pies.
  • Use productos que protejan al dedo del pie o que mantengan el pie en una posición más cómoda, como parches de fieltro, tubos para los dedos de los pies, soportes para el arco o plantillas para los pies. Estos son mejores para tratar un dedo del pie flexible, pero también pueden brindar algo de alivio a un dedo fijo.
  • Cuídese cualquier callo o callosidad que tenga en los pies. Los parches de fieltro y otros tratamientos de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor. Nunca corte callos ni callosidades, porque puede conducir a una infección.
  • Tome un analgésico (medicamento para el dolor) de venta libre, como acetaminofén, ibuprofeno o naproxeno. Consulte a su médico antes de tomar estos medicamentos. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Si la articulación del dedo del pie está flexible, también puede probar:

  • Cinta adhesiva para el dedo en martillo. Pase la cinta adhesiva por debajo del dedo gordo (o el dedo al lado del dedo en martillo), luego por encima del dedo en martillo y finalmente debajo del dedo de lado. Esto obliga suavemente al dedo en martillo a estar en una posición normal. Pero no endereza el dedo en forma permanente.
  • Capuchas, cabestrillos o férulas para dedos de los pies. Estos mantienen los dedos de los pies en una posición normal, de una manera bastante similar a la de la cinta adhesiva.
  • Ejercicios que ayudan a mantener flexibles y fuertes las articulaciones de los dedos de los pies, como los que se enumeran a continuación. Su médico o fisioterapeuta tal vez puedan sugerir más ejercicios.
    • Tire suavemente de los dedos de los pies para estirar las articulaciones dobladas. Por ejemplo, si una articulación se dobla para arriba, estírela suavemente hacia abajo. Mantenga la posición por varios segundos. Debería sentir un tirón largo, lento y suave. Haga esto en una articulación a la vez. Hágalo varias veces, por la mañana y por la noche.
    • Haga el ejercicio de rollo de toalla. Ponga una toalla estirada debajo de sus pies y use los dedos de los pies para arrugarla.
    • Levante canicas. Use los dedos de los pies para levantar canicas y ponerlas en una taza.

Llame a su médico si el dolor no se va o si empeora al cabo de 2 a 3 semanas de tratamiento en el hogar, o si le sale una llaga en el dedo afectado. Las llagas pueden infectarse y provocar celulitis u osteomielitis, especialmente si tiene diabetes o enfermedad de las arterias periféricas.

¿Tendrá que operarse?

En general, se opera solamente en casos graves de problemas de los dedos de los pies. Tal vez precise operarse si otros tratamientos no controlan su dolor, si su dedo le restringe la actividad, o si no puede mover la articulación del dedo del pie.

Para problemas de dedos de los pies fijos, los médicos a menudo operan los huesos. Los médicos a menudo tratan problemas de dedos flexibles moviendo los tendones para liberar la tensión en la articulación y dejar que el dedo del pie se enderece. En algunos casos, la cirugía para un problema de dedo flexible aún incluirá labor en los huesos.

Sus opciones pueden incluir una o más de las siguientes:

  • Extraer parte del hueso del dedo del pie. Esto se llama resección de la cabeza de la falange o artroplastia.
  • Extraer parte de la articulación y dejar que los huesos del dedo del pie se unan. Esto se llama fusión de la articulación o artrodesis.
  • Cortar tejidos de apoyo o mover tendones en la articulación del dedo del pie.
  • Colocar un implante de dedo del pie para reemplazar una articulación doblada o enderezar un dedo.
  • En casos raros, extraer el dedo (amputación).

Las cirugías para estos problemas no han sido muy estudiadas y podrían no ser para todos. Hable con su médico acerca de los tipos de cirugía y cuánto podrían ayudarle.

Al pensar en operarse, tenga en cuenta que:

  • Operarse puede reducir el dolor de un dedo deformado. Pero tal vez no le ayude con el aspecto del pie.
  • La cirugía tiene riesgos, incluyendo dolor, hinchazón e infección.
  • El problema del dedo del pie podría reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando los tipos de zapatos que causan los problemas de los dedos de los pies.

Dedos de los pies en martillo, en garra y en mazaSaltar a la barra de navegación

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Dedos de los pies en martillo, en garra y en mazaSaltar a la barra de navegación

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons)
www.orthoinfo.aaos.org
American Podiatric Medical Association
www.apma.org

Dedos de los pies en martillo, en garra y en mazaSaltar a la barra de navegación

Dedos de los pies en martillo, en garra y en mazaSaltar a la barra de navegación

Referencias

Otras obras consultadas

  • Krug RJ, et al. (2008). Hammer toe. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 453–456. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Maguire S (2008). Mallet toe. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 457–459. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Mann JA, et al. (2014). Foot and ankle surgery. In HB Skinner, PJ McMahon, eds., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 5th ed., pp. 384–455. New York: McGraw-Hill.
  • Thomas JL, et al. (2009). Clinical practice guideline: Diagnosis and treatment of forefoot disorders. Section 1: Digital deformities. Journal of Foot and Ankle Surgery, 48(2): 230–238.
  • Wang D (2008). Claw toe. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 437–440. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Dedos de los pies en martillo, en garra y en mazaSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Gavin W.G. Chalmers, DPM - Podólogo y cirugía podológica

Revisado23 febrero, 2015